El IPCC ‘equivocado’ al registrar la amenaza del cambio climático

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Los prístinos bosques templados almacenan tres veces más carbono de lo estimado actualmente por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, y un 60 por ciento más que los bosques de plantación, de acuerdo con una investigación en Australia.

Los hallazgos incrementan el papel potencial en combatir el cambio climático y refuerza la necesidad de protegerlos, dice el autor principal Brendan Mackey de la Universidad Nacional Australiana en Canberra.

Mackey y sus colegas usaron sensores remotos y muestras directas para estudiar los árboles de eucaliptos en 240 lugaores a lo largo de una extensión de 14,5 millones de hectáreas de bosque en el sureste de Australia.

Enviando los datos a un ordenador, el equipo calculó que los árboles de áreas no afectadas por la tala almacenan 640 toneladas de carbono por hectárea, comparado con la estimación del IPCC para los bosques templados de 217 toneladas.

En total, los árboles de la región almacenan el equivalente a aproximadamente 25 mil millones de toneladas de dióxido de carbono.

Una razón para las bajas cifras del IPCC podría ser que estuviesen sesgados hacia muestras de bosques jóvenes que han estado sujetos a limpiezas del terreno, y se ha permitido su crecimiento desde entonces, sugiere Mackey.

Puntos de inicio

“Una gran cantidad de estimaciones del IPCC son primeras aproximaciones casi heroicas, y deberían verse como un punto de inicio, no como una verdad revelad”, dice David Bowman, profesor de ecología de bosques en la Universidad de Tasmania en Hobart.

Las implicaciones globales aún no están claras. Podría ser que la capacidad de almacenamiento de carbono de otros bosques templados, como los que hay a lo largo de la costa del Pacífico de los Estados Unidos, también hubiesen sido subestimados. El equipo de Mackey está ahora investigando esta posibilidad.

Aproximadamente un 17,5% de todas las emisiones de invernadero globales proceden de la deforestación. Los métodos para reducir las emisiones de carbono procedentes de la deforestación y degradación forestal están en la agenda del Plan de Acción de Bali desde 2007, y se debatirán en la preparación de la próxima conferencia, en Copenhague 2009.

El nuevo trabajo sugiere que el papel de los bosques templados no alterados como sumideros de carbono – o como emisores de carbono, si el bosque se tala – debería actualizarse, y los modelos de recuento de carbono alterarse.


Autor: Emma Young
Fecha Original: 5 de agosto de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *