Resultados contradictorios de los instrumentos científicos de Phoenix apuntan a mayor estudio

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Los científicos del aterrizador Phoenix están analizando los contradictorios resultados de las muestras de terreno enviados por los dos instrumentos científicos a bordo del aterrizador marciano. Dos muestras distintas analizadas por el Laboratorio de Química Húmeda de la nave sugirieron que uno de los constituyentes del terreno podría ser el perclorato, una sustancia altamente oxidativa. Pero los resultados del instrumento TEGA descargados del aterrizador a lo largo del fin de semana no indicaron evidencias de perclorato. Estos hallazgos pueden haber disparado los “provocativos” informes de resultados científicos recientemente. Hoy, los directivos de Phoenix dijeron que cualquier informe sobre que la nave hubiese encontrado vida son infundados, y a lo largo del fin de semana, la propia sonda Phoenix dijo, a través de Twitter, que los informes de las reuniones con la Casa Blanca eran falsas. La NASA mantendrá una teleconferencia con los medios el 5 de agosto a las 2 p.m. EDT, para discutir las recientes actividades científicas. Una nota de prensa del equipo de Phoenix dijo hoy, “La confirmación de la presencia de perclorato y los datos de apoyo son importantes antes de una revisión científica por pares y su consiguiente anuncio público”.

Los científicos dijeron que aunque los resultados contradictorios son inesperados, están trabajando duro para comprender la química y mineralogía del suelo en la región del norte ártico marciano.

“Esto es sorprendente dado que una anterior medida de TEGA de los materiales de superficie era consistente pero no concluyente sobre la presencia de perclorato”, dijo Peter Smith, investigador principal de Phoenix e investigador principal en la Universidad de Arizona en Tucson. “Estamos intentando seguir un riguroso proceso científicos. Aunque no hemos completado nuestro proceso en estas muestras de terreno, tenemos resultados intermedios muy interesantes”, dijo Smith. “El análisis inicial de MECA sugiere un terreno similar al de la Tierra. Posteriores análisis han revelado aspectos no tan similares a la Tierra en la química del terreno”.

El equipo también está trabajando en exonerar cualquier posibilidad de que las lecturas de perclorato estén influidas por fuentes terrestres que pudiesen haber migrado desde la nave, ya sea en las muestras o en la instrumentación. Un tipo de perclorato, el perclorato amónico, a veces se usa como oxidante en los combustibles de cohetes.

“Cuando se encuentran resultados sorprendente, queremos revisarlos y asegurarnos de que nuestros extensos procesos de control de contaminación pre-lanzamiento cubrieron este potencial”, dijo Barry Goldstein, director del proyecto Phoenix en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Un artículo en la web AviatonWeek.com informaba el 1 de agosto que el presidente de los Estados Unidos había sido informado de unos hallazgos de la Phoenix, y que la NASA estaría lista para revelar los hallazgos para mediados de agosto. Hoy, Aviation Week & Space Technology mantiene su informe, diciendo que “la nueva información implica el “potencial de vida” en Marte. Este potencial puede ser positivo o negativo, y los nuevos datos indican que las pruebas del terreno son, como mucho, inconcluyentes, de acuerdo con la información publicada en el experimento de química del terreno”.

El Laboratorio de Química Húmeda es parte del Analizador de Microscopía, Electroquímica y Conductividad, o instrumento MECA el cual estudia los compuestos químicos solubles en el terreno mezclando una muestra de terreno con una solución basada en agua con varios reactivos traídos desde la Tierra. La superficie interna de cada precipitado celular tiene 26 sensores que ofrecen información sobre la acidez o alcalinidad y concentraciones de elementos tales como el cloruro o perclorato. El precipitado también puede detectar concentraciones de magnesio, calcio y potasio, el cual forma sales que son solubles en agua.

El instrumento TEGA tiene diminutos hornos que calientan las muestras del terreno, y analizadores que “aspiran” los vapores liberados por las sustancias de la muestra.


Autor: Nancy Atkinson
Fecha Original: 4 de agosto de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *