Los planetas sin núcleos metálicos pueden ser inhóspitos para la vida

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Determinar si los planetas rocosos tienen núcleos es imposible con la tecnología actual, dado que los planetas son demasiado pequeños para fotografiarlos (Ilustración: ESO)

Algunos planetas más allá de nuestro Sistema Solar podrían ser rocosos como la Tierra, pero carecer de su fluido núcleo metálico, según sugiere un nuevo estudio. Tales planetas terrestres “sin núcleo” no tendrían campos magnéticos, lo que los haría inhóspitos para la vida tal y como la conocemos.

Los planetas rocosos se consideraron en una época que tenían tres capas principales: una delgada corteza sólida, un viscoso manto rocoso y un núcleo de hierro fundido o sólido.

Esta estratificación, o diferenciación, se cree que tuvo lugar en los inicios de la historia del Sistema Solar, cuando las colisiones entre cuerpos rocosos y el decaimiento de isótopos radiactivos fundían el interior de los grandes objetos, permitiendo que los materiales más densos cayeran hacia el centro.

Pero los descubrimientos de exoplanetas han revelado una multitud de mundos diversos. Ahora, Linda Elkins-Tanton y Sara Seager del MIT describen cómo podría formarse otra rareza planetaria: planetas rocosos sin núcleo.

Tales planetas podrían diferenciarse en capas de distinta densidad pero no formar un núcleo – básicamente creando en ellos gigantescos mantos de silicio.

Una forma en la que esto podría suceder es si el planeta nace en un entorno muy rico en agua, tal como las regiones heladas a grandes distancias orbitales de estrellas similares al Sol.

El hierro podría interactuar con el agua, formando óxido de hierro, más rápidamente de lo que caería al centro del planeta. “Si el hierro reacciona con el agua, entonces quedará fijado con otros minerales y no alcanzará el núcleo como hierro metálico”, dijo Seager a New Scientist.

Vida alienígena

Actualmente, los astrónomos no tienen una forma clara de determinar si un exoplaneta rocoso lejano tiene núcleo, dijo Seager. Esto se debe a que los telescopios aún no son lo bastante buenos para fotografiar tales planetas, mucho menos para estudiar su composición química.

Pero estudiar la estrella madre del planeta puede proporcionar pistas sobre la existencia de núcleo, sugiere Diana Valencia de la Universidad de Harvard, quien no estuvo implicada en el estudio. “Si observamos la estrella, sabremos la razón hierro/silicatos y alguna de la química que estaba presente mientras se formaban los planetas”, dijo a New Scientist.

Una cosa segura es que los planetas sin núcleo no tendrán campos magnéticos.

El campo magnético de la Tierra se genera por la circulación de hierro fundido en su núcleo. Éste protege la vida de la Tierra de las dañinas partículas cargadas del espacio conocidas como rayos cósmicos. “Si fuésemos golpeados por los rayos cósmicos, provocarían una gran cantidad de mutaciones [genéticas]”, dice Seager.

Pero Seager dice que un campo magnético podría no ser clave para la vida alienígena. “Siempre me ha gustado pensar que la vida es mucho más inteligente que nosotros y que puede existir en lugares muy distintos en formas muy variadas”, dice Seager.


Autor: Ker Than
Fecha Original: 20 de agosto de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *