Taladrar océanos alienígenas

Algunos de los lugares más interesantes de nuestro Sistema Solar son también los más difíciles de alcanzar. Áreas ocultas bajo gruesas capas de hielo tales como los casquetes polares de Marte; Encelado, la luna de Saturno; y Europa, la luna de Júpiter son buenos ejemplos. Taladrar a través del hielo en la Tierra ya es bastante complejo, pero en otro mundo la tarea se convierte en algo casi imposible.

Rompiendo el hielo

La noción de explorar gruesas capas de hielo no es nueva. Las sondas construidas y usadas en la década de 1960 estaban estrictamente ligadas a la Tierra, estudiando lugares como Groenlandia y la Antártica, y la teoría tras ellas era bastante simple. Una sonda larga y fina penetraba justo a través del hielo. Un taladro en la punta cortaba el hielo, el equipo científico en el cuerpo principal registraba los datos y a través de un largo cable lo llevaba de vuelta hacia el equipo de superficie. Se necesita un equipo pesado y complejo en la superficie para proporcionar la enorme cantidad de energía para el gran taladro, lo cual lo descarta para la mayor parte de las ambiciosas misiones a otros mundos.

Un método distinto más moderno de taladrar usa un perforador caliente para fundir el hielo, en lugar de simplemente cortarlo. Una de tales sondas, llamada Cryobot, fue probada recientemente en la Antártica. Dado que la punta del taladro usa calor para fundir el hielo, la sonda llega a mayores profundidades. La fusión suena bien en teoría, pero si la sonda impacta en algo embebido profundamente en el hielo, como una gran roca, quedará bloqueada. Incapaz de fundir la roca, la misión llegaría a su final.

Lo mejor de ambos mundos

Peter Weiss es un científicos con experiencia en el campo de los robots subacuáticos. Junto con sus colegas de la Universidad Politécnica de Hong Kong y el Institut fuer Weltraumforschung en Graz, Austria, ha desarrollado un novedoso método de combinar los métodos de taladrado y fusión. El prototipo de sistema de “taladro térmico” destacó en las pruebas, como se detalla en el ejemplar de julio de 2008 de la revista Planetary and Space Science. Armado con una serie de hojas y calentadores en la punta, el martillo térmico podría ser la respuesta a la exploración bajo el hielo en mundos lejanos.

Pero, ¿cómo funciona? Según explica Weiss, “Nuestro taladro térmico es como una sonda de fusión “clásica”, equipada con dos propulsores que taladran en el hielo. Abrimos mecánicamente un agujero en el hielo, y mediante este movimiento las partículas de hielo retroceden hacia donde serán fundidas. La mezcla líquida de agua y hielo será empujada hacia atrás por el peso de la sonda”.

El taladro térmico de Weiss combina lo mejor de las técnicas de taladrado y fusión. “Una ventaja es que puedes producir calor directamente para fundir el hielo, por lo que no hay pérdida durante la traslación a energía mecánica”, comenta. Cuando el taladro encuentre capas de polvo u otro material que no pueda fundir, Weiss dice que “Integrar un mecanismo de taladrado eliminará la posibilidad de que tu sonda de fusión quede atascada en una capa de arena mientras penetra en el hielo — un escenario probable en el planeta Marte, por ejemplo. Un taladro híbrido será capaz de penetrar incluso en capas que no puedan ser fundidas”.

El calor creado también tiene el útil efecto colateral de esterilizar la sonda, algo esencial a tener en cuenta cuando se exploran lugares donde nunca antes se había estado. El entorno debería mantenerse prístino debido a que la contaminación de la propia sonda podría arruinar cualquier experimento sobre química o incluso signos de vida. La constante producción de calor también mantiene el equipo científico lo bastante caliente en entornos muy fríos de forma que funcione de manera efectiva.

¿Destinado para el Sistema Solar?

Muchas áreas de nuestro Sistema Solar son candidatas ideales para la exploración con taladro térmico, dice Weiss, “Este estudio se realizó teniendo como objetivo al planeta Marte y la luna de Júpiter, Europa. Pero desde entonces se ha logrado un espectacular conocimiento de mundo como Encelado o incluso Titán donde los científicos especulan que podría haber océanos subterráneos”.

Weiss y sus colegas han probado hasta el momento su prototipo de taladro térmico usando grandes bloques de hielo en el laboratorio. Las pruebas de taladrado en condiciones de vació para simular el entorno alienígena son el siguiente paso lógico. También quieren probar hasta qué profundidad podría excavar la sonda.

A pesar de sus grandes esperanzas en el taladro térmico, Weiss no está seguro de si alguna se instalará en alguna de las próximas sondas. Dice que, “ESA y NASA estaban debatiendo sobre una futura misión a la helada Europa, pero no está claro si llevará a bordo una sonda de impacto o de aterrizaje. Pero enviar un orbitador sin aterrizador a Europa sería como ir a una tienda de golosinas sin dinero para gastar”.


Autor: Lee Pullen
Fecha Original: 28 de agosto de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (5)

  1. Taladrar océanos alienígenas…

    (C&P) Algunos de los lugares más interesantes de nuestro Sistema Solar son también los más difíciles de alcanzar. Áreas ocultas bajo gruesas capas de hielo tales como los casquetes polares de Marte; Encelado, la luna de Saturno; y Europa, la l…

  2. Taladrar océanos alienígenas…

    [c&p] Peter Weiss ha desarrollado un novedoso método de combinar los métodos de taladrado y fusión. Armado con una serie de hojas y calentadores en la punta, el martillo térmico podría ser la respuesta a la exploración bajo el hielo en mundos…

  3. [...] traducido y posteado en Ciencia Kanija. El articulo original se publicó en SPACE.com y su autor es Lee [...]

  4. Manlio E. Wydler

    Sería extraordinario poder penetrar esos océanos, pero ya lo han dicho los directores de proyectos, un taladro efectivo y un pequeño submarino está tan fuera de las posibilidades económicas y técnicas que no hay proyectadas misiones de este tipo.
    En otro lugar expresé que ojalá pudiera hacerse ingeniería inversa con los OVNIS, UFOS, o como quieran llamarlos. Porque esas naves , si que saben volar y transportarse.
    Los que tenemos la suerte de visitar el Uritorco, podemos ver estas naves y todo lo que son capaces de hacer. No se enojen los “puristas”.
    No nos vendría mal un “empujoncito”, incluso en la Física y en la Química, quemaríamos las dolorosas etapas actuales. Porque los viajes espaciales, por varios motivos están estancados por falta de una nueva tecnología de trasporte más eficiente. Las misiones programadas se siguen posponiendo por esta causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *