Equipo de científicos logra medir al detalle los vientos de Venus

Venus es un planeta semejante a la Tierra en tamaño, pero, sin embargo, es muy diferente en muchos otros aspectos. Por una parte, gira muy lento alrededor de su eje, tarda 224 días terrestres, y además lo hace en sentido contrario a la Tierra, es decir del Este hacia el Oeste. Su densa atmósfera de dióxido de carbono con presiones en superficie de 90 veces la terrestre (equivalentes a las que encontramos a 1000 metros de profundidad bajo la superficie del océano), provoca un efecto invernadero desbocado que eleva las temperaturas superficiales hasta los 450ºC, de manera que metales como el plomo se encontrarían en estado líquido en Venus. A una altura entre los 45 km y los 70 km de la superficie se encuentran densas capas de nubes de ácido sulfúrico que cubren completamente todo el planeta. Fue en la década de los años 60 cuando se descubrió mediante observaciones telescópicas, que la cima de la capa de nubes se movía muy rápida: las nubes daban una vuelta alrededor del planeta en tan solo 4 días comparados con los 224 días del planeta. Se bautizó a este fenómeno como la “superrotación” de Venus: los vientos que arrastran esas nubes soplan a 360 km/h.

Las diferentes misiones espaciales que exploraron el planeta a lo largo de los años 70 y 80 mostraron que la “superrotación” era un fenómeno permanente y además, las sondas que descendieron a través de la atmósfera en algunos pocos lugares del planeta mostraron que los vientos decrecían hasta hacerse nulos en la superficie de Venus. Ahora, las nuevas observaciones efectuadas con la misión Venus Express de la Agencia Espacial Europea que se encuentra en órbita alrededor de Venus desde abril de 2006, han permitido al equipo de científicos de la Universidad del País Vasco liderado por el profesor Agustín Sánchez Lavega y del que forman parte Ricardo Hueso, Santiago Pérez Hoyos y Javier Peralta, del Grupo de Ciencias Planetarias en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Bilbao, determinar con detalle la estructura global de los vientos de Venus en sus capas de nubes, a la vez que observar inesperados cambios en la velocidad de las mismas lo que ayudará a interpretar este misterioso fenómeno. El artículo, titulado “Variable winds on Venus mapped in three dimensions”, ha sido publicado en portada por la revista Geophysical Research Setter. Esta publicación es editada por la asociación estadounidense American Geophysical Union (AGU) y es la de mayor impacto en su área de investigación. Además, el artículo es uno de los ocho seleccionados de entre los centenares que publica AGU en todas sus revistas para ser destacados en el boletín EOS Transactions que es enviado a los 50.000 miembros de la AGU y a los centros de investigación del área de todo el mundo.

Nuevos aspectos de la rotación

Utilizando las imágenes tomadas durante el día y la noche de Venus con la cámara espectral VIRTIS, que viaja a bordo de la nave Venus Express VIRTIS, los científicos de la UPV/EHU han logrado medir los movimientos de estas nubes a lo largo de varios meses y han encontrado nuevos aspectos de la “superrotación”. En primer lugar, entre el ecuador y las latitudes medias del planeta domina una superrotación con vientos constantes que, soplando del Este al Oeste, decrecen globalmente dentro de las nubes con la altura, desde los 370 km/h hasta los 180 km/h. A partir de dichas latitudes medias, los vientos decrecen hasta hacerse nulos en el polo, en donde se forma un inmenso vórtice. Otros aspectos de la superrotación, que las observaciones con VIRTIS han permitido determinar, son que los movimientos meridionales (Norte – Sur) son muy débiles, de unos 15 km/h, y, en segundo lugar, que contrariamente a lo que se pensaba, la superrotación parece no ser tan constante en el tiempo: “Hemos detectado fluctuaciones en su velocidad que aún no entendemos”, declaran los científicos. Además, han observado por primera vez el efecto de la “marea térmica solar” en las altas latitudes de Venus. “El movimiento relativo del Sol sobre las nubes y el intenso calor que deposita en las mismas hace que la superrotación sea más intensa al atardecer que al amanecer”, indican.

“A pesar de todos los datos reunidos, aún no somos capaces de explicar por qué un planeta que gira tan lento tiene vientos globales huracanados mucho más intensos que los terrestres y además concentrados en la cima de sus nubes”, declara Sánchez Lavega. Este estudio permitirá avanzar en una explicación precisa del origen de la superrotación de los vientos venusianos y avanzar en el conocimiento de la circulación general de las atmósferas planetarias.


Fecha Original: 2 de septiembre de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. [...] Ciencia Kanija. El articulo original se publicó en Basque [...]

  2. [...] Equipo de científicos logra medir al detalle los vientos de Venus [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *