Estallido de rayos gamma “a simple vista” fue dirigido directamente contra la Tierra

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Los datos de los satélites y observatorios de todo el mundo demuestran que un chorro procedente de una potente explosión estelar de la que fuimos testigos el 19 de marzo fue dirigido casi directamente contra la Tierra.

El satélite Swift de la NASA detectó la explosión – conocida formalmente como GRB 080319B – a las 2:13 a.m. EDT que anunció y señaló su posición en la constelación de Bootes. El evento, conocido como estallido de rayo gamma, se hizo tan brillante que incluso los ojos humanos pudieron verlo. Las observaciones del evento están dando a los astrónomos el retrato más detallado de un estallido jamás registrado.

“Swift fue diseñado para encontrar estallidos inusuales”, dijo el investigador principal de Swift Neil Gehrels del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. “En realidad logramos el premio gordo con éste”.

En un artículo publicado en el ejemplar del jueves de la revista Nature, Judith Racusin de la Universidad Estatal de Pennsylvania y un equipo de 92 coautores informaron de las observaciones a lo largo del espectro las cuales comenzaron 30 minutos antes de la explosión y siguieron su brillo durante meses. El equipo concluye que el extraordinario brillo del estallido surge de un chorro que disparó material directamente contra la Tierra a un 99,99995 por ciento de la velocidad de la luz.

En el mismo momento en que Swift vio el estallido, el instrumento ruso KONUS a bordo del satélite Wind de la NASA también detectó los rayos gamma proporcionando una amplia visión de su estructura espectral. Una cámara óptica robótica de gran angular llamada “Pi of the Sky (Pi del Cielo)” en Chile captó simultáneamente la primera luz visible del estallido. El sistema está operado por instituciones de Polonia.

En lo siguientes 15 segundos, el estallido brilló lo suficiente para ser visible en un cielo oscuro a simple vista para los ojos humanos. Alcanzó brevemente una magnitud de 5,3 en la escala de brillo astronómico. Increíblemente, la estrella moribunda estaba a 7500 millones de años luz de distancia.

Los telescopios de todo el mundo ya estaban estudiando el brillo de otro estallido cuando GRB 080319B explotó a apenas 10 grados de distancia. TORTORA, una cámara óptica robótica de gran angular operada en Chile con colaboración ruso-italiana, también captó la luz inicial. La fotografía rápida de TORTORA proporcionó la visión más detallada de la luz visible asociada con el estallido inicial de rayos gamma.

Inmediatamente tras el estallido, el Telescopio Óptico y Ultravioleta de Swift y el Telescopio de Rayos-X indicaron que efectivamente quedaron cegados. Racusin pensó inicialmente que algo estaba mal. En pocos minutos, no obstante, conforme llegaban informes de otros observadores, quedaba claro que era un evento especial.

Los estallidos de rayos gamma son las explosiones más luminosas del universo. La mayor parte de ellas tienen lugar cuando las estrellas masivas agotan su combustible nuclear. Cuando el núcleo de una estrella colapsa, se crea un agujero negro o una estrella de neutrones que, a través de un proceso que no se comprende en su totalidad, dirige potentes chorros de gas hacia el exterior. Estos chorros recorren la estrella en colapso. Cuando los chorros son lanzados al espacio, golpean el gas arrojado anteriormente por la estrella y lo calientan. Esto genera el brillo.

El equipo cree que el chorro dirigido hacia la Tierra contenía un componente ultrarrápido de sólo 0,4 grados de diámetro. Este núcleo residía en un chorro ligeramente menos energético aproximadamente 20 veces más ancho.

“Es este chorro más ancho el que normalmente ve Swift en otros estallidos”, explica Racusin. “También puede ser que cada estallido de rayos gamma contenga un chorro estrecho, pero los astrónomos los han pasado por alto debido a que no los ven de forma frontal”.

Tal alineación tiene lugar sólo aproximadamente una vez cada década, por lo que un estallido como el de GRB 080319B es una captura extraña.


Autor: J.D. Harrington / Lynn Cominsky
Fecha Original: 10 de septiembre de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *