La evolución favorece las creencias supersticiosas

¡No te cruces en mi camino!: Las supersticiones pueden parecer tontas, pero puede haber algo más. Crédito: iStockphoto

Las supersticiones como tocar madera o evitar cruzarse con gatos negros, pueden ser aparentemente irracionales, pero tienen sus raíces en comportamientos que evolucionaron para protegernos del peligro, dice un nuevo estudio.

La investigación publicada en la revista británica Proceedings of the Royal Society B informa de evidencias sobre que una predisposición a vincular incorrectamente causa y efecto puede a veces ser útil.

Kevin Foster, coautor del estudio y biólogo evolutivo de la Universidad de Harvard en Massachusetts, Estados Unidos, estaba intrigado por la variedad y número de supersticiones humanas documentadas.

Creencias tontas

“Estaba leyendo un número de libros populares que en su mayor parte describían las supersticiones como locas e irracionales … pasamos entonces a la literatura científica en psicología y sociología y encontramos lo mismo”, dijo Foster. “Esto nos hizo preguntarnos: ¿Por qué la evolución nos llevaría a tener tantas creencias aparentemente tontas? ¿Podría haber una explicación racional detrás de la mayor parte del aspecto irracional de la psicología humana?”

Para investigar más a fondo, Foster trabajó con Hanna Kokko de la Universidad de Helsinki, en Finlandia, para idear un modelo por ordenador que tuviese como objetivo comparar escenarios en los que un animal vincularía dos eventos, tales como vincular el sonido del susurro de la hierba con la aproximación de un depredador.

En algunas situaciones, estaban vinculadas por causa y efecto, en otras estaba apenas vinculadas (tales como cuando el susurro está causado por el viento y no por un depredador). Los científicos exploraron la idea de que las asociaciones incorrectas entre eventos pueden ser beneficiosas dado que no cuestan nada, y llevan a asociaciones ocasionales correctas que podrían salvar la vida del animal.

El modelo matemático nos mostró que “vale la pena tener muchas creencias equivocadas para asegurar que las importantes son correctas”, dijo Foster. Un ejemplo humano relevante es que una tribu primitiva usa un amplio rango de plantas medicinales incluso si sólo unas pocas funcionan como tratamiento efectivo, dijo.

Interesante, aunque especulativo

Aunque los procesos mentales internos que llevan a las creencias supersticiosas también son importantes, este trabajo es significativo al proponer el valor potencial de estas creencias, comenta Mark Stokes, psicólogo evolutivo en la Universidad de Deakin en Melbourne, Australia. “Es una propuesta interesante, pero tiene que comprobarse empíricamente”, dijo.

Aunque el modelo es puramente teórico en esta etapa, “hace un número de predicciones comprobables”, contesta Foster. “El objetivo es producir un marco de trabajo lógico para comenzar a comprender la evolución de la superstición”.

Andrew Lewis, también psicólogo de la Universidad de Deakin, y que no es uno de los autores del estudio, dijo que si posteriores pruebas pudiesen demostrar que la propensión a mantener creencias equivocadas estuvo favorecida por la evolución podría tener implicaciones en nuestra comprensión de los problemas de salud mental.

Dijo que los esquizofrénicos paranoides a menudo creen cosas irracionales a pesar de las evidencias contrarias.

“Existe un sustancial debate en esta literatura sobre por qué las condiciones tales como la esquizofrenia no han sido eliminadas a través de la selección si reducen las aptitudes para la reproducción”, explicó Lewis. “No obstante existe una selección positiva para los rasgos que nos predisponen hacia la aceptación de creencias [irracionales], luego las ilusiones son sólo una extensión de dicha capacidad”.


Autor: Oliver Barrand
Fecha Original: 17 de septiembre de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (8)

  1. SIGRESMAN

    “Putogato” ha salido muy favorecido.

  2. Leviatán

    En mi opinión , habría que diferenciar de un lado la superstición adaptativa (como el caso del viento y el depredador, un mecanismo automático de defensa ) y de otro las creencias irracionales, fruto de la herencia cultural en la mayoría de los casos. Entre estas últimas cabría destacar la religión – cualquiera de ellas, pasadas y presentes, incluso futuras – que no es más que un uso más o menos organizado de la superstición existente.
    El razonamiento, precursor de la ciencia, es la única forma de prescindir de ambas y desechar esa parte de nuestra herencia, inútil ya.

  3. Ivan

    Interesante, como un proceso mas de supervivencia y conservacion, probablemente mas de la parte primitiva del cerebro, ha ido adaptandose con los siglos en una capacidad para creer cosas irracionales tan sabiamente explotado luego y ahora por religiones o mas modernamente por charlatanes, magufos y vendemotos en general.

    • Leviatán

      Hola Iván, yo creo que el último grupo se puede subdividir aún mas : de un lado los llamémosles conspiranoicos, que son un género en sí mismo, posiblemente de inadaptados sociales. De otro están los que inventan los bulos, que siempre los hubo pero que ahora gracias a internet tienen una mayor audiencia, pero que son más o menos inofensivos (no siempre). Y por último los que intentan deliberadamente engañar con el único objetivo de hacer caja, los Friker, los vendedores de cristalitos, curanderos y un largo etcétera de pseudociencias con el sufijo -mancia.

      un saludo

      • Ivan

        Si, e incluso entre el grupo de estafadores y timadores tipo Friker, Jeta Jeta, etc, casi que se podian dividir entre los que estan directamente locos y se creen las tonterias que venden (lo cual no los exime de ser unos estafadores) y los otros que con su cara de carton piedra te venden un vespino quemado como si fuese una Harley Davidson y encima se indignan si dudas.

  4. Chicuete

    “vale la pena tener muchas creencias equivocada para asegurar que las importantes son correctas”

    Muy bien, pero esto se interpone en la felicidad del ser humano – Sería una garantía de éxito por saturación pero a un precio muy caro: la paranoia crea angustia y miedo.

  5. Pues no sé, pero yo no le veo tanto misterio a esto como el investigador. Nuestro cerebro está adaptado para condicionarse, tal cual, a lo que sea. Funciona por probabilidad, y cuanto mayor sea esta (pese a no ser causal) más fácilmente nuestro cerebro ve esa relación. Obviamente, no es un mecanismo perfecto, y no ve sólo las verdaderas relaciones causa-efecto sino también algunas que no pueden serlo. Pero que el condicionamiento es adaptativo no está en duda en ningún momento.

    Y en sí, la mayor parte de supersticiones se produjeron con esos mecanismos, son como el efecto secundario pero unido necesariamente a la herramienta. Después fueron pasando por tradición oral de forma que llega un momento en el que ni siquiera se sabe por qué, pero se tiene esa creencia, ya que se la han enseñado.

    En “Walden II” de B.F. Skinner, el que organizaba el pueblo había enseñado a unos corderos a no tocar una valla no electrificada. ¿Cómo? Pues primero sí tenía electricidad, y así, unas cuentas generaciones que aprendían la relación por condicionamiento operante (vaya=dolor), tiempo tras el cuál los corderos más jóvenes no tenían ni que tocar la valla para saber que estaba electrificada. Le quitas la electricidad, y obviamente, sigue funcionando, por “superstición”, que no deja de ser condicionamiento vicario.

    Entonces dijo otro personaje: “sí sí, pero eso será sólo hasta que un corderillo filósofo se pregunte por qué los adultos piensan eso y lo compruebe”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *