Los puntos calientes de la Tierra suscitan ideas alienígenas

Esta criatura de ejemplo que vive en las profundidades del océano demuestra que la vida puede, en efecto, adaptarse a las condiciones que creemos que son extremas. Crédito: NASA.

Los científicos a menudo obtienen reputación por su trabajo en los laboratorios, apartados del mundo que los rodea. Pero este, ciertamente, no es el caso en el Centro de Geobiología de la Universidad de Bergen en Noruega.

El centro ha operado hasta el momento dos cruceros de verano en los cuales los investigadores se embarcaron en viajes para estudiar las condiciones del lecho oceánico. Usando una tecnología de vanguardia, incluyendo un vehículo de control remoto, los científicos han descubierto un nuevo campo de fumarolas en las profundidades oceánicas, uno de los más al norte del mundo.

Las criaturas que viven alrededor de estas “fumarolas negras” demuestran cómo de resistente puede ser la vida en la Tierra, y da pistas de que organismos en otros mundos pueden ser capaces de prosperar en entornos muy hostiles.

Vida en el lecho oceánico

Los científicos solían pensar que la vida en la Tierra siempre se basaba en ecosistemas con fotosíntesis — generando el alimento y energía a partir de la luz solar — como su fundamento. Sumérgete a mayor profundidad de 200 metros y tendrás suerte si ves algo de luz — por debajo de 1000 metros, no hay nada. Asombrosamente, los investigadores han encontrado organismos allí, generalmente conocidos como “extremófilos” (dado que viven en entornos extremos), prosperando a menudo a pesar de las hostiles condiciones.

¿Cómo de inclementes son los entornos de las profundidades marinas?

Las criaturas que viven a 600 metros de profundidad sobreviven a aplastantes presiones de alrededor de 60 veces más que las que hay a nivel del mar. Pero éste es sólo uno de los problemas a los que se enfrentan. La temperatura en el lecho marino es muy baja, con una media de 4 C. Esto cambia radicalmente en las fumarolas hidrotermales, donde los cambios pueden de pronto subir hasta los 400 C.

Estas fumarolas, como las descubiertas durante el crucero de investigación, en realidad crean paraísos para la vida a pesar de su calor abrasador. Las criaturas que viven en esos entornos calientes son conocidos como termófilos, que significa “amantes del calor”. Son perfectamente felices en las faldas de las fumarolas, donde la temperatura es de alrededor de 50 C. Otro grupo de organismos son los conocidos como hipertermófilos. Reciben este impresionante nombre debido a que prosperan a temperaturas de 120 C. Muchos compuestos químicos expulsados por las fumarolas son tóxicos para muchas formas de vida comunes, ¡pero algunos extremófilos son tan resistentes que en realidad pueden usar estos compuestos químicos como alimento y energía!

Los científicos toman los mares

Elinor Bartle es la Oficial de Información del Centro de Geobiología. Era parte del equipo de Centro a bordo del barco de investigación más nuevo, grande y avanzado de la flota noruega. Tras navegar durante dos días, alcanzaron el primer lugar de estudio en la costa oeste de Noruega. Bartle comenta que “Cada etapa [del viaje] implicó a un grupo de alrededor de 25 investigadores, técnicos y personal de alcance público además del personal de la tripulación. El grupo era internacional con representantes de un número de instituciones socias de distintos países”.

Su objetivo principal fue cartografiar el lecho marino, buscando áreas de interés como fumarolas esquivas. También recopilaron muestras de rocas que podrían proporcionar pistas sobre la geología local.

Los investigadores encontraron las fumarolas negras en depósitos minerales que pueden estar entre los más grandes jamás descubiertos, habiéndose acumulado a lo largo del curso de 100 000 años. Todo un ecosistema rodea estas fumarolas recientemente descubiertas, usando la quimiosíntesis para su energía. En lugar de usar la luz como base para su energía, los compuestos químicos procedentes de las fumarolas proporcionan las bases para la vida. Las muestras de criaturas fueron recolectadas para su estudio, y la esperanza es que nos ayudarán a lograr una mejor comprensión de la vida extremófila.

¿Equivalentes alienígenas?

Estudiar estos organismos es muy importante para los astrobiólogos. Bartle dice que “Estamos hallando organismos microbianos en entornos extremos e inusuales, y esto proporciona una información extremadamente relevante para la búsqueda de vida en otros planetas”.

Pueden existir fumarolas hidrotermales en los lechos oceánicos de otros mundos, tales como en la helada luna de Júpiter, Europa. Los científicos también creen que las condiciones alrededor de estas fumarolas podrían encajar con las existentes cuando se formó la vida por primera vez en la Tierra hace 4000 millones de años. La profundidad de los océanos habría proporcionado protección de la radiación solar letal antes de que se hubiese formado la capa de ozono.

Los resultados del crucero de verano son ciertamente buenas noticias cuando pensamos en la vida en otros mundos. El hecho de que existan muchas fumarolas hidrotermales en el lecho oceánico podría indicar que son comunes en las lunas y planetas geológicamente activos. Y la existencia de vida en estas áreas indica que podrían ser paraísos para las comunidades biológicas dispersas por el Sistema Solar y más allá.

Habiendo sido espoleado por estos descubrimientos, Bartle comenta, “Vamos a continuar el crucero con un trabajo intensivo en aislar, caracterizar y describir algunos de los inusuales microbios que hemos encontrado en tres distintos tipos de configuraciones extremas este verano. Es crítico continuar trabajando sobre la información que hemos recopilado este año”.


Autor: Lee Pullen
Fecha Original: 18 de septiembre de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (5)

  1. Los puntos calientes de la Tierra suscitan ideas alienígenas…

    [c&p] ¿Cómo de inclementes son los entornos de las profundidades marinas? Las criaturas que viven a 600 metros de profundidad sobreviven a aplastantes presiones de alrededor de 60 veces más que las que hay a nivel del mar. Pero éste es sólo un…

  2. ElHombrePancho

    Esas temperaturas están bien? Les faltan algunos ceros, me parece a mí.

  3. Nusesabe

    Que haya vida en lugares extremos en la tierra no implica nada en el espacio. La vida se supone que comenzó en unas condiciones y luego se ha adaptado, pero si las condiciones en el espacio son estremas desde el principio la vida no podrá adaptarse porque no podrá empezar, por tanto creer que pueda existir la posibilidad de que haya vida por el hecho de que haya vida en esas condiciones en la tierra no tiene sentido. Otra cosa es creer que pueda haber vida basándose en otros motivos, pero porque en la tierra en esas condiciones lo haya es una tontería.

    Además no veo nada sorprendente el que la vida pueda vivir en esas temperaturas y a esas presiones si tenemos en cuenta como funciona la evolución, no es un día que un animal dice, soy el mas fuerte del mundo me voy para abajo a ese horno, es una adaptación normal y corriente, es decir, me parece mucho mas dificil desarrollar una estructura ósea que adaptar un cuerpo a que soporte un gramo mas de presión, me parece mas dificil la creación de un sistema nervioso que la de aguantar unos grados mas (si unos grados mas, porque fue progresivo). Esto es lo de siempre, si llego hasta aquí, un poquito mas…

    • Por supuesto que tiene implicaciones. Conforme avanza nuestro conocimiento sobre la vida, sabemos que se extiende cada vez más el rango de lugares, temperaturas y condiciones en las que puede prosperar. Hace años la vida era algo exclusivo de un rango de temperaturas, energía solar, agua, etc…

      El hecho de que la vida prospere a temperaturas que nunca hubiésemos sospechado, sin necesidad de energía solar, en entornos de acidez extrema etc. hace que lugares que hace años estaban descartados por eestas razones, ahora vuelvan a ser un posible hogar para la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *