Las galaxias que chocan en el espacio crean bolas de fuego

Galaxia RB199 (gran galaxia en el extremo más a la derecha) en el Cúmulo Coma de galaxias con sus filamentos y bolas de fuego asociadas extendiéndose a la izquierda. Varios filamentos con color azul se extienden linealmente desde RB199, mientras que los filamentos coloreados de rojo de gas ionizado caen más lejos de la galaxia. Hay una nube débilmente ionizada por encina y debajo de la galaxia redonda en el extremo izquierdo. La extensión global de las bolas de fuego que incluyen estos cúmulos más débiles son de aproximadamente 260 000 años luz. El lado derecho de la imagen es el norte, y el superior el este.

Todos hemos aprendido cómo las plantas y animales evolucionan con el tiempo, adaptándose y cambiando para adecuarse mejor a su entorno. Bueno, estas cosas suceden en el espacio a las proporciones galácticas mucho mayores y majestuosas.

Nuestra galaxia de la Vía Láctea es una de los miles de millones del Universo observable, y un fenómeno interesante es que todas las galaxias evolucionan cambiando de tamaño, forma y color.

Comprender el proceso evolutivo de las galaxias es uno de las temas más importantes de la astronomía para el que aún hay muchos problemas fundamentales por resolver. Una aproximación directa es estudiar cúmulos de galaxias que contienen varios miles o decenas de miles de galaxias.

Los Cúmulos Galácticos son densas poblaciones de galaxias, ricas en gas intergaláctico caliente, acompañadas de potentes fuerzas gravitatorias. Estos cúmulos son la mejor localización para observar los efectos ambientales de la evolución galáctica.

Para resolver el efecto del entorno en la evolución de las galaxias, un equipo de investigadores del Observatorio Astronómico Nacional de Japón y la Universidad de Tokio usaron la cámara Suprime sobre el Telescopio Subaru para observar el Cúmulo Coma de galaxias.

El Cúmulo Coma contiene aproximadamente 1000 galaxias y está bastante cerca de la Tierra a aproximadamente 300 millones de años luz de distancia. La porción central del cúmulo está habitada mayoritariamente por galaxias elípticas, tanto enanas como gigantes.

Durante las observaciones de 2006 y 2007, por casualidad los astrónomos de Subaru descubrieron una estructura en forma de hilo extendiéndose desde una de las galaxias. Este filamento, que se extiende desde la Galaxia RB199 aproximadamente 260 años luz, tiene muchas estrellas jóvenes a su alrededor rodeadas por el gas ionizado que parecen proyectiles disparados desde la galaxia.

El equipo de investigación ha llamado a estos nudos “bolas de fuego”. Estudios detallados identificaron varios nudos brillantes conectados con estructuras filamentarias azules, y se encontró que los nudos eran cúmulos de estrellas jóvenes con un peso de 10 millones de Soles contenidas en un área de un diámetro de entre 3 000 y 6 000 años luz.

Debido a que los nudos están acompañados de gas ionizado, la formación de estrellas activas se produce en las bolas de fuego, donde normalmente se esperaría menos formación estelar. El equipo apuntó que el tamaño y masa de las bolas de fuego indican que podrían desarrollarse hacia galaxias enanas.

Una cuestión que se desarrolló durante el estudio fue qué mecanismo o mecanismos arrancaron gas de la galaxia RB199 y crearon las bolas de fuego. Debido a que el interior del cúmulo está repleto de galaxias, pasan cerca y colisionan entre sí.

El equipo pensó que las fuerzas de marea de tales encuentros podrían arrancar el gas o estrellas de las galaxias. También postulan que cuando una galaxia cae en el centro del cúmulo gravitatorio de fuerzas de podría eliminar el gas y estrellas de la galaxia. Ambos escenarios son posibles, no obstante, el equipo de investigación encontró que estos mecanismos difícilmente podrían explicar las características de las bolas de fuego.

El equipo entonces se dio cuenta que el arrancado por presión de choque tiene lugar cuando el gas supercalentado (de varias decenas de millones de Kelvin) en el cúmulo y las galaxias colisionan a altas velocidades. Anteriores observaciones en rayos-X mostraron la presencia de grandes cantidades de gas caliente ionizado en el centro del Cúmulo Coma mientras que RB199 impacta en el centro a una velocidad de 1,800 kilómetros por segundo, provocando una potente fricción con este gas caliente. De tal forma, el equipo concluyó que la presión del choque tenía suficiente energía para arrancar el gas de la galaxia y crear las bolas de fuego.

Este estudio es el primero en demostrar que el gas arrancado se convierte en estrellas cuando viaja por el espacio remoto. Aunque un fenómeno similar había sido observado en los cúmulos galácticos mucho más lejos a varios miles de millones de años luz, estos casos lejanos fueron interpretados como la observación de la fase de transición de las galaxias en su cambio de morfología o colores conforme caen hacia un cúmulo.

Las bolas de fuego descubiertas por el equipo de astrónomos japoneses proporciona la primera muestra de tales estructuras en un cúmulo cercano. El Investigador Principal del proyecto, el Dr. Michitoshi Yoshida dijo, “El equipo confía en que nuestro estudio de estas bolas de fuego lleve a una mejor comprensión del proceso de arrancado de gas en los cúmulos galácticos, y el efecto de los cúmulos en la evolución de galaxias individuales”.


Fecha Original: 7 de octubre de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. Las galaxias que chocan en el espacio crean bolas de fuego…

    [c&p] El Cúmulo Coma contiene aproximadamente 1000 galaxias y está bastante cerca de la Tierra a aproximadamente 300 millones de años luz de distancia. La porción central del cúmulo está habitada mayoritariamente por galaxias elípticas, tant…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *