El “rastro del demonio” son las huellas humanas más antiguas

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Las “huellas del demonio” quedaron impresas en ceniza volcánica hace 345 000 años (Imagen: Elsevier / Scaillet)

Ya es oficial: las huellas humanas más antiguas encontradas tienen 345 000 años de antigüedad, más menos 6000. Conocidas como el “rastro del demonio”, han quedado conservadas en cenizas volcánicas en la cima del volcán Roccamonfina en Italia.

Las huellas fueron descritas por primera vez por Paolo Mietto y sus colegas de la Universidad de Padua en Italia en 2003 después de que unos arqueólogos aficionados se los enseñaran.

En ese momento, el equipo estimó que las huellas tenían entre 385 000 y 325 000 años, basándose en el momento en que se pensaba que estalló el volcán por última vez.

Ahora, Stéphane Scaillet y sus colegas del Laboratorio de Ciencias Climáticas y Ambientales en Francia, han usado técnicas de datación por argón para verificar la edad de las huellas.

“Sus métodos más rigurosos confirman que estas son las huellas humanas más antiguas jamás halladas”, dice Mietto. El nuevo hallazgo también confirma que los propietarios de las huellas fueron los Homo heidelbergensis.

Pioneros

Mietto tiene preparado un segundo sitio de excavación para la próxima semana, a unos 3 kilómetros de distancia. Anteriores visitas le han convencido de que hay más huellas humanas, y dice que es altamente probable que tengan la misma edad.

Las excavaciones ayudarían a revelar un sendero usado por los primeros humanos.

Mietto dice que basándose en la zancada, la gente andaba, no corría. Es más, las huellas van en ambos sentidos: yendo hacia el volcán y volviendo del mismo. Sus propietarios, por tanto, no huían de una erupción volcánica y las huellas deben haber sido dejadas algún tiempo antes del evento.

Los experimentos de datación no siempre han confirmado las sospechas. En 2003, un equipo descubrió huellas de 40 000 años de antigüedad conservadas en ceniza volcánica en el sur de México. Pero cuando un grupo distinto dató las huellas mexicanas usando la técnica del argón usada por Scaillet, encontró que tenían 1,3 millones de años.

Dado que esto fue antes de que los humanos modernos evolucionaran en África – el equipo concluyó que después de todo, no podían ser huellas humanas.



Autor: Catherine Brahic
Fecha Original: 13 de octubre de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *