Spitzer logra una visión del interior del Cometa Holmes

Cuando el cometa Holes estalló inesperadamente en 2007, los astrónomos profesionales y aficionados de todo el mundo giraron sus telescopios hacia el espectacular evento. Su objetivo era descubrir por qué había explotado súbitamente el cometa.

Las observaciones del cometa tomadas tras la explosión por el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA profundizan en el misterio, mostrando unos flujos de extraño comportamiento en la capa de polvo alrededor del núcleo del cometa. Los datos también ofrecen una extraña visión del material liberado desde el interior del núcleo, y confirma anteriores hallazgos de las misiones Stardust y Deep Impact de la NASA.

“Los datos que obtuvimos de Spitzer no se parecen a nada que hayamos visto habitualmente cuando observamos cometas”, dijo Bill Reach del Centro de Ciencia de la NASA en el Instituto Tecnológico de California en Pasadena, California. Reach es el investigador principal de las observaciones de Spitzer. “La explosión del cometa Holmes nos dio una extraña visión del interior del núcleo de un cometa”. Los hallazgos se presentaron en la 40 reunión de la División de Ciencias Planetarias en Ithaca, Nueva York.

Cada seis años, el cometa 17P/Holmes llega a toda velocidad desde Júpiter y se lanza directo al Sol, siguiendo la misma ruta que habitualmente sin incidentes. No obstante, dos veces en los últimos 116 años, en noviembre de 1892 y octubre de 2007, el cometa Holmes explotó cuando se aproximaba al cinturón de asteroides, y su brillo aumentó un millón de veces con el paso de la noche.

En un intento de comprender estas extrañas ocurrencias, los astrónomos apuntaron el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA al cometa en noviembre de 2007 y marzo de 2008. Usando el instrumento espectrógrafo infrarrojo de Spitzer, Reach fue capaz de lograr una valiosa visión de la composición del interior sólido de Holmes. Como un prisma que dispersa la luz visible en un arco iris, el espectrógrafo rompe la luz infrarroja del cometa en sus partes elementales, revelando las huellas de distintos compuestos químicos.

En noviembre de 2007, Reach notó una gran cantidad de polvo de silicato fino, o granos cristalizados menores que la arena, como gemas trituradas. Notó que esta observación particular reveló materiales similares a aquellos que vemos alrededor de otros cometas donde los granos han sido tratados de forma violenta, incluyendo la misión Deep Impact de la NASA, la cual estrelló un proyectil contra el cometa Tempel 1; la misión Stardust de la NASA, que barrió partículas del cometa Wild 2 en un colector a 21 000 kilómetros por hora, y la destrucción del cometa Hale-Bopp en 1995.

“El polvo de un cometa es muy sensible, lo que significa que los granos se destruyen con gran facilidad”, dijo Reach. “Creemos que los silicatos finos producidos en estos eventos violentos mediante la destrucción de partículas más grandes se originan en el interior del núcleo del cometa”.

Cuando Spitzer observó la misma porción del cometa de nuevo en marzo de 2008, el polvo de silicatos de grano fino había desaparecido y sólo quedaban presentes las partículas de mayor tamaño. “La observación de marzo nos dice que hay una ventana muy pequeña para el estudio de la composición del polvo de un cometa tras un evento violento como el estallido del cometa Holmes”, dijo Reach.

El cometa Holmes no sólo tiene unos componentes de polvo inusuales, también es distinto a los cometas típicos. De acuerdo con Jeremie Vaubaillon, colega de Reach en Caltech, las imágenes captadas del suelo poco después del estallido revelan flujos en la cobertura de polvo alrededor del cometa. Los científicos sospechan que se produjeron tras la explosión de los fragmentos que escapan del núcleo del cometa.

En noviembre de 2007, los flujos apuntaban lejos del Sol, lo cual parecería natural ya que los científicos creían que la radiación del Sol estaba empujando a estos fragmentos. No obstante, cuando Spitzer fotografió los mismos flujos en marzo de 2008, se sorprendieron al ver que aún apuntaban en la misma dirección que cinco meses antes, incluso aunque el cometa se había movido y la luz solar llegaba desde una posición distinta. “Nunca habíamos visto algo como esto en un cometa anteriormente. La forma extendido aún necesita comprenderse por completo”, dijo Vaubaillon.

Apunta que la capa que rodea al cometa también actúa de una forma peculiar. La forma de la capa no cambió como se esperaba desde noviembre de 2007 a marzo de 2008. Vaubaillon dijo que esto se debía a que los granos de polvo vistos en marzo de 2008 eran relativamente grandes, de aproximadamente un milímetro de tamaño, y por tanto más difíciles de mover.

“Si la cobertura estaba formada por granos de polvo más pequeños, habría cambiado conforme cambiaba la orientación del Sol”, dijo Vaubaillon. “Esta imagen de Spitzer es única. Ningún otro telescopio ha visto al cometa Holmes con tanto detalle, cinco meses más tarde de la explosión”.

“Como la gente, todos los cometas son un poco distintos. Hemos estado estudiando cometas durante cientos de años – 116 años en el caso del cometa Holmes – pero aún no lo comprendemos realmente”, dijo Reach. “No obstante, con las observaciones de Spitzer y los daros de otros telescopios, nos vamos acercando”.


Autor: Whitney Clavin
Fecha Original: 13 de octubre de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. Spitzer logra una visión del interior del Cometa Holmes…

    [c&p] Cuando el cometa Holes estalló inesperadamente en 2007, los astrónomos profesionales y aficionados de todo el mundo giraron sus telescopios hacia el espectacular evento. Su objetivo era descubrir por qué había explotado súbitamente el co…

  2. Manlio E. Wydler

    Faltan estudios complementarios para tener una idea más completa del interior de los cometas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *