Las mareas tienen un gran impacto en la habitabilidad de un planeta

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Imágenes de la NASA de Io, la luna de Júpiter, (izquierda) Tierra (centro) y Marte (derecha), respectivamente, ilustrando mundos con demasiado, el justo, y muy poco calentamiento por marea que favorece la vida. El calor interno puede afectar drásticamente a la capacidad de un planeta para mantener vida. El calor interno producido por las mareas en Io es tan fuerte que la luna sufre un potente vulcanismo a escala global. El moderado calor interno de la tierra está dirigido por las placas tectónicas que crean una superficie adecuada para la vida. El nulo calor de marea de Marte puede ser la razón por la que el planeta es tan geológicamente durmiente en la actualidad, haciéndolo demasiado frío para la vida.

El calor de marea puede abrasar unos planetas, descongelar otros, y dirigir la tectónica de placas necesaria para la vida.

Los astrónomos que buscan planetas rocosos que podrían dar soporte a la vida en otros sistemas solares deberían en el exterior, así como en el interior de la conocida como “zona habitable” dicen los científicos planetarios de la Universidad de Arizona.

Los planetas demasiado cercanos a sus estrellas están chamuscados. Los planetas demasiado alejados de sus estrellas están congelados. En medio, según demuestran los modelos de los investigadores, existe una zona habitable donde las temperaturas de los planetas se aproximan a las de la Tierra. Cualquier planeta rocoso en esta adecuada zona “Ricitos de Oro” podría esta bañada en agua líquida, un requisito para la vida tal y como la conocemos, dicen los teóricos.

Una nueva investigación de Brian Jackson, Rory Barnes y Richard Greenberg del Laboratorio Lunar y Plnaetario de la UA demuestra que las mareas pueden desempeñar un papel principal en calentar los planetas terrestres, creando condiciones infernales en los mundos alienígenas rocosos que de otra forma podrían ser habitables. Y justo la otra idea, el calor de marea también puede crear condiciones favorables para la vida en planetas que de otra forma serían inhabitables.

Jackson presentó la investigación en la 40 reunión anual de la División de Ciencias Planetarias en Ithaca, Nueva York. Su charla se titula “Tidal Heating of Extrasolar Terrestrial-scale Planets and Constraints on Habitability (Calentamiento de marea de planetas extrasolares de escala terrestre y restricciones sobre la habitabilidad)“. La investigación se publicará en breve en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Nuestro propio Sistema Solar es un tanto anómalo, ya que sus planetas se mueven en órbitas circulares relativamente tranquilas alrededor del Sol. La mayor parte de planetas extrasolares encontrados hasta la fecha tienen órbitas extremadamente alargadas. Durante cada órbita, el planeta se ve más estirado por las mareas cuando está cerca de la estrella, y menos cuando el planeta está más alejado. La fricción resultante genera un calor interno, el cual dirige los procesos geofísicos del planeta.

Si el reciente descubrimiento de “súper-Tierras” – planetas extrasolares de sólo 2 a 10 veces la masa de la Tierra – son efectivamente terrestres, el calentamiento por marea puede ser lo bastante grande para fundirlos, o al menos producir un vulcanismo similar al de Io, la luna de Júpiter, “disminuyendo sus posibilidades de habitabilidad”, dijo Jackson. Algunas de las súper-Tierras recientemente descubiertas es más probable que sean “súper-Ios”, comentó. La luna lo es el cuerpo más volcánicamente activo de nuestro Sistema Solar.

“El calentamiento de marea aumenta con la masa planetaria, por lo que esperamos que las súper-Tierras más fácilmente detectables estén dominadas por la actividad volcánica”, dijo Jackson. “Esta es una de nuestras primeras conclusiones sobre este trabajo, que los primeros planetas similares a la Tierra encontrados probablemente estén fuertemente calentados y tengan grandes volcanes. Incluso si se encontrasen planetas similares a la Tierra dentro de la zona habitable, puede que no sean habitables debido a que estarían sobrepasados por este calentamiento de marea”.

El calentamiento por marea también puede crear condiciones habitables en planetas que de otra forma serían demasiado pequeños o demasiado fríos para soportar vida, dijo Jackson. El calentamiento por marea puede provocar un aumento de escapes de gases volátiles que contribuyen o rellenan la atmósfera de un planeta a través del vulcanismo. El calentamiento por marea también puede generar océanos líquidos bajo la superficie en los planetas rocosos ricos en agua que de otra firma quedarían congelados, así como se cree que el calentamiento por marea ha templado un océano de agua líquida subsuperficial en Europa, la luna de Júpiter.

Además, el calentamiento por marea puede dirigir la tectónica de placas, un mecanismo que evita que se deposite un excesivo dióxido de carbono en la atmósfera planetaria, produciendo una atmósfera invernadero letal como la que se encuentra en Venus.

“Nuestro estudio demuestra que el calentamiento por marea puede producir suficiente calor para dirigir las placas tectónicas durante miles de millones de años, lo suficiente para que aparezca y florezca la vida”, dijo Jackson.


Autor: Lori Stiles
Fecha Original: 12 de octubre de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *