Científicos descubren glaciares ocultos en Marte en latitudes medias

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Tres cráteres marcianos: la superficie real está a la izquierda, y sin escombros en la derecha.

Vastos glaciares marcianos de hielo de agua persisten actualmente bajo una capa protectora de restos rocosos a latitudes mucho menores que cualquier otro hielo identificado anteriormente en Marte, dice una nueva investigación que usa un radar que penetra en el suelo del Orbitador de Reconocimiento de Marte de la NASA.

Dado que el agua es uno de los requisitos principales para la vida como la conocemos, encontrar grandes reservas de agua helada en Marte es un signo animador para los científicos que buscan vida más allá de la Tierra.

Los glaciares ocultos se extienden a lo largo de decenas de kilómetros desde los bordes de las montañas o ricos y hasta 800 metros de grosor. Una capa de restos rocosos que cubren el hielo pueden haber evitado conservar los glaciares como remanentes de una capa de hielo que cubría las latitudes medias durante la última edad del hielo.

“Juntos, estos glaciares casi con toda certeza representan la mayor reserva de hielo de agua en Marte que no está en los casquetes polares. Sólo una de las características que examinamos es tres veces mayor que la ciudad de Los Ángeles, y de hasta 800 metros de grosor, y hay muchas más”, dijo John W. Holt de la Universidad de Texas en la Escuela Jackson de Geociencias en Austin, líder del autor de un informe sobre las observaciones de radar que se publica en el ejemplar del 21 de noviembre de la revista Science.

“Además de su valor científico, podría ser una fuente de agua para dar soporte a futuras exploraciones marcianas”, dijo Holt.

La pista de suave pendiente de material alrededor de características más altas ha desconcertado a los científicos desde que los orbitadores Viking de la NASA las revelaron en la década de 1970. Una teoría proponía que hubo flujos de restos rocosos lubricados por un poco de hielo. Las características recordaron a Holt los masivos glaciares de hielo detectados bajo las coberturas rocosas de la Antártica, donde ha tenido una amplia experiencia usando instrumentos geofísicos aéreos tales como radares para estudiar las capas de hielo antárticas.

El instrumento Radar Superficial a bordo del Orbitador de Reconocimiento de Marte proporcionó una respuesta a este misterio marciano, indicando que las características contienen grandes cantidades de hielo.

“Estos resultados son la indicación de la presencia de grandes cantidades de hielo de agua en esas latitudes”, dijo Ali Safaeinili, miembro del equipo des instrumento radar de superficie en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

Las pruebas del radar sobre el hielo de agua llegaron en múltiples formas. Los ecos del radar recibidos por el orbitador mientras pasaban sobre estas características indicaron que las ondas de radio pasaron a través de la pista de materia y se reflejaron en una superficie más profunda son una pérdida significativa de fuerza, como se esperaría si las pistas fuesen hielo grueso bajo una cobertura relativamente fina.

El radar no hace reflejos en el interior de estos depósitos y ocurriría si contienen restos de roca significativos. Finalmente, la velocidad aparente de las ondas de radio que pasan a través de la pista son consistentes con una composición de hielo de agua.

Los desarrolladores del Radar Superficial tenían en mente las pistas de latitudes medias, junto con los depósitos en capas de los polos de Marte, mucho antes de que el instrumentos llegara a Marte en 2006.

“Desarrollamos el instrumento de forma que pudiese operar en este tipo de terreno”, dijo Roberto Seu de la Universidad Sapienza de Roma, líder del equipo científico del instrumento. “Ahora es una prioridad observar otros ejemplos de estas pistas para determinar si también son hielo”.

Los glaciares enterrador de los que informan Holt y 11 coautores yacen en la Cuenca Hellas en la región del hemisferio sur de Marte. El radar también ha detectado pistas de apariencia similar extendiéndose desde los ricos del hemisferio norte.

“Hay un volumen incluso mayor de hielo de agua en los depósitos del norte”, dijo Jeffrey J. Plaut del Laboratorio de Propulsión a Chorro, cuyo artículo sobre el descubrimiento ha sido aceptado para su publicación en la revista Geophysical Research Letters. “El hecho de que estas características estén en las mismas bandas de latitudes — aproximadamente entre los 35 y 60 grados — en ambos hemisferios apunta a mecanismos dirigidos por el clima para explicar cómo llegaron allí”.

La cobertura de restos de roca de los glaciares aparentemente ha protegido al hielo de su evaporación como hubiese sucedido de estar expuesto a la atmósfera en esas latitudes.

“Una cuestión clave es ‘¿Cómo llegó el hielo allí por primera vez?'”, dijo James W. Head de la Universidad de Brown.

“La inclinación del eje de rotación de Marte a veces es mucho mayor de lo actual, y el modelado del clima nos dice que las capas de hielo podría cubrir las regiones de latitud media de Marte durante estos periodos de gran inclinación”, dijo Head. Cree que los glaciares enterrados tienen sentido como fragmentos conservados de hielo de hace millones de años.

“En la Tierra”, dijo Head, “tales glaciares enterrados en la Antártica conservan el registro de antiguos organismos y de la historia climática pasada”.



Fecha Original: 20 de noviembre de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *