El núcleo de Júpiter el doble de grande de lo que se pensaba

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Júpiter y los satélites galileanos

úpiter tiene un núcleo rocoso que es más del doble de grande de lo que se pensaba anteriormente, anunciaron hoy los investigadores.

Burkhard Militzer, geofísico de la Universidad de California en Berkeley, y sus colegas realizaron simulaciones por ordenador para observar las condiciones en el interior de Júpiter a escala de átomos de hidrógeno y helio individuales. Particularmente, los investigadores examinaron las propiedades de mezclas de hidrógeno-helio a las extremas presiones y temperaturas del interior de Júpiter.

Con la información obtenida a partir de estas simulaciones, los investigadores desarrollaron otro modelo por ordenador. Encontraron que el núcleo de Júpiter es uno rocoso similar al de la Tierra que tiene entre 14 y 18 veces la masa terrestre, o aproximadamente el 5 por ciento de la masa total de Júpiter. Estudios anteriores sugirieron que el núcleo tenía sólo siete veces la masa de la Tierra o que no tenía núcleo en absoluto.

El equipo de Militzer encontró que el núcleo del planeta está hecho de capas de metal y roca, junto con hielo de metano, amoníaco y agua. Sobre esta capa, sospechan que existe una atmósfera hecha en su mayor parte de hidrógeno y helio. Una bola metálica de hierro y níquel, igual que el núcleo de la Tierra, probablemente yace en el centro del núcleo rocoso de Júpiter, comentaron.

“Nuestras simulaciones demuestran que existe un gran objeto rocoso en el centro rodeado por una capa de hielo y apenas algo de hielo en el resto del planeta”, dijo Militzer. “Este es un resultado muy distinto de la estructura interior de Júpiter obtenido en otros modelos recientes, los cuales predicen un núcleo relativamente pequeño o casi inexistente y una mezcla de hielos en la atmósfera”.

Por tanto en interior de Júpiter recordaría a los de Urano y Neptuno, los cuales parecen tener un núcleo rocoso rodeado por hidrógeno y helio helado, pero sin la envoltura de gas de Júpiter y Saturno.

El gran núcleo rocoso implica que dado que Júpiter y otros planetas gaseosos gigantes se formaron hace 4500 millones de años, crecieron a través de la colisión de pequeñas rocas que formaron núcleos y estos a su vez capturaron una descomunal atmósfera de hidrógeno y helio.

“De acuerdo con el modelo de acreción del núcleo, conforme se enfriaba la nebulosa planetaria original, los planetesimales colisionaron y se unieron entre sí en un efecto descontrolado que formó los núcleos planetarios”, dijo Militzer. “De ser cierto, esto implica que los planetas tienen grandes núcleos, lo cual es lo que predice la simulación. Es más difícil hacer un planeta con un núcleo pequeño”.

Una teoría alternativa tiene a los gigantes gaseosos colapsando a partir de una nube de gas y polvo, muy similar a como lo hace una estrella.

La investigación, que se publica en el ejemplar del 20 de noviembre de la revista Astrophysical Journal Letters, estuvo patrocinada por la NASA y la Fundación Nacional de Ciencia.


Autor: Plantilla de SPACE.com
Fecha Original: 25 de noviembre de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *