LA Times sobre fantasmas y alienígenas y por qué la creencia paranormal es buena

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Estoy acostumbrado a que algunos medios estadounidenses ofrezcan sin ninguna vergüenza basura al público. Piensa, por ejemplo, en las llamadas Noticias de la Fox. Pero, ¿Los Ángeles Times? Ese que se supone uno de los periódicos más respetables del país, a la par que New York Times, Washington Post, Chicago Tribune o Boston Globe. Bueno, de nuevo estaba equivocado. David Klinghoffer publicó un artículo de opinión en LA Times en el que argumentaba que la creencia en lo paranormal no es sólo, bueno, normal, sino que en realidad es buena para ti.

Klinghoffer comienza su historia contándonos que el rabino hasídico que circuncidó a su hijo le dio un amuleto “para la protección contra los demonios”. A Klinghoffer le hizo gracia pero está “contento de tenerlo”. Esto es debido a que cree que todos estamos hambrientos de lo que William James se refería como “la realidad de lo invisible” (pero si no puede verse, ¿cómo saber que es real?), o lo que el puritano (y cazador de brujas) Cotton Mather dio a conocer como “el mundo invisible”. Podrías pensar que citar de forma aprobadora a un cazador de brujas podría ser un poco avergonzante, pero aparentemente estarías equivocado.

Klinghoffer cita una encuesta tras otra demostrando que, por ejemplo, el 48% de los estadounidenses cree en fantasmas, y un sorprendente 22% afirma haber visto a uno (¿de verdad? ¿Tenían cadenas?). Estos estudios muestran un incremento en la aceptación de algunos fenómenos paranormales, como el porcentaje de estadounidenses que creen en las abducciones extraterrestres que ahora es de un 40%, subiendo desde el 25% en la década de 1980 (Me pregunto cuántos afirman haber sido abducidos y, más importante, si tuvieron insinuaciones sexuales por parte de los alienígenas). Klinghoffer no cree que esto sea un problema, lejos de ello, está contento de que sus compatriotas estadounidenses echen de menos la invisibilidad invisible.

Conforme avanza el artículo conocemos que nuestro héroe escucha regularmente “Coast to Coast AM”, un programa de radio donde la gente normalmente llama para compartir sus historias de la dimensión desconocida. No es sorprendente, entonces, que Klinghoffer esté de acuerdo con el escritor conservador Russell Kirk, “quien valoraba lo paranormal por su sugerencia de que la realidad consta de algo más que los procesos materiales mundanos”. Pero, ¿qué pasa su la realidad no consiste en nada más que procesos materiales? Y, ¿qué es exactamente “mundano” acerca del mundo material? (No estoy hablando de Madonna). Klinghoffer “tiene la idea persistente de que algo profundo se afirma en las extrañas historias del programa [Coast to Coast]”. Y, digamos, ¿en qué exactamente, o incluso aproximadamente, consistiría esta “profunda afirmación”? Por supuesto, Klinghoffer no lo desarrolla.

Pero nos dice que las “explicaciones” científicas de las creencias sobrenaturales o religiosas no le convencen. Afirma que la psicología evolutiva no es más que un montón de historias “con cuidado”que son en su mayor parte no falsables. Estoy de acuerdo con él en esto, algo que he dejado claro varias veces en este blog. Pero inmediatamente tras eso leemos: “Otra posibilidad es que el ser humano necesita creer en que un mundo invisible apunta a, aunque no demuestra, la realidad de las dimensiones ocultas”. ¿Oh? ¿Hay en la Tierra una mejor historia “con cuidado” que esta? Al menos, la psicología evolutiva no invoca cuentos de hadas. Lo que quiero decir es que, si la falsabilidad es aquí el estándar, ¿cómo planea exactamente Klinghoffer poner a prueba sus afirmaciones sobre lo sobrenatural?

Es cerca del final del artículo donde llegamos al problema real, de acuerdo con el autor. Como ves, el problema es el “materialismo” la suposición filosófica de que la materia (y energía) es todo lo que hay. Esto es un “prejuicio”, de acuerdo con Klinghoffer, un prejuicio que aparentemente no encaja con “el hambre humana de un vigoroso y directo interfaz con lo desconocido”. Yo llamo a tal interfaz ciencia, y resulta estar basado en la eminentemente razonable suposición del materialismo. Y llamo a lo que Klinghoffer está buscando un espejismo simplista que no es mucho más valiosa en la mente de un humano que la creencia persistente en Santa Claus. De nuevo, se puede arrojar más luz sobre el artículo si tienes estómago para llevar a la última línea: resulta, sorpresa sorpresa, que Klinghoffer es un “miembro veterano” en el gabinete del Diseño Inteligente, el Instituto del Descubrimiento (¿tienen miembros jóvenes? ¿O está estructurado como el Daily Show de Jon Stewart, donde todos sus corresponsales son “veteranos”?). Supongo que aún siguen con su infame estrategia de “cuña” para acabar con la malvada doctrina del materialismo en nuestra cultura, donde la razón y las pruebas sean condenadas.


Autor: Massimo Pigliucci
Fecha Original: 14 de diciembre de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *