Los científicos encuentra un mineral “perdido” y pistas de los misterios de Marte

Los carbonatos, indicativos de una historia húmeda y no ácida, tienen lugar en manchas muy pequeñas de roca expuesta que aparecen en verde en esta representación a color de un área aproximada de 20 kilómetros de anchura en Marte. Crédito de la imagen: NASA/JPL/JHUAPL/MSSS/Universidad de Brown

Los investigadores que usan un potente instrumento a bordo del Orbitador de Reconocimiento de Marte han encontrado un mineral buscado desde hace mucho tiempo en la superficie marciana y, con él, pistas inesperadas sobre el acuosos pasado del Planeta Rojo.

Estudiando capas de lecho de roca intactos con el Espectrómetro de Imagen de Reconocimiento Compacto de Marte, o CRISM, los científicos encontraron minerales carbonatados, lo que indica que Marte tuvo agua alcalina o neutra cuando los minerales se formaron en esas localizaciones hace más de 3600 millones de años. Los carbonatos, que en la Tierra incluyen a las calizas y tizas, se disuelven rápidamente en ácido. Por tanto, su supervivencia hasta hoy en Marte desafía la sugerencia de que exclusivamente un entorno ácido dominó posteriormente el planeta. En lugar de esto, indica que existieron distintos tipos de entornos acuosos. Cuanta mayor variedad de entornos húmedos haya, mayores son las posibilidades de que uno o más de ellos hayan podido soportar vida.

“Estamos entusiasmados por haber encontrado por fin minerales carbonatados debido a que proporcionan muchos más detalles sobre las condiciones de periodos específicos de la historia de Marte”, dijo Scott Murchie, investigador principal del instrumento en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland.

Los hallazgos aparecerán en el ejemplar del 19 de diciembre de la revista Science y se anunciaron el jueves en una rueda de prensa en la reunión de la Unión Geofísica Americana en San Francisco.

Las rocas carbonatadas se crean cuando el agua y el dióxido de carbono interactúan con el calcio, hierro o magnesio de las rocas volcánicas. El dióxido de carbono de la atmósfera se queda atrapado dentro de las rocas. Si todo el dióxido de carbono atrapado en los carbonatos de la Tierra se liberasen, nuestra atmósfera sería tan gruesa como la de Venus. Algunos investigadores creen que una gruesa atmósfera rica en dióxido de carbono mantuvo cálido al antiguo Marte y con agua líquida en su superficie durante el tiempo suficiente para haber excavado los sistemas de valles que observamos hoy.

“Los carbonatos que CRISM ha observado son regionales en lugar de globales en la naturaleza, y por tanto, son demasiado limitados para contar como dióxido de carbono para formar una gruesa atmósfera”, dijo Bethany Ehlmann, autora principal del artículo y miembro del equipo del espectrómetro de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island.

“Aunque no hemos encontrado los tipos de depósitos de carbonatos que podrían haber atrapado la antigua atmósfera”, dijo Ehlmann, “hemos encontrado pruebas de que no todo Marte experimentó un entorno climático ácido intenso hace 3500 millones de años, como se ha propuesto. Hemos encontrado al menos una región que era potencialmente más hospitalaria para la vida”.

Los investigadores informaron de exposiciones de carbonatos claramente definidas en capas de lechos de roca en la cuenca de impacto Isidis de alrededor de 1489 kilómetros de diámetro, que se formaron hace más de 3600 millones de años. Las rocas más expuesta se formaron a lo largo de un sistema conocido como Nili Fossae, el cual tiene 666 kilómetros de largo, en el borde de la cuenca. La región tiene rocas enriquecidas con olivino, un mineral que puede reaccionar con el agua para formar carbonatos.

“Este descubrimiento de carbonatos en una capa de roca intacta, en contacto con arcillas, es un ejemplo de cómo las observaciones conjuntas de CRISM y las cámaras telescópicas del Orbitador de Reconocimiento de Marte están revelando detalles de distintos entornos marcianos”, dijo Sue Smrekar, subdirectora científica del proyecto para el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

El Aterrizador de Marte Phoenix de la NASA descubrió carbonatos en muestras del suelo. Los investigadores los habían encontrado anteriormente en meteoritos que cayeron en la Tierra y en tormentas de polvo marciano observadas desde la órbita. No obstante, el polvo y el suelo podrían ser mezclas de muchas áreas, por lo que los orígenes de los carbonatos no estaban claros. Las últimas observaciones indican que los carbonatos pueden haberse formado a lo largo de extensos periodos en los inicios de Marte. También apuntan a localizaciones específicas donde los futuros róvers y aterrizadores podrían buscar posibles pruebas de vida antigua.


Fecha Original: 18 de diciembre de 2008
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. Manlio E. Wydler

    Si, no cabe duda que en Marte existió un período mejor para la vida en especial con una geotermia importante , pero ya perdida, por el tamño y por el tiempo.
    Todo parece indicarlo. Solo podría encontrarse vida, primitiva y muy especializada debajo del “premafrost” de Marte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *