Planetas habitables: Cuatro tipos propuestos

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

El origen de la vida y la habitabilidad de otros mundos aparte de la Tierra son dos de los mayores misterios a los que se enfrenta la ciencia actual. Se ha dedicado mucha investigación a estos temas, pero aún así hay una carencia de respuestas definitivas.

Jan Hendrik Bredehöft de la Universidad Abierta del Reino Unido ha estado considerando la habitabilidad en otros mundos. “Soy una de esas personas que toman un trozo de meteorito, lo muelen y descubren qué química orgánica hay dentro”, dijo Bredehöft.

Basándose en estos tipos de estudio, ha llegado a pensar que los mundos habitables pueden dividirse en cuatro categorías, cada uno con probabilidades variables de albergar organismos extraterrestres. Esto tiene un gran potencial para ayudar en la búsqueda de vida en el universo, particularmente ahora que la tecnología está progresando a la etapa donde es posible fotografiar directamente planetas extrasolares. Bredehöft presentó sus ideas en el último Congreso de Ciencias Planetarias Europlanet.

Sus cuatro grupos de mundos habitables son: Similares a la Tierra, similares a Marte, similares a Europa y mundos acuosos.

Tomando cada uno por partes, consideró su potencial para albergar vida compleja. Los mundos similares a la Tierra son el primer grupo, y una especie de “control” dado que ya conocemos que tales mundos son capaces de sostener vida compleja. Los mundos similares a la Tierra cuentan con una atmósfera adecuada, agua líquida, rangos de temperatura moderados y climas estables.

La segunda clase de planetas son aquellos que en algún momento fueron como la Tierra, tales como Venus y Marte. “Por alguna razón estos planetas abandonaron la zona habitable clásica”, dijo Bredehöft. “Marte se hizo muy seco, queda muy poco agua, al menos no agua líquida. Venus se hizo enormemente caliente debido al efecto invernadero”.

Aún así, Bredehöft cree que existe alguna posibilidad de vida en este tipo de mundos. Razona que los organismos podrían haberse desarrollado cuando el planeta era más hospitalario, y esta vida podría mantenerse incluso en los tiempos difíciles. “Una vez que la vida se ha establecido es realmente difícil aniquilarla”, dijo Bredehöft. “Ha habido eventos absolutamente devastadores en la historia de la Tierra que podrían haber arrasado todos los tipos de vida, pero normalmente estos han servido para aumentar la biodiversidad, en lugar de destruirla”.

Una existencia helada

Los cuerpos que poseen agua líquida, pero bajo una capa de hielo en lugar de en la superficie, forman el tercer grupo de mundos.

Europa, la luna de Júpiter, es un ejemplo clásico de nuestra propia vecindad cósmica. ¿Podría haber vida en lugares como este? Las ideas de Bredehöft aquí son particularmente pertinentes dado que a menudo estos mundos no encajan en la visión convencional de zonas habitables. Europa, por ejemplo, está mucho más allá de la zona de temperatura del Sistema Solar donde el agua puede permanecer líquida en la superficie de un planeta.

No obstante, aún hay potencial para la vida.

La visión tradicional de las zonas habitables coloca a la estrella local como la fuente de energía principal. Pero en los mundos helados como Europa, entran en juego otros factores, tales como el tirón gravitatorio de otro planeta. Los mundos con agua líquida ocultos bajo capas de hielo podrían potencialmente estás habitados por organismos simples a pesar de estar lejos de la zona habitable convencional, siempre que la energía sea proporcionada de otra forma.

Mundos acuosos

El cuarto tipo de planetas habitables están hechos casi por completo de agua. Estos hipotéticos mundos tendrían un tamaño entre en el Mercurio y la Tierra y se caracterizarían por tener extensos océanos. Al contrario que los océanos de la Tierra, el agua en estos tipos de planetas no estaría en contacto con silicatos u otras rocas.

“Estos planetas pueden estar completamente hechos de agua con hielo a alta presión en el núcleo, o cuerpos de agua líquida separada de un núcleo de silicatos por una gruesa capa de hielo a alta presión”, dijo Bredehöft.

Una teoría para el origen de la vida en la Tierra dice que el material orgánico fue recolectado en piscinas superficiales y se concentró aferrándose a la superficie de las rocas. Finalmente, esta vida inicial se dispersó en el amplio océano. Otra teoría para el origen de la vida es que la química necesario tuvo lugar en las fumarolas volcánicas hidrotermales. En los mundos acuosos, no obstante, estos escenarios son imposibles. Por tanto, Bredehöft cree que la vida no es probable que se origine en tales planetas.

“La cantidad de agua en tales planetas sería tan enorme, que se necesitarían increíbles cantidades de componentes de carbono concentrados para tener una oportunidad de vida. Está demasiado diluido”, dijo Bredehöft.

Opiniones consideradas

Tras considerar todos los hechos, Bredehöft dijo que la mejor apuesta para encontrar ecosistemas extraterrestres es buscar los planetas similares a la Tierra, después de todo. No obstante, no cree que los mundos similares a la Tierra tengan que tener necesariamente vida avanzada.

“No sabemos si el nivel de complejidad o el tamaño de los organismos vivos en la Rierra es una salida lógica de la evolución o si es sólo una extrañeza experimentada aquí”, dijo Bredehöft. “¿Tener seres inteligentes que hablan sobre la superficie de un planeta es el pináculo de la evolución? Simplemente asumimos que es así porque nos gusta vernos como algo especial”.

Con el rápido ritmo de desarrollo en la tecnología de búsqueda de planetas, es sólo cuestión de tiempo que aprendamos mucho más sobre los exóticos planetas extrasolares y sus lunas, y ser capaces de obtener información vital sobre sus propiedades. Hasta entonces, sin embargo, los científicos como Bredehöft continuarán teorizando sobre los descubrimientos.

Por lo que en la opinión cuidadosamente considerada de Bredehöft, ¿qué tipo de organismos es más probable que encontremos? “Probablemente algo baboso”, dijo.


Autor: Lee Pullen
Fecha Original: 18 de diciembre de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *