Un estudio demuestra que la competición, no el cambio climático, llevó a la extinción a los Neandertales

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Familia NeandertalEn un estudio llevado a cabo recientemente, un equipo de investigación multidisciplinar franco-estadounidense con expertos en arqueología, clima antiguo y ecología informó que la extinción de los Neandertales fue principalmente el resultado de la competición con las poblaciones de Cro-Magnon, no por las consecuencias de un cambio en el clima.

El estudio, del que se informa on-line en la revista de acceso público PLoS ONE del 24 de diciembre, entra en el debate en curso sobre las razones tras la eventual desaparición de las poblaciones Neandertales, las cuales ocuparon Europa antes de la llegada de poblaciones de humanos como nosotros hace unos 40 000 años. Liderados por el Dr. William E. Banks, los autores, que pertenecen al Centro Nacional Francés de Investigación Científica, l’Ecole Pratique d’Hautes Etudes,y la Universidad de Kansas, llegaron a la conclusión reconstruyendo las condiciones climáticas durante este periodo y analizando la distribución de los sitios arqueológicos asociados con los últimos Neandertales y las primeras poblaciones humanas modernas con una aproximación típicamente usada para el estudio del impacto del cambio climático en la biodiversidad.

Este método usa localizaciones geográficas de lugares arqueológicos fechados por radiocarbono, junto con simulaciones de alta resolución de climas pasados en periodos específicos, y emplea un algoritmo para analizar las relaciones entre los dos conjuntos de datos para reconstruir áreas potenciales ocupadas por cada población humana y determinar si, y cómo, las condiciones climáticas desempeñaron un papel en modelar estas área. En otras palabras, integrando conjuntos de datos arqueológicos y paleoambientales, este método predictivo puede reconstruir regiones que una antigua población pudo haber ocupado. Repitiendo el proceso de modelado cientos de veces y evaluando dónde tiene lugar los errores, este algoritmo de aprendizaje es capaz de proporcionar predicciones robustas de las regiones que podrían haber sido ocupadas por culturas humanas específicas.

Esta aproximación por modelado también permite la proyección de la huella ecológica de una cultura sobre las condiciones ambientales de una fase climática más tardía ― comparando esta predicción proyectada en los lugares arqueológicos conocidos fechados en este periodo más tardío, es posible determinar si el nicho ecológico explotado por esta población humana permaneció igual, o si se contrajo o expandió durante ese periodo de tiempo.

Comparando estas áreas reconstruidas para los Neandertales y los humanos anatómicamente modernos durante cada una de las fases climáticas tenidas en cuenta, y proyectando cada nicho en las siguientes fases climáticas, Banks y sus colegas determinaron que los Neandertales tuvieron la posibilidad de mantener su radio de acción en Europa durante un periodo de condiciones climáticas menos severas conocido como Greenland Interstadial 8 (GI8).

Sin embargo, el registro arqueológico muestra que esto no tuvo lugar, y los Neandertales desaparecieron en un punto en el que vemos la expansión del nicho ecológico ocupado por los humanos modernos durante el GI8. Los modelos de los investigadores predicen que el límite sur del territorio del humano moderno estaría cerca del Valle del Ebro en el norte de España durante el periodo frío anterior conocido como Evento Heinrich 4 (H4), y que esta frontera sureña se movió más hacia el sur durante la fase más templada de GI8.

Los investigadores concluyen que las poblaciones de Neandertales que ocuparon lo que es ahora el sur de España fueron los últimos en sobrevivir dado que les fue posible evitar la competición directa con los humanos modernos al explotar cada población distintos territorios durante las frías condiciones climáticas de H4. También apuntan que durante este evento de contacto de poblaciones entre Neandertales y humanos modernos puede haber permitido intercambios culturales y genéticos.


Cita: Banks WE, d’Errico F, Peterson AT, Kageyama M, Sima A, et al. (2008) Neanderthal Extinction by Competitive Exclusion. PLoS ONE 3(12): e3972. doi:10.1371/journal.pone.0003972 http://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0003972

Fecha Original:
29 de diciembre de 2008
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *