Encontrada la fuente de magnetismo de la Luna

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Las rocas lunares traídas a la Tierra por los astronautas de Apolo mantenían un misterio que ha acosado a los científicos desde la década de 1970: ¿Por qué eran magnéticas las rocas lunares?

La rotación del núcleo de hierro de la Tierra produce el campo magnético del planeta. Pero la Luna no posee tan configuración.

Ahora, científicos del MIT creen haber encontrado una solución. Hace unos 4200 millones de años, la Luna tenía un núcleo líquido con una dinamo (como el actual núcleo de la Tierra) que producía un potente campo magnético. El campo magnético de la Luna habría sido de 1/50 veces la fuerza del actual de la Tierra, dicen los investigadores.

El equipo del MIT encontró pruebas para la teoría del núcleo fundido analizando las más antiguas de las rocas lunares que no había estado sujetas a grandes choques de posteriores impactos — algo que tiende a eliminar toda evidencia de campos magnéticos anteriores. De hecho, es más vieja que cualquier otra roca conocida de Marte o incluso de la propia Tierra.

La roca fue recuperada durante la última misión de aterrizaje lunar, Apolo 17, por Harrison “Jack” Schmitt, el único geólogo en andar sobre la Luna.

“Mucha gente cree que esta es la roca lunar más interesante”, dijo Ben Weiss del MIT, autor senior de un artículo sobre los nuevos hallazgos que se publicará en el ejemplar del 16 de enero de la revista Science.

Weiss y sus colegas usaron un magnetómetro de rocas comercial que estaba especialmente ajustado con un sistema robótico automática para estudiar las débiles trazas magnéticas de las rocas. Los resultados les ayudaron a descartar otras fuentes posibles de rastros magnéticos, tales como campos magnéticos generados brevemente por enormes impactos sobre la Luna. Esos campos magnéticos son de vida muy corta, variando desde apenas unos segundos para impactos pequeños a un día para los choques más masivos.

La lectura de las rocas demostró que debía hacer permanecido en un entorno magnético durante un largo periodo de tiempo — millones de años — y por tanto el campo debió haber provenido de una dinamo magnética de larga duración.

Esta no es una idea nueva, pero ha sido “uno de los temas más controvertidos en la ciencia lunar”, dijo Weiss.

Hasta las misiones Apolo, muchos prominentes científicos estaban convencidos de que la Luna nació fría y permaneció fría, no llegando a fundirse lo suficiente para formar un núcleo líquido. Apolo demostró que había habido flujos masivos de lava en la superficie de la Luna, pero la idea de que tuviese, o incluso hubiese tenido, un núcleo fundido se mantenía como controvertida.

Sus hallazgos encajan con la teoría anterior predominante de que la Luna nació cuando un cuerpo del tamaño de Marte impactó contra la Tierra y lanzó al espacio gran parte de su corteza, donde se agruparon para formar la Luna.


Autor: Plantilla de SPACE.com
Fecha Original: 15 de enero de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *