China construye un radiotelescopio gigante

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Astrónomos y dirigentes chinos echan una mano en la construcción de FAST

Se ha iniciado la construcción de un nuevo radiotelescopio masivo de 500 metros de diámetros en la provincia de Guizhou en China, que permitirá a los astrónomos detectar galaxias y púlsares a una distancia sin precedentes. La instalación de 102 millones de dólares, conocida como Telescopio Esférico de Quinientos metro de Apertura (FAST), abarcará un área igual a 30 capos de fútbol — más del doble de grande del radiotelescopio de Arecibo de 305 metros en Puerto Rico, el cual ha sido el mayor del mundo desde que se abrió en 1964.

La geografía y el lugar remoto de FAST — situado a 170 km por carretera de la capital de la provincia Guiyang, cerca del pueblo de Dawodang — lo hace inusualmente tranquilo en la longitud de onda de radio, dice Nan Rendong, científico jefe de FAST e investigador del Observatorio Astronómico Nacional en la Academia China de las Ciencias. Como Arecibo, el nuevo telescopio se situará en una depresión kárstica natural que imita la forma de una superficie de recolección, simplificando el apoyo de la estructura y haciendo de escudo de las ondas de radio generadas por los humanos.

El potencial del sitio para observaciones largas e ininterrumpidas – junto con el enorme tamaño del telescopio, el cual dará el doble de sensibilidad que el de Arecibo — significa que los investigadores serás capaces de detectar objetos como débiles púlsares de periodo corto que son demasiado tenues para medirse con precisión con instrumentos menores. El equipo también espera descubrir el primer púlsar fuera de la Vía Láctea, dice Nan.

Extraordinario impacto en la astronomía

“El impacto científico de FAST en la astronomía será extraordinario”, dijo Nan a physicsworld.com, añadiendo que aunque el telescopio está situado en China, una vez se complete en 2014, se abrirá a astrónomos de todo el mundo.

Además de ser grande, FAST está diseñado para ser flexible: un sistema de motores adosado a sus 4600 paneles permitirá a los astrónomos cambiar su forma de una esfera a un paraboloide, haciendo más fácil mover la posición del foco del telescopio. Esto permitirá que el telescopio que apunta al sur, cubra una franja más amplia del cielo — hasta 40 grados desde su cénit, comparado con la banda de 20 grados de anchura de Arecibo.

“Arecibo apunta justo hacia arriba, y es una trabajosa tarea moverlo más de 20 grados”, dice Murray Lewis, jefe del grupo de radioastronomía en Arecibo. “A este respecto, definitivamente tienen una ventaja”. No obstante, apunta que en su fase inicial, FAST sólo será sensible a ondas de baja frecuencia (menos de 3 GHz). Este rango incluye la comúnmente observada transición hiperfina de 1,4 GHz en el hidrógeno atómico, el elemento más abundante del universo y un importante marcador para una variedad de objetos estelares. El ancho de banda de Arecibo, por el contrario, se extiende hasta los 10 GHz, permitiendo a los astrónomos recopilar datos sobre las transiciones moleculares en esta región del espectro.

Está planificada una segunda fase de construcción que extenderá el rango de FAST a los 5 GHz, pero no se ha fijado una fecha para la mejora.


Autor: Margaret Harris
Fecha Original: 27 de enero de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *