Resuelven el misterio del brillo del cuásar gemelo

Imagen infrarroja tomada por el telescopio espacial Hubble , donde los dos puntos blancos de brillo similar se corresponden a las imágenes A (arriba) y B (abajo) de Q0957+561. Entre las dos imágenes del cuásar (aunque más próxima a la B) se aprecia la galaxia lente principal (objeto extendido). Imagen: Proyecto CASTLES

Las variaciones en el brillo del cuásar Q0957+561, conocido como el “cuásar gemelo” debido a que su imagen llega duplicada a la Tierra, son intrínsecas al propio astro y no son causadas por efectos de la gravedad de posibles planetas o estrellas de una galaxia lejana. Ésta es la conclusión de un estudio en el que han participado investigadores españoles, y con el que se resuelve un misterio que intrigaba a los astrónomos desde hace 30 años.

Imagen infrarroja tomada por el telescopio espacial Hubble , donde los dos puntos blancos de brillo similar se corresponden a las imágenes A (arriba) y B (abajo) de Q0957+561. Entre las dos imágenes del cuásar (aunque más próxima a la B) se aprecia la galaxia lente principal (objeto extendido). Imagen: Proyecto CASTLES

El cuásar Q0957+561, situado a unos 9.000 millones de años luz en la constelación de la Osa Mayor, fue descubierto en 1979 por un equipo anglo-estadounidense. Desde entonces los científicos han logrado explicar porqué se observan dos imágenes del mismo objeto -separadas por algo menos de dos milésimas de grado en el cielo-, pero hasta ahora no habían podido confirmar a qué se deben las “rápidas” (duran varios meses) variaciones en su brillo.

“Lo mismo que la fuerza de gravedad terrestre determina el movimiento de un cohete o de la Luna, una concentración de masa inmensa (como la que presenta un cúmulo de galaxias situado entre Q0957+561 y la Tierra) es capaz de desviar apreciablemente los rayos de luz que provienen del cuásar lejano y producir dos imágenes del mismo, A y B”, aclara a SINC Luis J. Goicoechea, del Grupo de Lentes Gravitatorias de la Universidad de Cantabria y uno de los autores del estudio publicado en Astronomy & Astrophysics. Este fenómeno se conoce como “ efecto lente gravitatoria ”, y se asemeja a los espejismos que se observan en un desierto o a la visión doble que presentan las personas miopes.

Pero el investigador explica que el asunto que inquietaba a los astrónomos, desde que se descubrió Q0957+561 hace 30 años, era conocer si las fluctuaciones en el brillo de sus dos imágenes se producían por las variaciones intrínsecas en la luminosidad del cuásar o, por el contrario, podrían ser originadas por la gravedad de planetas o estrellas presentes en el halo de una galaxia situada en el centro del cúmulo que actúa como lente gravitatoria. Las escalas temporales de las fluctuaciones (varios meses) sugerían a los científicos la posible existencia de planetas formando la materia oscura de dicha galaxia.

“Parece que se desvanece la atractiva hipótesis de una gran población de objetos oscuros con masa planetaria en el halo de la galaxia, ya que la variabilidad encontrada en nuestro experimento es de origen intrínseco al propio cuásar”, señala Goicoechea. Los investigadores han confirmado que las fluctuaciones en el brillo detectadas en la imagen A se repiten 14 meses después en la imagen B. Si hubieran sido producto de la gravedad asociada a planetas o estrellas, las fluctuaciones en la imagen A no tendrían réplicas exactas en la imagen B.

Para medir el brillo de las dos imágenes del cuásar gemelo los astrónomos han utilizado el telescopio robótico Liverpool , situado en La Palma (Canarias). El estudio se ha centrado en el análisis de los colores azul y rojo de la luz, y los resultados muestran que a lo largo de los meses la amplitud máxima del brillo varía cerca de un 10% respecto a la media. Además esas fluctuaciones se observan en la imagen B aproximadamente 14 meses después de ser detectadas en A.

“Este retardo entre componentes se ha determinado con un error relativo del 0.5%, es decir, con una gran precisión”, señala Goicoechea. Los científicos también han comprobado que el cuásar no emite simultáneamente toda la radiación óptica a la vez, sino que primero emite la luz azul y luego la roja. En la imagen A han medido un retardo de unos cuatro días entre una variación muy prominente del brillo azul y la correspondiente fluctuación del brillo rojo.

Presencia de un monstruo oscuro central

Los investigadores piensan que la mayoría de estas variaciones se originan en un disco de gas caliente situado en el corazón de Q0957+561. Este cuásar es uno de los mejor estudiados, y los astrónomos creen que en su interior se encuentra un agujero negro supermasivo, con una masa equivalente a más de mil millones de soles, alrededor del cual se situaría el disco de gas. “Esta estructura emite la radiación óptica observada y alimenta de materia al monstruo oscuro central”, apunta Goicoechea.

El astrónomo lo explica así: “Perpendicularmente al plano del disco surge un chorro o jet , que fue detectado tanto en ondas de radio como en el ultravioleta, y a cierta altura se producen fluctuaciones de alta energía, que primero alcanzan la zona más interna y caliente del disco (responsable de la radiación azul), y un poco más tarde, la zona más externa y fría (donde se genera la radiación roja)”. Las regiones del disco son así irradiadas, y una parte de esa irradiación es reflejada, mientras otra es reprocesada y reemitida a menor energía. Este fenómeno se denomina “reverberación”, y varios trabajos muy recientes indican que podría producirse en un gran número de cuásares.


Referencias bibliográficas: V. N. Shalyapin, L. J. Goicoechea, E. Koptelova, A. Ullán, R. Gil-Merino, “New two-colour light curves of Q0957+561: time delays and the origin of intrinsic variations”; y L. J. Goicoechea, V. N. Shalyapin, R. Gil-Merino, A. Ullán, “Structure function of the UV variability of Q0957+561”. Astronomy and Astrophysics 492 (2): 401-417, 2008.

Fecha Original: 28 de enero de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. Andrea

    Pensé que se escribia con Q: Quáasar/Quásar…

    Al menos asi lo leí en un libro de colección del diario Ambito Financiero de hace algunos años.

    Saludos.

    Andrea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *