Allí fuera: Miles de billones de planetas habitables

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Existen aproximadamente 10 mil billones de planetas habitables en el universo observable, y algunos de esos mundos similares a la Tierra podrían encontrarse mediante una misión que se lanzará a principios del mes que viene, según especula un líder en teoría de formación planetaria.

Alan Boss, astrofísico de la Institución Carnegie en Washington, D.C., y autor de “The Crowded Universe” (Basic Books), publicado este mes, aparece con este vasto número estimando que existe aproximadamente un planeta habitable alrededor de cada estrella similar al Sol en nuestro galaxia, de las cuales hay aproximadamente 10 mil millones, y multiplicándolo por el número de galaxias del universo (unos 100 mil millones).

Este resultado es inexacto, por supuesto, en un margen de error de una potencia de diez aproximadamente, dijo Boss, lo cual es algo estándar para este tipo de estimaciones en astronomía.

“Basándonos en lo que ya conocemos, el universo resulta estar repleto de planetas habitables (es decir mundos similares a la Tierra), y por tanto la vida es probable que esté extendida”, dijo Boss, quien discutió estas estimaciones con un grupo de periodistas el pasado fin de semana en Chicago en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

La promesa de las ‘súper-Tierras’

Hasta la fecha, no se ha encontrado ninguna de estas otras Tierras. La tecnología simplemente no ha permitido su descubrimiento, suponiendo que existan. Pero los astrónomos están acercándose. En los últimos 15 años, se han encontrado más de 300 planetas alrededor de estrellas más allá del Sol.

Se han encontrado tres clases de planetas, siendo la mayor parte gaseosos gigantes similares a Júpiter, planetas helados similares a Neptuno y “súper-Tierras” calientes. Tales súper-Tierras, como la descubierto en 2004 por Paul Butler de la Institución Carnegie alrededor de Gliese 436 y otra el mismo año por Barbara McArthur alrededor de 55 Cancri, tienen masas de aproximadamente 5 a 10 veces la de la Tierra y existen alrededor de un tercio de todas las estrellas cercanas similares a nuestro Sol, imagina Boss. Esta estimación se basa en los resultados de las actuales búsquedas de planetas usando el tirón gravitatorio de los planetas sobre sus estrellas para detectar mundos, conocido como aproximación Doppler, comenta.

La mayor parte de estas súper-Tierras están demasiado calientes para dar soporte a la vida, pero Boss cree que hay súper-Tierras templadas con periodos orbitales mayores más adecuadas para la vida. Los ejemplos son dos súper-Tierras frías o templadas de las que se informó en 2007 por parte de Stephane Udry y sus colegas del Observatorio de Ginebra orbitando 581.

Y, algunos de estos planetas helados podrían resultar ser planetas rocosos de composición similar a la Tierra, sólo que más masivos, dijo Boss.

“Ya sabemos de gente que la ha estado buscando planetas alrededor de otras estrellas ha encontrado planetas alrededor de la mayor parte de estrellas”, dijo, añadiendo que “simplemente a partir de un terreno teórico de comprensión de cómo se forman las estrellas, es casi inevitable terminar en que tienen discos alrededor de ellas que terminarán formando planetas. Por lo que esperamos que estén allí también desde el punto de vista teórico”.

Kepler lo comprobará

Las afirmaciones de Boss se comprobarán por la misión Kepler de la NASA, un telescopio espacial de 1 metro de diámetros que tiene previsto su lanzamiento para el 5 de marzo desde Cabo Cañaveral a bordo de un cohete Delta 2. Entre otras tareas, Kepler está diseñado para contar el número de planetas de tamaño de la Tierra y mayores en la zona habitable alrededor de estrellas como el Sol. Los resultados llegarán en los próximos tres o cuatro años.

Kepler detectará planetas usando la “técnica del tránsito”, la cual implica deducir la presencia de un planeta detectando la atenuación de la luz de la estrella provocada por el paso del planeta en órbita frente a la estrella.

En la búsqueda de planetas similares a la Tierra, Kepler competirá contra la misión francesa CoRoT, un telescopio espacial de 27 centímetros de diámetros lanzado en 2006. CoRoT ya ha encontrado el planeta más pequeño conocido (COROT-Exo-7b) orbitando una estrella similar al Sol. Con dos veces el tamaño de la Tierra, la temperatura del exoplaneta es tan alta que podría estar cubierto de lava o vapor de agua, dicen los científicos de CoRoT.

“Quedaríamos muy sorprendidos y Kepler y CoRoT no encontrasen planetas, debido a que ya los estamos encontrando”, dijo Boss. Kepler podría encontrar más planetas que CoRoT debido a que su telescopio tiene un diámetro mayor (y por tanto es más sensible) y estudiará una porción mayor del cielo, comentó.

“El hecho de que podemos encontrar [planetas de aproximadamente el tamaño de la Tierra] ya implica que apenas estamos viendo la punta del iceberg. Podría haber muchas más Tierras allí fuera esperando que las encontremos”, dijo Boss.

Y algunas de ellas podrían estar relativamente cerca de la Tierra, dijo.

“Hay unas pocas docenas de estrellas del tipo solar en un radio de 30 años luz desde el Sol”, dijo Boss. “Pienso que un buen número de ellas, tal vez la mitad, tendrá planetas similares a la Tierra. Por lo que creo que hay muy buenas opciones de que encontremos planetas similares a la Tierra en 10, 20, 30 años luz desde el Sol”.

Una vez se conozca la frecuencia de planetas habitables similares a la Tierra en nuestra vecindad, los científicos podrán diseñar mejores telescopios espaciales capaces de fotografiar estos mundos y detectar las moléculas necesarias para la vida, tales como agua y oxígeno, y posiblemente incluso las creadas por la vida, tales como el metano, dijo Boss.

¿Por qué tardaste tanto?

El físico Enrico Fermi, que vivió en la primera mitad del siglo XX y es conocido por desarrollar el primer reactor nuclear, pensaba que había vida inteligente más allá de la Tierra, pero se hizo la famosa pregunta sobre por qué no habíamos tenido noticia de ellos aún (esta cuestión se conoce como la Paradoja de Fermi), escribe Boss en su libro.

“La respuesta a esta cuestión varía desde lo práctico a lo suicida”, dijo Boss a los periodistas el sábado.

La versión suicida: “Tal vez significa que las civilizaciones que son capaces de enviarnos señales de radio no duran tanto. … ¿Realmente pensamos que nuestra civilización va a durar mil millones de años?”

La versión práctica: “Existe una baja probabilidad de éxito [como se ve en el trabajo de SETI], pero si encuentras algo tienes un hallazgos inmensamente importante”.

Viajar incluso a la estrella más cercana orbitada por un planeta con vida habitable nos llevaría cientos de miles de años, comentó.

Mientras tanto, el impacto de CoRoT y Kepler al encontrar planetas similares a la Tierra alrededor de estrellas como el Sol sería enorme, dijo Boss.

“Una vez encontremos el primero, tendremos la seguridad de que realmente están allí”, dijo Boss. “Simplemente encontrando el primero seremos capaces inmediatamente de decir, ‘Bueno, si hemos encontrado uno alrededor de una estrella cercana, multiplicándolo por el volumen de estrellas observadas contra aquellas en las que no se ha observado, podemos deducir que debe haber billones de ellos sólo dentro de nuestra galaxia’. Por lo que encontrar el primero tendrá unas enromes implicaciones sobre cuántos hay en toda la galaxia así como en todo el universo”.



Autor: Robin Lloyd
Fecha Original: 19 de febrero de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *