El principio de certidumbre

Desde la evolución al cambio climático, las verdaderas guerras culturales tratan sobre el lenguaje, no sobre la ciencia. Para ganar estas guerras, la ciencia necesita cambiar la forma en que habla sobre el conocimiento.

Los creacionistas y aficionados al “diseño inteligente” tienen una táctica de guerrilla para minar los libros de texto que no se ajustan a sus creencias. Colocan una pegatina en la portada que dice, “La evolución es una teoría, no un hecho, respecto al origen de los seres vivos”.

Este es el argumento central de los que niegan la evolución: la evolución es una “teoría” no demostrada. Para la gente que trabaja con la ciencia, ésta es una treta increíblemente molesta. Aunque es cierto que los científicos se refieren a la evolución como una teoría, en ciencia la palabra “teoría” significa una explicación de cómo funciona el mundo que ha soportado repetidas y rigurosas pruebas. Difícilmente es un término despectivo.

Pero para la mayor parte de la gente, una teoría significa una opinión caprichosa que te sacas, digamos, de la manga. Es un insulto, en realidad, una forma simplista de descartar un punto de vista: “ah, bueno, eso es sólo tu teoría”. Los científicos usan “teoría” en una forma específica, el público en otra, y los oponentes de la evolución han explotado de forma experta esta desconexión.

Resulta que, la verdadera guerra cultura en la ciencia no es en absoluto sobre ciencia, es sobre el lenguaje. Y para luchar en esta guerra, tenemos que cambiar la forma en la que hablamos sobre el conocimiento científico.

Los científicos ya están sopesando esto. El pasado verano, la físico australiana Helen Quinn inició un animado debate con un ensayo argumentando que los científicos son demasiado cautelosos cuando debaten sobre el conocimiento científico. Son inherentemente demasiado cautelosos, señala. Incluso cuando están seguros al 99 por ciento de una teoría, saben que siempre existe la posibilidad de un nuevo descubrimiento que podría darle la vuelta o modificarla.

Por eso, cuando los científicos hablan sobre cuerpos de conocimiento bien establecidos – particularmente en áreas como evolución o relatividad – cubren sus apuestas. Dicen que “creen” que algo se cierto como en, “Creemos que en el periodo Jurásico estuvo caracterizado por un clima húmedo tropical”.

Este lenguaje deliberadamente matizado queda horriblemente malinterpretado y a menudo retorcido en discursos públicos. Cuando una persona media escucha frases como los “científicos creen”, lo leen como si fuese, “Los científicos en realidad no pueden demostrar esto, sino que lo toman como un acto de fe”. Después de todo, “Eso es sólo lo que tú crees” es una forma común de dejar a alguien fuera de juego.

Por supuesto, los cruzados anti-evolución se han dado cuenta de que el lenguaje es la munición de la guerra cultural. Por esto es por lo que les encanta incluir palabras tales como “teoría” en la ciencia. Se aprovechan de la fuerza intelectual del lenguaje científico – su precisión y cuidado- y las usan como armas en contra de la propia ciencia.

Existe una defensa contra esto: modernizar el léxico de la ciencia. Si los anti-evolucionistas insisten en explotar la falta de comprensión pública de palabras como “teoría” y “creencia”, entonces no deberíamos luchar contra eso. “Tenemos que ser menos cautelosos en público cuando hablamos sobre conclusiones científicas sobre las que existe un consenso general”, argumenta Quinn.

¿Qué sugiere? Para la ciencia bien establecida y auténticamente sólida, dejar de usar por completo la palabra “teoría”. En lugar de eso, vamos a revivir un lenguaje mucho más venerable y referirnos a tal conocimiento como “ley”.

Como con la Ley de la Gravedad de Newton, la gente intuitivamente entiende que una ley es una regla que se mantiene como cierta y que debe obedecerse. La palabra ley expresa precisamente el mismo sentido de autoridad con el público que “teoría” tiene en los científicos, pero sin el bagaje lingüístico.

La evolución es sólida. Incluso basamos la industria de las vacunas en ella: cuando vamos en tropa a la consulta del doctor cada invierno para conseguir una vacuna contra la gripe – una inoculación contra la última evolución de la enfermedad – estamos tratando a la evolución como una ley. ¿Por qué no simplemente decir la “ley de la evolución”?

Lo mejor de todo, resulta ser una especie de jiujitsu lingüístico. Si alguien dice, “No creo en la teoría de la evolución”, puede sonar como algo razonable. No obstante, si alguien proclama, “No creo en la ley de la evolución”, suena a locura. Es equivalente a decir, “No creo en la ley de la gravedad”.

Es hora de darnos cuenta de que simplemente el público nunca dará a las palabras concretas el mismo significado científico concreto. Nunca vamos a comunicar por completo lo maravilloso y noble que hay en el rigor y precaución científico. El discurso público es inevitablemente político, por lo que tenemos que hablar sobre la ciencia de una forma que podamos ganar la batalla política, no en términos inciertos.

Al menos, esa es mi teoría.


Autor: Clive Thompson
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (31)

  1. Leviatán

    Es un problema de formación, como en tantas otras ocasiones.
    Hay que dejar bien claros, de una parte, conceptos como Teoría, Hecho, Observación, Medida, Hipótesis, Ley … y de otra parte conceptos tales como Creencia, Fe, Dogma, Mito, Literatura Fantástica.

  2. Una reflexión muy necesaria en estos tiempos que corren, donde la perversión del lenguaje pesa más que el conocimiento.

    Con tu permiso enlazo el artículo en mi blog a modo de redifusión.

  3. @Leviatán: Como se comenta en el artículo, posiblemente sea una batalla perdida la de tratar de inculcar esos conceptos al ciudadano medio. Son ideas muy arraigadas con una carga semántica implícita y tratar de cambiar esa visión será una tarea mucho más ardua que cambiar el léxico científico para que se ajuste mejor al de “la calle”. La ciencia cada día es más cuestión de política y sociedad, y hay que adaptarse al medio para sobrevivir, y sobre todo, para comunicarse de forma útil.

    @Manuel: Un placer, como siempre.

    • Leviatán

      Se habla de batalla, de política, de discurso … Pienso que la ciencia no necesita, ni en este caso de evolucionismo vs. creacionismo ni en ninguna otra situación, de ‘adeptos’ (y mucho menos de ‘fanáticos’ , como ellos) que defiendan la ‘causa’ de la ciencia en ninguna batalla, dialéctica o no. No es necesario. Los hechos son demostrables, la evolución es contrastable. La religión es un dogma, la creación una fábula y los creacionistas unos palurdos anclados en los tiempos del puritanismo a los que se debe colocar en el sitio que les corresponde sin necesidad de tener que modificar el lenguaje empleado, usando las pruebas, los hechos y las Teorías (científicas, eso sí ). Frente a eso que los fanáticos las refuten con pruebas válidas y contrastables, no con la manipulación sobre la acepción de una palabra.
      En último término, creo que sería contraproducente por las mismas razones que se esgrimen. Dado que la ciencia no es un dogma y se modifica en funcion de los nuevos descubrimientos, el calificar de ‘Ley’ a algo así puede devaluar el significado de la palabra, y ser utilizado como munición por parte de los involucionistas.

      saludos

  4. El principio de certidumbre…

    A continuación reproduzco un artículo de Ciencia Kanija, firmado por Clive Thomson (aquí se puede leer el original) acerca de cómo la perversión del lenguaje científico sirve para propósitos, irónicamente, acientíficos.
    Desde la evolución al …

  5. SIGRESMAN

    La “teoría de la Evolución” ha muerto.
    Larga vida a la “Ley de la Evolución de Darwin”.

    Imprescindible articulo.

  6. El principio de certidumbre…

    [c&p] Desde la evolución al cambio climático, las verdaderas guerras culturales tratan sobre el lenguaje, no sobre la ciencia. Para ganar estas guerras, la ciencia necesita cambiar la forma en que habla sobre el conocimiento. Los creacionistas y …

  7. Schkracsh

    ¿Y qué pasa con el teorema de Pitágoras, que ni siquiera llega a ser una teoría? ¡Ese tal Pitágoras era un mindundi y su teoría no se la cree nadie, hombre!

  8. Curioso artículo. Bueno, éste problema sólo lo tienen en EE:UU; con lo símios que son no me extraña que no crean en la ‘ley de la evolución’. Hay cosas que se tienen que haber experimentado en las propias carnes para reconocerlas jejeje.

    De todas formas, hay que admitir que la ciencia mecánica moderna, al basarse en el empirismo, es dogmática. Lo que sucede es que nos resulta sumamente útil para manipular la naturaleza; todo al contrario que estas ideosincracias teológicas basadas en la Biblia y los milagros.

    Hay que ser honestos: la ciencia está muy lejos de poder decirnos qué es realmente cuanto vivimos. Lo que hace es establecer relaciones entre medidas empíricas. Y la verdad, la ‘ley’ de Darwin arrastra serios problemas, más allá de que tengamos que preocuparnos de que esos simios que viven en EE.UU comulguen con estas investigaciones.

    No sé qué va a ser peor, si creer en la no evolución o creer que las ‘leyes’ de la física son la ‘Verdad’ y hacen funcionar realmente el mundo. A fin de cuentas, como decía Einstein, tanto una opinión como otra se sustenta sobre la necesidad de que exista Dios… aunque no sea el mismo tipo de Dios.

    Los científicos también son dogmáticos. Y hay pocos que sepan reflexionar más hallá de su laboratorio.

    • SIGRESMAN

      “hay que admitir que la ciencia mecánica moderna, al basarse en el empirismo, es dogmática.”
      Todo lo contario, al basarse en el empirismo deja de ser dogmatica. Una observacíon empirica que contradiga lo establecido por las “leyes cientificas” debe ser explicado dentro de estas o dichas leyes son abandonadas. Asi paso con las “ley de Gravitacion de Newton” o la teoria de particulas clásica, que no explicaban lo observado y tuvieron que o bien ser extendidas por la “Ley de la Relatividad General” o directamente ser abandonadas y sustituidas por la “Ley de la Mecanica Cuantica de particulas”.

      “Hay que ser honestos: la ciencia está muy lejos de poder decirnos qué es realmente cuanto vivimos.”
      Efectivamente seamos honestos, no se cuanto de cerca estaremos de la meta, pero lo que si coincidiras conmigo es que la ciencia es la unica disciplina humana que ha salido del punto de partida. ¿O es que realmente se ha avanzado algo hablando de Dios? podrían estar toda la vida del Universo hablando dos personas sobre si Dios es cuadrado o redondo sin llegar a ninguna conclusión.

    • Darío

      Cuándo se mezcla de esta manera absurda filosofía mal digerida con conceptos de ciencia no entendidos, encontramos comentarios como este.

      El artículo da mucho para pensar, gracias por el esfuerzo de la traducción.

      Saludos.

  9. A fin de cuentas, como decía Einstein, tanto una opinión como otra se sustenta sobre la necesidad de que exista Dios… aunque no sea el mismo tipo de Dios.

    ¿Einstein habló alguna vez de la “necesidad” de la existencia de dios? ¿Podrías aclarar este punto con alguna cita?

    Los científicos también son dogmáticos. Y hay pocos que sepan reflexionar más hallá de su laboratorio.

    Para hacer semejante afirmación deberías dar datos, creo yo.

  10. No recuerdo exactamente lo que dice Einstein (lo puedes encontrar en sus artículos científicos) pero comenta algo así: “el estudio mecánico de la naturaleza nos aparta de la superstición en la medida que nos enseña el mundo a través del causa-efecto. Sin embargo, tras esto (que la naturaleza sea regular y causal) se esconde una creencia más profunda aún, comparada si cabe al sentimiento religioso, de que la naturaleza es racional.” Luego es sabido que Einstein participa bastante del Dios de Spinoza, que es una entidad ilimitada que se causa a sí misma manifestando un comportamiento completamente racional. De todas formas es sabido que concebir al naturaleza de forma mecánica (mediante el principio de mínima acción) conlleva graves problemas, entre los cuales están el poder introducir una entidad incognoscible como fundamento.

    En cuanto al dogmatismo del empirismo, cabe decir que estamos ante la qüestión de sí nuestras medidas empíricas son verdades immediatas. La mecánica considera que una medida es una verdad immediata, algo firme sobre el cual poder construir un conocimiento verdadero, es decir, científico. Lo que sucede es que esto no se ha estudiado demasiado porqué no interesa; sólo interesa que las fórmulas funcionen y se toman los hechos empíricos como verdades. entonces, se dice: la naturaleza es el conjunto de los hechos empíricos. Y esto es dogmatismo… además, se puede criticar.

    Saludos.

    • Luego es sabido que Einstein participa bastante del Dios de Spinoza, que es una entidad ilimitada que se causa a sí misma manifestando un comportamiento completamente racional.

      Lógico sí, racional no. Puntualicemos: un comportamiento racional implica cierta inteligencia, pero Einstein nunca asignó dicha característica a la Naturaleza.

      En cuanto al dogmatismo del empirismo, cabe decir que estamos ante la qüestión de sí nuestras medidas empíricas son verdades immediatas.

      Me parece que te has quedado un poco desfasado. Tu discurso quedaría bien hace un par de siglos, cuando todavía se creía firmemente en la separación entre mente y cuerpo, la existencia de una realidad no alcanzable mediante los sentidos o la observación directa de los fenómenos físicos.

      Ahora bien, ¿cómo se observa la frecuencia de una onda electromagnética? ¿Cómo se establece la velocidad de la luz o el efecto del choque entre dos partículas subatómicas?

      El razonamiento que subyace a esa filosofía del “dogmatismo empírico” es la falibilidad de los sentidos. Y efectivamente, es complicado saber si tal o cual luz de un cuerpo cósmico presenta cierto corrimiento al rojo sin utilizar ayuda. Pero resulta que a día de hoy la física no tiene que confiar única y exclusivamente en los sentidos ya que se cuenta con aparatos de medición capaces de obtener datos allí donde los sentidos no pueden llegar.

      Respecto a lo que dices sobre Poincaré, ¿qué mitos? No son mitos, son conceptos mentales que se utilizan para nombrar fenómenos, por ejemplo. Ciertamente no existe la velocidad como tal, existe un cambio de posición en el tiempo que quizá otra civilización llame o mida de otro modo, o ni siquiera lo haga. Pero eso no resta validez a la convención utilizada para representarla.

      Por último decir que la ciencia no es ni puede ser dogmática porque ninguno de sus principios es inamovible. Esto es, una teoría, ley, principio, etcétera… Son válidos mientras “funcionen”, esto es, mientras su validez sea confirmada y no se hallen contraejemplos.

      No nos pasemos con el platonismo y sus verdades ideales no alcanzables a través de los sentidos…

  11. Hay ademásotras cosas interesantes en el mundillo de la ciencia. Poincaré las trabajó un poco hace 100 años, pero quedaron ahí… como muertas. Por ejemplo, conceptos como velocidad (por supuesto espacio-tiempo), temperatura, cuerpo, són mitos. Aunque, cabe matizar, que sean mitos no significa que sean conceptos completamente arbitrarios, sino que se adoptan en la medida que consideramos que la realidad los acepta. Pero con ellos no conocemos la realidad, aunque bien es cierto que nos hacemos una idea a nuestra manera.

  12. a Sigresman: perdona, ahora veo tu comentario.
    Sólo voy a decir dos cosas al respecto: dices “una observacíon empirica que contradiga lo establecido por las “leyes cientificas” debe ser explicado dentro de estas o dichas leyes son abandonadas”. Bueno, eso no es del todo exacto. Parece ser, más bien, que la ciencia es vastante femenina y sólo se abandona una teoría o una ‘ley’ si tiene otra a qué agarrarse. De todas formas, esto no tiene nada que ver con el dogmatismo, ni lo confirma ni lo refuta. El dogmatismo presupone que existe la Verdad y en consecuencia, cree que hay opiniones verdaderas y por tanto, otras de supersticiosas o falsas.

    En cuanto a lo que me comentas sobre el progreso científico confeso que me parece un tema peliagudo porque es fácil ser sofista al respecto; aunque cabe decir lo serprendente que resulta estudiar la cantidad ingente de textos relacionados con la naturaleza de Dios que se han escrito durante siglos. Para esos hombres, parece ser, que sus sacrificios intelectuales no eran en vano; esto lo pensamos nosotros, pero porque, entre otras cosas, llevamos otra forma de vida.

  13. Turok

    Deberíamos aprender todos dos lenguajes:el gramatical y el matemático.El lenguaje de la ciencia siempre ha sido la matemática.Si todos tuviesemos unos buenos conocimientos matemáticos entenderiamos realmente la ciencia.Ponganles vds. a los señores creacionistas y asimilados las fórmulas de la estructura estelar (por poner un solo ejemplo)en una pizarra a todos esos charlatanes, creyentes en la “danza de la lluvia”, y que las refuten, si les apetece con otras fórmulas.Luego ya se las revisará por pares y se las contrastará con los experimentos.Y, es cierto, convendría empezar a dejar de hablar como lo hizo Einstein sobre conceptos panteistas que sólo crean confusión, especialmente cuando se vá de mala fe.Einstein dejó dicho bien claro que él no creia en un Dios personal que castiga a objetos de su creación y que el miedo a la muerta y la necesidad de una vida éterna, son producto de actitudes más bien temerosas y egoistas.La Evolución está archicomprobada y la secuenciación de genómas no ha hecho más que confirmar lo que Darwin ya suposo.Sólo los genes que consiguen adaptarse y reproducirse, los más hábiles, que no los más “fuertes”, sobreviven.Bien esto ya está más que visto y comprobado.Esos tipos del creacionismo y asimilados, solucionan los misterios….con más misterios.El Microscopio y el Telescopio..deberían haber enviado a todos los chiflados esos a un parque temático.Siguen ahí.Todos conocemos cuales son las razones de que eso sea así.¿O no?

  14. Es cierto que he cometido muchas faltas de ortografía y otras tanto de sintaxis, pero escribí rápido y no veía nada bien la pantalla.

    Bueno, sobre lo de que yo soy platónico por el hecho de dudar de los hechos empíricos (cuanto podemos medir) dice muy poco de ti, la verdad. Porque ciertamente puedo poner en duda que la realidad sea, precisamente, sólo cuanto medimos, y no por eso niegue cuanto experimentamos, puesto que nuestra experiencia y nuestras medidas empíricas no son lo mismo. Y cuento esto porque aquello que tu llamas ciencia, que no es más que una visión mecánica de cuanto experimentamos, nunca trabaja sobre la experiencia bruta, sino sobre medidas. Y las medidas están muy lejos de darnos verdades immediatas.

    Un ejemplo de que la mecánica arrastra las teorías fijadas, aunque no cuadren con cuanto se experimenta, mientras no tenga otras de ‘mejores’ que las sustituyan, podría poner la misma de la relatividad general. Desde mediados del siglo XIX se sabía que la mecánica newtoniana fallaba. Y no sólo que fallaba sino que se sabía que era conceptualmente falsa: se sabía que la idea de que existen fuerzas a distancia era insostenible. Mach, por ejemplo, hacia 1880 intentó reformular la mecánica Newtoniana aplicando su principio de inercia, pero sin éxito. Mientras tanto, se continuaba usando a Newton impunemente para hacer los cálculos como si nada. Y como es sabido por todos, hasta 1915 no se abandonó a Newton para realizar gran parte de los cálculos y las suposiciones cosmológicas. Con el problema del cuerpo negro pasó lo mismo; y así, podría poner indefinidamente ejemplos.

    Dices que los dogmáticos no pueden cambiar de ideas. Platón mismo, por ejemplo, era dogmático y al final de su vida puso en duda cuanto había escrito. Pero era dogmático porqué creía que, aunque a los hombres nos resultara imposible descubrir la Verdad, ésta sí existe.

    Dogma significa opinión y el dogmatismo defiende que debe de existir un tipo de opiniones humanas que nos descubran la Verdad. Y es que no ser dogmático es no creer en la existencia de la Verdad, como en el caso de Sexto empírico y los escépticos.

    En fin, he dado razones para mostrar, Sigresman, que no tienes razón… por más que ladres. Y quizás debieras leerte a Platón antes de rajar de él sin haberlo estudiado.

    • SIGRESMAN

      Lo que has cometido no son muchas faltas de ortografía, aqui y en tu Blog, que se disculpa porque todos escribimos rapido, sino que cometes el pecado de la soberbia.
      Sigues confundiendo hacer uso de lo que no ha dejado de tener vigencia, con querer negar la realidad, eso no es dogmatismo es ser consecuentes pues no se tiran de un artefacto las partes que aún funcionan.
      Muy bueno te has inventado de un plumazo lo que para ti significa Dogma y te has quedado tan ancho. Espero tu proximo libro, porque para defender en tu Blog que lo “Lo bueno, si breve, dos veces bueno” en tus comentarios estas siendo doblemente malo.

  15. ersuniel

    Con pesar, constato el aterrizaje en este foro de esta nueva especie de escolásticos al servicio de la caverna en todas sus variantes. No sólo, como certeramente señalan Jorge e Iván, no se discute de buena fe y con mejor intención, sino que se busca el mero lucimiento y relumbrón del propio ombligo. Eso no es honestidad y menos método cientifico, es sólo marear perdices. El último párrafo demuestra su catadura de forero profesional. Hay más, pero paso de darte el gusto. En fin, he avanzado de la sorpresa al cabreo, dado que este sitio siempre se ha distinguido por el respeto y la honestidad de las opiniones, sean cuales fueren y sin hacer menoscabo de la diferente formación de cada cual. Mi intención al acabar de leer el artículo, era felicitar al sr. Kanijo por la pertinencia y perspicacia de este tema, que engloba tantos otros y, por supuesto, en un momento en que sufrimos el embite de los de siempre en nuevos formatos y mienten cuando dicen que no nos afecta

  16. ersuniel

    En fin, no sé qué ha podido pasar porque, no sólo se ha cortado el comentario, sino que se ha insertado entre otros anteriores. Bueno, no es mi intención enrollarme. Reitero mis felcitaciones por el artículo al sr. Kanijo (del que colijo que se llama Manu) y a los comentaristas honestos. No así al representante de la caverna que me importa bien poco sea de Platón o de neoPlatón.

  17. Fran

    Enhorabuena por tu blog!!!
    Pese a ser un simple aficionado a la divulgación científica creo ver que esta disciplina es la única que realmente a ayudado y mejorado a las personas y a sus vidas… Y sí, creo que la realidad es que la gente normal no valora lo que significa la ciencia para sus vidas, y lo que es peor, la inmensa mayoría no entienden ni de creacionismo ni de evolución…
    Así que si las empresas utilizan disciplinas como el marketing para conseguir unos determinados objetivos (conocer a la gente para venderle lo que desea) por qué no puede hacerlo la ciencia. La pseudociencia creacionista y otras como la cienciología, lo saben, hacen marketing y con ello manipulan a la gente normal, y me temo que con el propósito de conseguir influenciarlos en unos determinados sentidos que presumo poco honestos… Por tanto si los objetivos de la ciencia son honestos ,el conocimiento basado en demostraciones, creo que debe utilizar esta técnica y otras… ya que si consigue el apoyo de la gente, esto no sera simple apoyo, se transformará automáticamente en apoyo político y por tanto, en un apoyo nada despreciable y muy necesitado hoy en día, apoyo monetario…
    Saludos y enhorabuena de nuevo!!!

  18. A Sigresman. Primero, que la soberbia sea un pecado me suena a bíblico… y muy poco científico. De hecho, si analizas tus propios comentarios verás en ellos muy poca actitud realmente científica ¡Sólo te faltaba desgarrarte la camisa! Vaya por donde, me está insultando un fanático de la ciencia… ¡Qué risa!

    Por cierto, cómprate un diccionario griego para qué te oriente sobre el significado de dogma.

    En cuanto a lo que dice JorgeC ¡Oye macho estás diciendo lo que yo y encima me llamas Sofista! Joder, o yo escribo muy mal o no sabéis leer… o las dos cosas jejeje.

    En fin, podéis continuar echándome toda vuestra impotencia mental encima. Yo zanjo este tema… Y no hace falta Sigresman que te pases por mi Blog, es obvio que no estás al nivel. Te recomiendo que te dediques a otras cosas, disfrutarás más.

    Saludos fanáticos de la ciencia. Y seguid luchando por la Verdad hasta… la muerte. A ver si así lográis descubrirla.

  19. Turok

    Quienes hablan de Platón acaso desconozcan el hecho de que tal personaje tenía como lema de su Academia y en su puerta-escrito sobre piedra-”Nadie entre aquí sin saber geometría”.Que hablaba de poetas,filósofos y artistas en general, como de gentes que siempre estan fuera de la realidad y que se guian por sus instintos y sus pasiones,antes que por criterios racionales.A Platón lo que le interesaba era más bien como funcionaba el mundo físicamente.O sea lo mismo que a los científicos.Lo digo por que algúnos se arrogan la idea de un Platón de “Letras”, cuando su mente era más bien experimental y por tanto sería más de “Ciencias” .

  20. Mauro

    Muy acertado el post. Me ha sucedido muchas veces que uno habla de “Teoría Científica” y la gente responde con “Es que hay teorías para todo” o “es sólo una teoría”, relativizando el peso de la misma.

    Saludos y gracias por la reflexión.

  21. [...] en Febrero 27th, 2009 Hoy he leido un artículo bastante interesante, traducido al español en ciencia kanija.  Habla sobre la evolución, el creacionismo y la tontería que les funciona a los creacionistas [...]

  22. Alex Tellez

    Es lamentable que haya necesidad de plantear un cambio en el lenguaje gramatical científico para que la gente llana no se deje manipular por sinverguenzas,caraduras,timadores,chantajistas,especuladores y “vendelibrossagrados” como son los creacionistas,como son la religión cristiana,musulmana,judía,budista,etc,como son los videntes,los quiromantes y demás hierbas.

    Pero es triste que entre personas “científicas” como son las que acuden a este blog, se sigan debatiendo dogmas platónicos,ideas supranaturales, fundamentos incognoscibles y “Verdades”.

    Aquí sólo hay una puta verdad y ésta es la realidad que “sentimos”,ustedes,yo,en usa o en villaberzas del adoquín.Esta realidad que sentimos la podemos medir gracias a nuestros sentidos (nuestra “inteligencia” es otro sentido más) por que tenemos las herramientas para hacerlo y además las tenemos para eso.La única diferencia entre Newton y Einstein,y por supuesto Platón, es el “refinamiento” de esas herramientas a través de la experiencia y de la historia del hombre.Y es esta realidad la única “Verdad”.Si luego me dejo timar con fes,dogmas y demás deidades es responsabilidad exclusivamente mía.

    Por si alguien se lo preguntara,no tengo ni el cou.pero siento la realidad tan genuinamente como todos ustedes.

    Pd:Dr. Kanijo,muchas gracias por su esfuerzo con el blog.

    Saludos.

  23. Darío

    Y como de costumbre, cada vez que aparece un buen artículo, o una buena traducción como la presentada aquí, no falta el que dice que no podemos conocer, que la ciencia está mal, que todo falla, que … ellos representan a la mamá de los pollitos.

    Gracias por la traducción.

  24. SIGRESMAN

    Creo que me he pasado un poco, asi que Manu si puedes borra mi comentario anterior. Me conformo con decirle a RDC que veo extremadamente “sofistas” sus comentarios anteriores.

    sofista.
    1. adj. Que se vale de sofismas.

    sofisma.
    1. m. Razón o argumento aparente con que se quiere defender o persuadir lo que es falso.

  25. JorgeC

    Cito a RDC: “… Desde mediados del siglo XIX se sabía que la mecánica newtoniana fallaba. Y no sólo que fallaba sino que se sabía que era conceptualmente falsa: se sabía que la idea de que existen fuerzas a distancia era insostenible. Mach, por ejemplo, hacia 1880 intentó reformular la mecánica Newtoniana aplicando su principio de inercia, pero sin éxito. Mientras tanto, se continuaba usando a Newton impunemente para hacer los cálculos como si nada…”.
    Si el modelo continuaba en uso es porque era útil. Incluso, la mecánica newtoniana sigue siendo útil hoy en día, dependiendo del ámbito dónde se aplique. Y ello es porque la ciencia no busca ninguna verdad, sino por el contrario desarrollar modelos que permitan predecir resultados futuros. Para romper una nuez podemos presionar fuertemente dos nueces entre las manos hasta que una de las cáscaras ceda. También podemos usar un martillo o una herramienta especialmente diseñada para ello. Pero ello no quiere decir que algunos de estos métodos estén más cerca de la Verdad que otros. Hasta puede ser irrisorio hablar de una Verdad en este ámbito.
    Yo tampoco creo que RDC esté discutiendo de buena fe.
    Respecto del artículo, coincido en el análisis hecho por Clive Thompson, excepto en la conclusión. Como vemos en la opinión de RDC, es muy fácil confundir con sofismas, sean realizados sólo para molestar a quienes actúan de buena fe o sean realizados para tener una lugar importante o “ganar” una discusión. Pensemos que más temprano que tarde aparecería una “ley de diseño inteligente”.

  26. Iván

    Desde luego escribiendo cosas como verdad con V, parece dejar claro cuales son sus convicicones reales y por donde van los tiros de sus pensamientos, coincido con jorge, no creo que discuta de buena fe, sino que no solo no entiende de ciencia sino que tergiversa con el lenguaje para pretender que las cosas sean como prefiere.
    Muy al estilo de creacionistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *