¿OVNIs o relámpagos a gran altura?

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Duendes (sprites) sobre tormentas eléctricas en Kansas el 10 de agosto de 2000, observados en la mesosfera, con una altitud de 50-90 kilómetros como respuesta a potentes descargas de rayos procedentes de tormentas troposféricas. Crédito: Walter Lyons, FMA Research, Fort Collins, Colorado

Aproximadamente el 90% de los avistamientos OVNI pueden ser explicados con facilidad, y normalmente sin malinterpretaciones visuales de meteoros, globos climáticos, bandas de pájaros, dirigibles, o incluso la Luna. Aquí tenemos una más para añadir a la lista de objetos erróneamente identificados como OVNIs: duendes. No, nos referimos a los duendes similares a elfos o trolls, sino a un fenómeno natural que tiene lugar durante las tormentas eléctricas. “Los duendes aparecen sobre la mayor parte de las tormentas eléctricas”, dijo Colin Price de la Universidad de Tel Aviv, “pero no los hemos visto hasta hace poco. Están a gran altura en el cielo y duran apenas una fracción de segundo”. Aunque existe un gran debate sobre la causa o función de estos misteriosos destellos en el cielo, Price dice que pueden explicar algunos extraños informes de avistamientos OVNI.

Los duendes se describen como destellos en la alta atmósfera, entre los 50 y 120 km sobre el suelo, mucho más alto que los 10 a 15 km donde tienen lugar los relámpagos normales.

“Los relámpagos procedentes de las tormentas eléctricas excitan el campo eléctrico por encima, produciendo un destello de luz conocido como duende”, explicó Price, jefe del Departamento de Geofísica y Ciencias Planetarias de la Universidad de Tel Aviv. “Ahora comprendemos que sólo un tipo específico de rayo es el que dispara el inicio de los duendes por encima”.

Aunque los duendes han existido durante millones de años, se observaron y documentaron por primera vez por accidente en 1989 cuando un investigador que estudiaba estrellas estaba calibrando una cámara apuntada hacia la atmósfera lejana donde tienen lugar los duendes.

“Los duendes, que sólo tienen lugar en conjunción con las tormentas eléctricas, nunca ocurren por sí mismos, y son primos de otros fenómenos naturales conocidos por los eléctricos atmosféricos como “elfos”, “goblins” y “trolls””, dijo Price. Estos destellos son conocidos así porque parecen “danzar” en el cielo, lo cual puede explicar algunos avistamientos OVNI.

Price ha liderado a estudiantes y otros investigadores en el estudio de los duendes desde hace años, y la Universidad de Tel Aviv ha sido uno de los líderes en la investigación del fenómeno. Ahora, Price y sus estudiantes se han unido a estudiantes de la Universidad Abierta y la Universidad Hebrea para tomar imágenes tridimensionales de duendes para lograr una mejor comprensión de su estructura. Usando cámaras montadas en el terreno controladas de forma remota, los investigadores son capaces de observar las tormentas eléctricas que producen los duendes cuando aún están en el Mar Mediterráneo.

Usar estas nuevas técnicas de cámara ha revelado las estructuras circulares de los duendes, que son muy parecidas a velas de cumpleaños. Usando triangulación, Price y su equipo también ha sido capaz de calcular las dimensiones de las características de los duendes. “Las velas de los duendes tienen una altura de 23 kilómetros, y el cúmulo de velas con un diámetro de 70 km — ¡realmente parece una enorme fiesta de cumpleaños!”

Debido a su altura, los duendes también pueden tener impacto sobre la química de la capa de ozono de la Tierra. “Debido a que son relativamente poco frecuentes, el impacto global es probablemente pequeño”, dijo Price. “Pero estamos investigando eso ahora”.



Autor: Nancy Atkinson
Fecha Original: 23 de febrero de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *