Vida extraña encontrada en los Grandes Lagos

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Muestras de agua de una de las áreas de sumideros cerca del agua subterránea pura, impulsando el crecimiento de alfombras de cianobacterias púrpuras. Crédito: Russ Green, Thunder Bay National Marine Sanctuary

Los científicos han encontrado algunas formas de vida extraña en el Lago Hurón.

Las peculiares formaciones geológicas dan soporte a columnas flotantes y alfombras púrpuras de microbios que viven en el enclave de los Grandes Lagos, informan los científicos. La extraña biología es más similar a la que se encuentra en algunos de los entornos más extremos de la Tierra.

Las alfombras se sitúan a 20 metros bajo la superficie del Lago Hurón — el tercero más grande de los Grandes Lagos de Norteamérica — donde los investigadores han encontrado sumideros hechos por el agua al disolver partes de un antiguo lecho subyacente.

Alrededor de estos sumideros hay unas brillantes alfombras púrpura de cianobacterias – primas de los microbios que se encuentran en las profundidades de los lagos permanentemente helados de la Antártica — y pálidas colas de caballo flotantes de otras vidas microbianas. El agua allí es densa, sin oxígeno y salada, y por tanto hostil a las formas de vida más familiares y más grandes de los lagos.

Los científicos informan de que los profundos sumideros actúan como cuencas de anclaje para la materia animal y vegetal muerta y en descomposición y recolectan un suave y negro fango de sedimentos coronados por una película bacteriana.

Estos entornos también son similares a los que encontramos en las fumarolas hidrotermales en las profundidades marinas y filtraciones frías, donde también pueden encontrarse muchas extrañas formas de vida.

En el agua carente de oxígeno, las cianobacterias llevan a cabo la fotosíntesis usando compuestos de azufre en lugar de agua y emiten sulfuro de hidrógeno, el fétido gas de los huevos podridos. Allí donde los sumideros son más profundos y falta la luz, los microorganismos usan compuestos químicos en lugar de la fotosíntesis para metabolizar los sulfurosos nutrientes.

El agua subterránea bajo el Lago Hurón disuelve minerales del difunto lecho marino y los lleva al lago para formar estos exóticos y extremos entornos, dijo Bopaiah A. Biddanda de la Universidad Estatal de Grand Valley, en Muskegon, Michigan. Biddanda es uno de los líderes del estudio de estos extraños entornos.

“Tienes un lago de agua dulce prístina que tiene el equivalente a materiales de hace 400 millones de años… que están siendo impulsados hacia el lago”, dijo el co-líder Steven A. Ruberg del Laboratorio de Investigación Ambiental de los Grandes Lagos de la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica (NOAA).

Biddanda, Ruberg y sus colegas intentan comprender hace cuánto que los minerales que ahora entran en el lago fueron depositados y cómo de rápido llega esta salmuera salada.

El trabajo, descrito en Eos, una publicación semanal emitida por la Unión Geofísica Americana, “podría también llevar al descubrimiento de nuevos organismos y procesos bioquímicos anteriormente desconocidos, aumentando nuestra exploración de la vida en la Tierra”, dijo Biddanda.


Autor: Plantilla de LiveScience
Fecha Original: 24 de febrero de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *