¿Podría haber organismos viviendo ocultos dentro del Monte Olimpo?

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Desde la órbita, el Monte Olimpo domina el paisaje de la región de Tarsis en Marte. A 24 kilómetros de altura, y con 550 kilómetros de diámetros, el descomunal volcán es aproximadamente tres veces más alto que el Monte Everest. Pero el Monte Olimpo tiene una estructura que está un tanto ladeada: está alargado hacia el noroeste, y acortado hacia el sureste. Un nuevo estudio revela que esta “asimetría” puede significar magma caliente y posiblemente agua que podría estar lo suficientemente cerca de la superficie del Monte Olimpo para soportar bacterias termofílicas (les gusta el calor) como las que se encuentran cerca de las fumarolas hidrotermales de la Tierra.

Aunque nunca se ha observado o detectado actividad volcánica en el Monte Olimpo mediante una nave orbital, la superficie de la vertiente noroeste se ha datado desde 115 millones de años de antigüedad hasta apenas 2 millones de años en una región. Esto es muy reciente en términos geológicos, sugiriendo que la montaña puede haber pasado por alguna actividad volcánica.

Para probar y comprender por qué el Monte Olimpo está ladeado, los investigadores Patrick J. McGovern y Julia K. Morgan del Instituto Planetario y Lunar y la Asociación de Universidades de Investigación Espacial, construyeron una simulación por ordenador detallada del volcán. Encontraron que la única forma en que podría haber obtenido esa forma es si, cuando estaba activo, la lava se acumuló en la cima de capas más débiles de sedimentos de arcilla cargados de agua.

Estas capas podrían estar ocultando una reserva de agua atrapada, si efectivamente Marte fue en un tiempo más cálido y húmedo. Si tal reserva puede estar aún caliente, y si puede albergar vida es algo que permanece incierto. Por ahora, ninguno de los satélites orbitales tienen instrumentos que puedan penetrar en la superficie para buscar una fuente de calor.

Esta investigación se publicó en febrero de 2009 en la revista Geology.



Autor: Nancy Atkinson
Fecha Original: 17 de febrero de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *