El límite de la vida cometaria

Impresión artística de un planeta esterilizado por un continuo bombardeo de cometas y meteoros. Crédito: David Hardy

Algunas estrellas tienen un alto nivel de actividad cometaria a su alrededor, y esto podría arrojar el apocalipsis sobre la vida que intenta arraigarse en alguno de los planetas locales. Una investigación en curso intenta determinar qué fracción de los sistemas estelares pueden ser inhabitables debido a los impactos cometarios.

Muchos de los cometas de nuestro propio sistema solar se encuentran en el Cinturón de Kuiper, un disco repleto de escombros que se extiende desde la órbita de Neptuno (30 UA) hasta casi el doble de tal distancia. Otras estrellas han mostrado tener discos de escombros similares.

“Los restos son polvo y grandes fragmentos producidos por la desmembración d cometas o asteroides cuando colisionan entre sí”, dice Jane Greaves de la Universidad de St. Andrews en Escocia.

Aproximadamente el 20 por ciento de las estrellas similares al Sol cercanas tienen discos de escombros que son más sustanciales que nuestro Cinturón de Kuiper, de acuerdo con los datos del Telescopio Espacial Spitzer. Más escombros significan más cometas, pero ¿esto también significa más impactos asesinos para planetas similares a la Tierra que podrían estar orbitando estas estrellas?

La respuesta depende de si existen planetas gigantes gaseosos alrededor.

Júpiter se sabe que actúa como escudo de la Tierra para algunos cometas, desviándolos fuera del Sistema Solar. No obstante, los científicos demostraron en 2007 que Júpiter también inyecta otros cometas en órbitas que se cruzan con las de la Tierra. De hecho, si Júpiter tuviese el tamaño de Saturno, el número de impactos en la Tierra habría sudo mucho más alto.

Greaves ha estado modelando cómo se ven afectados generalmente los cometas por los gigantes gaseosos. Sus resultados iniciales indican que los comentas serán un gran problema alrededor de un pequeño porcentaje de estrellas similares al Sol.

Barrido cometario

En los inicios de la historia de nuestro Sistema Solar, había muchos restos dejados por la formación planetaria. Todos estos escombros llevaron a un bombardeo pesado de cometas y asteroides en los planetas interiores, como se evidencia en el registro de cráteres de la Luna (en la Tierra, la mayor parte de estas cicatrices han sido erosionadas con el tiempo o han desaparecido por la actividad tectónica).

El número de impactos finalmente se redujo hace unos 3800 millones de años, 700 millones de años después de la formación del Sistema Solar.

La causa de este decremento puede haber sido un desplazamiento en las órbitas de los gaseosos gigantes que limpiaron la zona de muchos cometas. Júpiter y Saturno parecen haber migrado hacia fuera, empujando las órbitas de Urano y Neptuno. Esto a su vez perturbó el Cinturón de Kuiper y expulsó muchos comentas al espacio interestelar, dice Greaves.

“Éste podría ser un evento muy peculiar, o tal vez podría estar sucediendo en otros sistemas — aún no lo sabemos, debido a que tenemos una información limitada sobre los planetas gigantes”, comenta.

Impacto catastrófico

Aún así, nuestro planeta no ha estado completamente inmune a los impactos letales.

Muchos científicos creen que los dinosaurios fueron aniquilados por un cometa o asteroide de entre 4 y 20 kilómetros de diámetros que impactó en la Tierra hace 65 millones de años en un punto de la Península del Yucatán. El impacto llevó a una tormenta de fuego global y finalmente a la extinción de más de la mitad de las formas de vida del planeta.

Un impactador de 100 kilómetros de diámetro no habría dejado supervivientes. Tal “impacto catastrófico” destruiría toda la corteza de la Tierra y expulsaría la atmósfera al espacio.

La Tierra probablemente experimentó unos pocos de estos impactos catastróficos muy pronto, antes de que la vida tal y como la conocemos se hubiese iniciado.

“Aunque los impactos del tipo ‘asesino de dinosaurios’ tienen lugar cada 100 millones de años [en la Tierra], sería muy improbable experimentar otro evento del tipo de 100 kilómetros en el tiempo de vida del Sol”, dice Greaves.

¿Cómo de grande debería ser el índice de impactos en un planeta para evitar siquiera que la vida se forme?

Greaves cree que la vida no podría evolucionar en un planeta donde los impactadores de entre 10 y 100 kilómetros de tamaño golpeen cada 20 millones de años. Este tipo de bombardeo no permite que los organismos evolucionen lo suficiente para que tengan tiempo de recuperarse entre impactos. El nivel de biodiversidad se mantendría bajo, por lo que hay menos probabilidad de que alguna de las especies sobreviva al siguiente impacto devastador.

En trabajos anteriores, Greaves y sus colegas especularon sobre que Tau Ceti — una estrella cercana similar al Sol que ha sido un objetivo principal de las búsquedas SETI — es inhabitable debido al gran número de cometas que parecen estar zumbando por sus alrededores (aunque esta afirmación puede haber sido demasiado pesimista, comenta ahora).

Su equipo está actualmente observando la amenaza global que suponen los cometas. Han modelado distintos sistemas planetarios representativos (con y sin gigantes gaseosos). A partir de esto, estiman que al menos un bajo porcentaje de las estrellas estarán demasiado afectadas por los comentas para ser consideradas como posibles hogares para la vida.


Autor: Michael Schirber
Fecha Original: 12 de marzo de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. El límite de la vida cometaria…

    Algunas estrellas tienen un alto nivel de actividad cometaria a su alrededor, y esto podría arrojar el apocalipsis sobre la vida que intenta arraigarse en alguno de los planetas locales. Una investigación en curso intenta determinar qué fracción de…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *