¿La bola de fuego de Tunguska fue una bomba química cometaria?

Fue un evento energético lo que tuvo lugar en Tunguska, ¿pero qué lo provocó? (Don Davis)

Hace aproximadamente un siglo, el 30 de junio de 1908 una enorme explosión detonó sobre la región despoblada de Rusia llamada Tunguska. Es probablemente uno de los misterios más perdurables de este planeta. ¿Qué podría haber causado una explosión tan descomunal en la atmósfera, con la energía de mil bombas atómicas como la de Hiroshima, alisando un área de bosque igual a Luxemburgo y aún así no dejando ningún cráter? No hay que pensar mucho para darse cuenta que el evento de Tunguska se ha convertido en un gran material para los escritores de ciencia-ficción; ¿cómo podría un estallido tan enorme, que sacudió el campo magnético de la Tierra e iluminó los cielos del hemisferio norte durante tres días, no dejar más marca que un puñado de aplastados y retorcidos árboles?

Aunque existen muchas teorías sobre cómo se pudo haber desarrollado el evento de Tunguska, los científicos aún están divididos sobre qué tipo de objeto pudo haber impactado en la Tierra desde el espacio. Ahora un científico ruso cree que ha descubierto la mejor respuesta hasta el momento. La tierra fue visitada por un gran cometa, que rebotó en la atmósfera superior, dejando caer un trozo de material del cometa cuando lo hacía. Cuando el trozo del cometa se calentó mientras caía a través de la atmósfera, el material, empaquetado junto a compuesto químicos volátiles, estalló en la mayor explosión química que la humanidad haya visto nunca…

Hace 12 000 años, un gran objeto impactó en América del Norte, provocando una destrucción global. El polvo y cenizas liberados a la atmósfera dispararon un enfriamiento global y posiblemente causaron la extinción de un gran número de mamíferos de esa época. El evento de Tunguska fue un impacto catastrófico de energía similar, pero afortunadamente para nosotros, Tunguska tuvo un efecto benigno en el mundo. Simplemente estalló en la zona alta de la atmósfera, alisando una región de Rusia y evaporándose.

“Significativamente, la energía liberada en la explosión química es sustancialmente menor que la energía cinética del cuerpo”, dice Edward Drobyshevski de la Academia Rusa de las Ciencias en San Petersburgo, que ha publicado su investigación sobre el evento de Tunguska. El hecho de que la energía de la explosión de Tunguska es menor de la esperada para la energía cinética de un objeto que impacta en la Tierra procedente del espacio es clave para este trabajo. Drobyshevski concluye por tanto que el evento debe haber sido causado no por un asteroide o cometa completo, sino por un fragmento del material del cometa que cayó del cuerpo cometario principal cuando rebotó en la atmósfera superior. Esto significa que la Tierra fue golpeada en una tangente y el fragmento cayó relativamente lento hacia la superficie.

Hasta aquí suena razonable pero, ¿cómo estalló el fragmento? Usando nuestra nueva comprensión sobre los componentes químicos de los comentas, Drobyshevski conjetura que el fragmento era rico en peróxido de hidrógeno. Aquí es donde tiene lugar la magia. La explosión no se debió a una rápida liberación de la energía cinética, sino que de hecho fe una bomba de peróxido de hidrógeno. Conforme descendía el objeto, se calentaba. Cuando los químicos reactivos en el material se calentaron, se disociaron explosivamente para formar oxígeno y agua, destrozando el fragmento en partes. El evento de Tunguska fue por tanto una enorme bomba química y no un impacto cometario sobre la Tierra “común”.

Un estudio interesante. No contento con arrojar asteroides sobre nuestro planeta, el universo ha empezado a arrojar explosivos de peróxido de hidrógeno también. ¿Qué será lo siguiente?


Autor: Ian O’Neill
Fecha Original: 27 de marzo de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (21)

  1. ¿La bola de fuego de Tunguska fue una bomba química cometaria?…

    Ahora un científico ruso cree que ha descubierto la mejor respuesta hasta el momento. La tierra fue visitada por un gran cometa, que rebotó en la atmósfera superior, dejando caer un trozo de material del cometa cuando lo hacía. Cuando el trozo del …

  2. Garred

    Tiene sentido… y la imagen es una pasada.

  3. [...] Ciência Kanija: ¿La bola de fuego de Tunguska fue una bomba química cometaria? [...]

  4. TocaPel

    Por favor, revisa lo de “peróxido de oxígeno” y lo de “desde el espacial”

  5. Ismaelo

    Buenas, después de investigar mucho, todo coincide con Nicola Tesla. Por aquellos años estaba trabajando en un aparato que lo denominó “rayo de la muerte”, era una especie de antena gigante que se suponía que podía enviar energía a donde él quisiera. Un investigador amigo suyo estaba por el polo norte, y Nicola le mandó una carta diciendole que le iba a enviar algo allí, a ver si lo veía. Cuando Tesla se enteró de lo de Tunguska, rápidamente desmontó su aparato y destruyó los planos. Nos quedaremos con la duda de cómo funcionaba el aparato… pero quizás sea mejor así…

    Un saludo!

  6. maeghith

    ¿Por qué dices que tuvo un efecto benigno? (que no es lo mismo que ‘no tener efectos negativos/malignos’).

    Al menos suena divertido que el espacio nos mandase “agua oxigenada espacial” (¿para curarnos una pupita? :D )

    Buen artículo, saludos.

    PD: Sigo viendo las erratas, aunque supongo que debe ser alguna caché de los inter-tubos que no actualiza bien.

    • En este caso benigno se usa en el mismo sentido que en una enfermedad, en el sentido de no revestir gravedad, más que en el sentido de ser beneficioso. Parece que falló la actualización de las erratas, a ver si ahora…

      • maeghith

        Oh, vale, entonces benigno = inocuo.

        Fallo mio, pues. De hecho incluso con las enfermedades siempre había pensado que benigno era mejor que inocuo (como si sirviese para algo útil). Gracias por la aclaración. :)

        Las erratas ahora sí las veo corregidas.

  7. Impaler

    Pues existe otra “teoría” relacionada al suceso de Tunguska. Se dice que durante la Segunda Guerra Mundial, Hitler y para demostrar su superioridad armamentística, hizo estallar una bomba atómica sobre Siberia, para dar a entender que tenía el poder suficiente para atacar atómicamente Nueva York desde Dinamarca. A su vez, con ello quería detener el avance ruso por el lado oriente. Con lo que no contaba era el silencio del gobierno soviético y la manipulación propagandística del suceso para hacerlo aparecer como un accidente natural.

    Otra de las tantas versiones que circulan por ahí, junto con la de Tesla.

    • La Segunda Guerra Mundial creo que fue “un poco” después de 1908, salvo que me durmiese las clases de historia.

      • axulardos

        Es más que una teoría, es la única explicación razonable, oculta por los vencedores de la 2ªGuerra Mundial. No hay ningún testimonio del evento de Tunguska hasta 1944. Lo de 1908 es un invento de Stalin. Leer sobre el tema, que todo cuadra. Las bombas de Hiroshima y Nagasaki las consiguieron los ameicanos tras apresar el submarino alemán U234. La pérdida en Enero de 1944 de Checoslovaquia dejó a Alemania sin el material e instalaciones para fabricar más bombas. Lo que no se atrevió a hacer ni Hitler, lo hicieron los yanquis en Japón. Esto es algo a ocultar y por eso se inventan teorías ridículas como “antimateria”, “bomba atómica natural”, o “extraterrestres” para justificar lo de Tunguska. Ni siquiera en IV milenio se atrevieron a hablar de la bomba atómica nazi.

  8. Impaler

    Fue posterior a 1908 la Segunda Guerra, obvio. Pero lo que se comenta que hizo Stalin fue tratar de que el suceso perdiera notoriedad y se intentara cambiar la fecha de él.

    Podéis leer un poco de lo que comento aquí:

    http://sgm.casposidad.com/ultrasecreto/parte4.htm

  9. Gero

    Si Impaler, no te habrás creido esa no ?

  10. ¿ Pudo ser el evento de Tunguska una bomba química ?…

    Una nueva teoría que pretende explicar el evento de Tunguska, que el 30 de junio de 1908 produjo una gigantesca explosión sobre la región rusa de Tunguska.

    Una explosión descomunal que liberó tanta energía como la de mil bombas atómicas simil…

  11. Prisionero en un campo de concentración nazi durante la segunda guerra mundial, Leonid Kulik murió de tifus en abril de 1942 sin poder resolver el mayor enigma cósmico del siglo XX. Tuvo la velentía y el privilegio de ser el primer científico que viajó a la remota cuenca fluvial de Tunguska, en Siberia central, donde el 30 de junio de 1908 un gigantesco cuerpo celeste explotó tras entrar en la atmósfera y abocó a la ciencia a uno de los más intrigantes retos de su historia, que sigue sin superar, ya que, el artículo que aquí comentamos, nos viene a dar la razón en el hecho cierto de que, los científicos de hoy, siguen especulando.

    Qué ocurrió exactamente en aquel agreste enclave siberiano es algo que continuamos ignorando en la actualidad, si bien en los últimos años nuevas investigaciones parecen estrechar el cerco hacia una próxima resolución del problema.

    Como les ha ocurrido a otros muchos científicos embarcados en la investigación de apasionantes enigmas, Kulik descansa en su tumba sin haber podido resolver el suyo. Aunque después de tres expediciones al lugar del suceso probablemente pensaba que sus estudios le permitirían resolver la cuestión, hoy le cabría el consuelo de que ninguna de las generaciones posteriores de investigadores ha podido desentrañar, todavía, el misterio de Tunguska.

    La huella de aquella catástrofe está repartida por todo el mundo; cualquier observatorio con instrumentos registradores de precisión que ya funcionara en 1908 guarda la firma de la explosión en sus sismógrafos y borógrafos. La onda expansiva fue recorriendo el globo terráqueo y una a una las estaciones sismográficas y meteorológicas anotaron en sus gráficos el impacto, que además de hacer temblar la Tierra dio varias veces la vuelta al Globo a través de la atmósfera, dejando en los borógrafos el trazo de tinta del violento cambio de presión en el aire.

    Las hipótesis surgidas sobre el suceso de Tunguska han ido más allá de la Astronomía, y hay quien ha planteado, incluso, la posibilidad de que se tratara de la explosión de una bnave extraterrestre (ya sabeis como funciona la imaginación de la gente). Sin embargo, el verdadero debate científico se centra en determinar si el fenómeno fue causado por un cometa o por un asteroide, pero se acerca mayoritariamente a que se trató de un cuerpo celeste.

    Después de una larga etapa en la que la mayor parte de la comunidad científica había señalado al cometa Encke como culpable de la colisión, en los años ochenta y noventa afloraron las tesis a favor de un asteroide. Pero en el año 2000 se obtuvieron nuevos datos que avalan la teoría cometaria, aunque no con el Encke como protagonista.

    La clave principal del enigma es que el objeto cósmico no ha podido encontrarse. Todos los intentos para hallar sus restos en la superficie o bajo tierra han fracasado una y otra vez. Como si nunca hubiera estado allí, el meteorito de Tunguska se esfumó tras dibujar el más catastrófico escenario causado por la mecánica celeste sobre la Tierra desde que el hombre busca sus orígenes en las estrellas. El único regalo conseguido hasta ahora por los científicos son pequeñas muestras microscópicas de polvo meteórico, pero el cuerpo principal de aquello parece haberse desintegrado.

    Hay dos claves fundamentales: que la explosión (como nos explica el trabajo que comentamos) se produjo en la atmósfera -no hubo un choque propiamente dicho contra la superficie terrestre- y la ausencia de cráter que caracteriza la mayoría de los impactos meteóricos, lo que concuerda, a su vez, con que no se haya encontrado nada bajo la superficie.

    Los testigos del fenómeno coinciden al describir una inmensa bola de fuego que avanzaba velozmente por la atmósfera y una o varias explosiones posteriores acompañadas de ensordecedores ruidos. Pese a que no se conocen victimas humanas, muchos de los testigos fueron volteados o derribados por la onda expansiva, y la estela incandescente fue vista a miles de kilómetros, provocando el terror de numerosas ciudades y pueblos de Siberia.

    En fin, es mucho lo que se podría comentar sobre el suceso que está bien recogido por las crónicas de aquel tiempo. Sin embargo, todo esto nos lleva a pensar en el hecho cierto de que, estamos a merced de la Naturaleza y que, además, nuestros conocimientos no son (de momento), suficientes, para desvelar los muchos misterios que el Universo nos presenta.

    • axulardos

      Aceptas la fabulación de Stalin. El evento es de Octubre de 1944.¿Conoces algún artículo sobre el evento publicado con anterioridad a esa fecha? Es una de las mayores mentiras de la historia.

      • Axulardos, es posible que, como dices, los hechos estén algo distorsionados y no respondan a la verdad de lo que ocurrió. De hecho, todavía están buscando los restos del objeto que hipotéticamente fue el causante de la catástrofe.

        En auqellos tiempos, en el que imperaba el miedo y en el que se hacían toda clase de barbaridades a espaldas del pueblo… ¡Cualquier cosa pudo ser posible!

        Nosotros, sólo tenemos lo que se contó.

  12. [...] ¿La bola de fuego de Tunguska fue una bomba química cometaria? [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *