Cómo hicimos el montaje del falso OVNI de Morristown

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Joe Rudy libera una bengala encendida junto con la estela de humo dejada por el globo mientras que Chris Russo, de rodillas, prepara la siguiente.

¿Has visto alguna vez la cara de la Virgen María en tu queso fundido? ¿Tal vez la imagen de Satán en una nube de humo? ¿O el Sasquatch corriendo por los bosques? ¿Puede que una nave alienígena en el cielo?

No es difícil encontrar a gente que responda un rotundo “¡sí!”a una de estas preguntas — o a las cuatro. Los humanos son, por naturaleza, expertos en encontrar patrones, ya sean reales o no, y los OVNIs están entre los patrones más comunes que la gente encuentra en los cielos. Ahora, puede que pienses que los OVNIs sólo son observados por un estúpido mascador de tabaco cuya máxima aspiración en la vida es hacer una aparición en el Jerry Springer Show, pero de hecho, doctores, abogados y incluso pilotos informan de observaciones de platillos volantes, triángulos voladores y formas aéreas de todo tipo y naturaleza no identificada. Incluso sobre los cientos de una próspera comunidad suburbana de Nueva Jersey. Conoce a Joe Rudy y Chris Russo y la gran mentira OVNI de 2009.

En noviembre de 2008, nos encontramos a nosotros mismos sentados una tarde debatiendo sobre pseudociencia y el gran número de gente que aún cree en sus distintas variedades. Siempre habíamos tenido un gran interés en por qué la gente era tan fácilmente engañada por unas supersticiones tan irracionales como la capacidad psíquica, médiums espitiruales, abducciones alienígenas, y similares. A pesar de la falta de pruebas para apoyar estas ideas, quedamos desconcertados. ¿Cómo podría tanta gente en la era de la ciencia caer aún en dogmas que son más o menos igual de ridículos que la idea de un hombre viejo y gordo dejando regalos a todos los niños de la Tierra en una noche? Y como la mayor parte del resto de gente, siempre oímos habla del inculto granjero que observa una nave alienígena volando sobre su granja, pero nos preguntamos sobre qué cantidad de credulidad podríamos encontrar en nuestro hogar de clase media-alta en Hanover, Nueva Jersey, y las ciudades de los alrededores.

El fenómeno OVNI moderno comenzó en 1947 cuando un piloto llamado Kenneth Arnold observó objetos que describió como una “luna creciente” añadiendo que “se movían como un platillo que saltara sobre el agua”. Posteriormente fue citado incorrectamente por un periodista de Associated Press sobre que había visto “platillos volantes”, que luego corrigió, apuntando: “Dijeron que yo había dicho que era como un platillo. Yo dije que volaba como un platillo”. No obstante, la locura de los platillos volantes nació y 60 años más tarde, a pesar del hecho de no haber pruebas de su existencia, el mito de los OVNIs es tan fuerte como siempre, alimentados por programas de canales por cable que dan pábulo a “expertos” en OVNIs que afirman ser autoridades en un tema que está a la par de la astrología y la quiromancia. Estos charlatanes hacer carrera perpetuando el cuento de hadas de E.T. y explotando la credulidad de la gente que no quiere otra cosa que una buena teoría de la conspiración en la que creer.

Es en este contexto en el que configuramos una misión para ayudar a la gente a pensar racionalmente y cuestionarse la credibilidad de los llamados “profesionales” de los OVNIs. Barajamos la idea de producir una falsa nave espacial para engañar a la gente, sacar a los charlatanes del letargo para generar controversia, y luego exponer que no era más que una travesura para mostrar a todo el mundo cómo de poco fiables son los testimonios de los testigos oculares, junto con los investigadores OVNIs.

Urdimos la idea de unir bengalas a globos de helio y lanzarlos en un campo cercano — un área abierta y aislada rodeada por bosques. Allí teníamos la seguridad de tener la privacidad para preparar los globos, y que no nos frustraría la idea. Desde el principio decidimos documentar todos los aspectos del proyecto, incluyendo la preparación de las bengalas y los globos, el lanzamiento hacia el cielo, y el registro de cualquier cobertura mediática que recibieran los “OVNIs”. La documentación era especialmente importante para evitar que los teóricos de la conspiración afirmasen que era parte de un encubrimiento de la verdad cuando se revelara que era un engaño.

El 5 de enero de 2009, llegamos a los bosques en los límites de Morris Plains y Hanover, Nueva Jersey, portando un tanque de helio, cinco globos, sedal cinta adhesiva y una cámara de video. Tras llenar un globo de 1 metro con helio, le unimos un metro y medio de sedal al globo, lo aseguramos con cinta adhesiva, y le unimos en el otro extremo del sedal una bengala. Una vez que los cinco globos quedaron listos para el lanzamiento (con nuestros dedos al borde de la congelación), encendimos las bengalas de 15 minutos y los liberamos al cielo en incrementos de 15 segundos entre cada uno. Grabamos los “OVNIs” cuando se alejaban flotando, y luego andamos el kilómetro que separaba los bosques de nuestros coches. El engaño estaba en marcha.

La cobertura mediática que recibió el incidente en los siguientes días fue bastante extensa. Estaciones de noticias tanto locales como nacionales cubrían los OVNIs sobre Nueva Jersey. El periódico local hizo su agosto con el tema, citando a un doctor que dijo que las luces misteriosas viajaban contra el viento, y citando a otro hombre que dijo que el objeto “no parecía ser de fabricación humana”. Los testigos más buscados fueron la familia Hurley. Paul Hurley, piloto, junto con su familia, hicieron apariciones en casi cada estación principal de noticias, describiendo las extrañas luces que vieron en el cielo. El “OVNI de Morristown” fue la comidilla de la ciudad.

Continuamos con nuestro espectáculo de luz en cuatro apariciones más, logrando cada vez atención de los medios. Cada sitio web y programa de radio sobre conspiraciones lo mencionaba. Para añadir más leña al fuego, nosotros mismos hicimos apariciones en News 12 New Jersey, en el Programa de Jeff Rense (un programa de radio que promueve teorías de la conspiración), y en un simposio OVNI en Illinois alojado por MUFON. Incluso proporcionamos nuestro propio material.

La guinda del pastel llegó cuando el popular programa del Canal Historia UFO Hunters (Cazadores de OVNIs) puso al OVNI de Morristown como su historia principal una semana. Bill Birnes, el investigador principal del programa y edito de la revista UFO Magazine, declaró definitivamente que el OVNI de Morristown no podían ser bengalas ni linternas chinas. Seguramente Birnes, que ha escrito y editado 25 libros y enciclopedias sobre el campo del comportamiento humano, crímenes verdaderos, casos de actualidad, historia, psicología, negocios, computación y paranormales, y coautor de The Day After Roswell (uno de los mayores éxitos de ventas del New York Times em 1997 con su posterior documental en el Canal Historia), no podía haberse dejado engañar por un par de veinteañeros sin educación formal en psicología. Pudo.

Esto genera una importante cuestión: ¿son los investigadores OVNI simples charlatanes que buscan hacer rápidamente dinero a costa de la credulidad humana, o son alarmistas que usan mala ciencia para respaldar sus sesgadas opiniones sobre que la vida extraterrestre visita rutinariamente nuestro planeta? Sea cual sea el caso, ¿merece toda esta gente tener sus propios programas en importantes redes de televisión por cable? Si un respetado investigador OVNI puede ser fácilmente manipulado y llevado al engaño en un caso OVNI, ¿es posible que esté equivocado en la mayor parte (o en todos) ellos? ¿Las redes compran estas tonterías, o están en ellas por la audiencia? ¿Cómo puede una red de televisión que tiene pretensiones de proporcionar una programación honesta basada en hechos ser tomada en serio cuando uno de sus programas de mayor audiencia trata de la persecución de bengalas y sedal? De hecho, hemos logrado lo que todo perfecto caso OVNI tiene: grandes videos e imágenes, “testigos oculares “creíbles” (doctores y pilotos), e investigadores profesionales convencidos de que habían sido testigos de algo asombroso. ¿Pone esto en cuestión la validez de cada caso OVNI? Creemos que sí.

Videos:

Parte 1 — La preparación

Parte 2 — Los lanzamientos

Parte 3 — Las reacciones


Autor: Chris Russo y Joe Rudy
Fecha Original: 1 de abril de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *