¿Los alienígenas comparten nuestro código genético?

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

¿Qué similitudes tendrán las formas de vida alienígenas con los seres vivos de la Tierra? No lo sabremos hasta que no encontremos alguno, pero ahora hay evidencias de que al menos los bloques básicos constituyentes serán los mismos.

Todas las formas de vida terrestres comparten los mismos 20 aminoácidos. Los bioquímicos han logrados sintetizar 10 de ellos en experimentos que simulan los entornos prebióticos inertes, usando homólogos para rayos, radiación ionizante del espacio o fumarolas hidrotermales para proporcionar la energía necesaria. Los aminoácidos también se encuentran en meteoritos que se formaron antes de que naciera la Tierra.

Paul Higgs y Ralph Pudritz de la Universidad McMaster en Hamilton, Ontario, Canadá, señalan que todos estos experimentos produjeron un subconjunto de los 10 mismos aminoácidos y calculan que estos 10 requieren la menor cantidad de energía para formarse.

Esto, según defienden, sugiere que si existe la vida alienígena probablemente tiene los 10 mismos aminoácidos como núcleo.

¿Código universal?

Demostraron cómo los otros 10 pueden haber sido añadidos uno a uno cuando la vida inicial se hizo más sofisticada en la Tierra. De forma más controvertida, pasaron a argumentar que este procesi dictó la evolución del código genético, sugiriendo que es también universal.

Darren Griffin, genetista de la Universidad de Kent en el Reino Unido, sugiere que Higgs y Pudritz están llevando sus conclusiones demasiado lejos.

“Las leyes de la física gobiernan el universo, y parece razonable sugerir que hay leyes de la biología molecular que pueden también ser universales”, dice. “Pero parece improbable que el mismo código genético surja en otro planeta, incluso si existen similitudes en las moléculas fundamentales tales como los aminoácidos”.


Revista de referencia: Artículo en Arxiv

Autor: Lewis Dartnell
Fecha Original: 9 de abril de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *