Inusual micrometeorito encontrado en Antártica

Se ha descubierto en Antártica un meteorito en miniatura distinto a cualquier otro. La diminuta roca, conocida como MM40, es el primer micrometeorito basáltico acondrítico encontrado en la Tierra. El análisis detallado demuestra que tiene una inusual composición química que, según dicen los investigadores, genera cuestiones sobre dónde se originó el Sistema Solar y cómo se creó. “Tenemos meteoritos basálticos que se cree que proceden de un asteroide llamado 4 Vesta y también tenemos meteoritos basálticos de la Luna y Marte”, dijo la Dra. Caroline Smith, responsable de meteoritos en el Museo de Historio Natural de Londres. “Pero la química de MM40 no encaja con ninguna de estas. Tiene que haber venido de algún otro lugar”.

MM40 tiene apenas 150 micras de diámetro en su punto más ancho o aproximadamente el tamaño del punto al final de esta frase.

Los meteoritos condríticos se formaron durante los primeros días del Sistema Solar antes de que el material se acretase en planetas. No han sido alterados por la fusión y recristalización que tiene lugar durante la formación planetaria y las fuerzas erosivas similares a las que sufren las rocas de la Tierra.

Los meteoritos acondríticos, por el contrario, se formaron cuando los planetas del Sistema Solar empezaban a nacer. Las sustancias de tales meteoritos y los procesos que han sufrido pueden dar pistas sobre cómo se formaron los grandes cuerpos.

El equipo de investigación, liderado por Matthieu Gounelle del Laboratorio de Mineralogía y Cosmoquímica en el Museo Francés de Historia Natural, dice que el descubrimiento de este nuevo tipo de meteorito basáltico expande el inventario de cortezas planetarias del Sistema Solar. “El asteroide padre de MM40 has pasado por un metamorfismo extenso”, escriben los investigadores, “el cual terminó no antes de 7,9 millones de años después de la formación del Sistema Solar. Las simulaciones numéricas de la dinámica de transporte de polvo sugiere que MM40 podría tener origen en uno de los asteroides basálticos recientemente descubiertos que no son de la familia de Vesta”.

Aunque su origen final es un misterio tiene implicaciones para la forma en la que los astroquímicos piensan que se formaron los planetas. El análisis de MM40 demostró que el “inventario” de tales procesos debe expandirse, dijo la Dra. Smith.

“Los micrometeoritos a menudo se ven como el “hombre pobre del estudio del espacio”, comentó. “Aterrizan en la Tierra de manera fortuita y no tenemos que gastar millones de dólares o euros en misiones robóticas para conseguirlos”.


Autor: Nancy Atkinson
Fecha Original: 9 de abril de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. Pablo E.

    Me surge una duda. Tal vez pueda resultar trivial pero no termino de entender cómo puede encontrar un micrometeorito de estas dimensiones. ¿Tal vez estuviera adherido a otro cuerpo de tamaño aún mayor?

  2. Jorge

    Una frase en el articulo es:

    “Tenemos meteoritos basálticos que se cree que proceden de un asteroide llamado 4 Vesta y también tenemos meteoritos basálticos de la Luna y Marte”

    ¿Como es posible determinar, siquiera por aproximación de probabilidades, que un meteorito proviene de Vesta y no de otro asteroide?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *