La misión THEMIS registra tornados eléctricos en el espacio

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Los tornados espaciales se extienden a lo largo de un volumen de espacio igual al tamaño de la Tierra, y vierten gas caliente ionizado a la ionosfera, disparando brillantes auroras. (Andreas Keiling/UC Berkeley)

Los tornados terrestres son unos debiluchos en comparación con los “tornados espaciales”, los cuales se extienden en un volumen tan grande como el de la Tierra y producen corrientes eléctricas que superan los 100 000 amperios, de acuerdo con nuevas observaciones de un conjunto de cinco sondas espaciales de la NASA.

El cúmulo de sondas, llamadas Historia Temporal de Eventos e Interacciones a Macroescala durante Subtormentas (THEMIS), registró una extensa y potente canalización eléctrica cuando las sondas pasaron a través de ella durante su órbita alrededor de la Tierra. Las medidas desde superficie mostraron que los tornados especiales canalizar la corriente eléctrica a la ionosfera encendiendo brillantes y coloridas auroras en la Tierra.

Los hallazgos se presentaron durante una conferencia de prensa a las 10 a.m. CEST de hoy (jueves 23 de abril) en la asamblea general de la Unión Europea de Geociencias en Viena, Austria.

Los tornados espaciales son plasmas giratorios de gas ionizado fluyendo a velocidades de más un millón de kilómetros por hora, mucho más rápido que los 350 kilómetros por hora de los tornados terrestres, de acuerdo con Andreas Keiling, investigador en física espacial en el Laboratorio de Ciencias del Espacio de Berkeley en la Universidad de California.

El trabajo de Keiling se basa en THEMIS, el cual fue construido y ahora manejado por la UC Berkeley. Las cinco sondas espaciales fueron lanzadas por la NASA en febrero de 2007 para resolver un misterio de hace décadas sobre el origen de las tormentas magnéticas que general las Luces del Norte y del Sur.

Tanto los tornados terrestres como los espaciales consisten en estructuras en forma de embudo. Los tornados espaciales, no obstante, generan enormes cantidades de corriente eléctrica dentro del embudo. Estas corrientes fluyen a lo largo de líneas de campo magnético retorcidas desde el espacio a la ionosfera donde alimentan varios procesos, el más notable de los mismos las brillantes auroras como las Luces del Norte, dijo Keiling.

Aunque estas intensas corrientes no causan ningún daño directo a los humanos, en la superficie pueden dañar estructuras artificiales, tales como transformadores de corriente.

La sonda THEMIS observó estos tornados, o “vórtices de flujo”, a una distancia de aproximadamente 70 000 kilómetros de la Tierra. Medidas simultáneas de los observatorios terrestres de THEMIS confirmaron la conexión de los tornados con la ionosfera.


Autor: Robert Sanders
Fecha Original: 23 de abril de 2009

http://www.berkeley.edu/news/media/releases/2009/04/23_keiling.shtml

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *