El ‘trago oscuro’ podría explicar los agujeros negros

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Simulación por ordenador de una nube de gas cayendo hacia un agujero negro supermasivo. Crédito: Science/AAAS

No, no es la próxima campaña de refrescos. El “trago oscuro” es una nueva hipótesis sobre cómo podrían haberse formado los agujeros negros gigantes a partir del colapso de materia oscura.

Los agujeros negros supermasivos son un misterio. Estos titanes pueden empaquetar la masa de miles de millones de soles, y a menudo merodean por el centro de grandes galaxias como la Vía Láctea. Pero los científicos no saben cómo nacieron ni cómo se hicieron tan masivos.

Un nuevo modelo por ordenador sugiere que el trago oscuro es una posible ruta para la formación de estos monstruos. La idea implica a a la materia oscura invisible, la cual es un material de naturaleza desconocida que los astrónomos saben que existe debido a que ven sus efectos gravitatorios en las galaxias.

En este escenario, una gran nube de materia oscura podría interactuar con gas para formar una densa masa central. Dependiendo de cómo almacene el calor la materia oscura, esta masa podría ser inestable. Una pequeña perturbación podría llevar a que la materia oscura colapsara rápidamente, tragándose a sí misma para crear un agujero negro. Aunque originalmente sería invisible, pronto engulliría materia normal y gas, con todo ese material girando y siendo supercalentado e iluminado, haciéndose visible.

Esta hipótesis parece plausible, pero no existen aún pruebas de que esto haya sucedido, dijo Kinwah Wu, astrofísico del Laboratorio Espacial Mullard del University College de Londres, quien construyó el modelo junto a su colega Curtis Saxton.

“Es un posible escenario viable”, dijo Wu a SPACE.com. “El modelo funciona, pero eso no significa que la naturaleza se comporte de esta forma. Necesitamos más observaciones para probarlo o descartarlo”.

Saxton presentará sus hallazgos en la Semana Europea de la Astronomía y las Ciencias Espaciales en la Universidad de Hertfordshire en Hatfield, Inglaterra.

Los agujeros negros no pueden verse debido a que una vez que la luz y la materia caen en su interior quedan atrapados. Pero en el camino hacia el interior, todo el material crea una caótica mezcla de radiación que escapa al espacio. A partir de las observaciones de quásares muy lejanos — los objetos brillantes que se cree que están anclados por agujeros negros y rodeados por una intensa formación estelar — los científicos creen que los agujeros negros supermasivos existían cuando el universo tenía menos de mil millones de años. Aunque la mayor parte de las teorías no puede explicar cómo estos gigantes se formaron tan pronto.

Por ejemplo, muchos expertos han sugerido que los agujeros negros supermasivos son el resultado de la fusión de agujeros negros de menor tamaño. Pero este proceso habría llevado demasiado tiempo para que pueda contar en su aparición cuando el universo era tan joven.

El trago oscuro es atractivo debido a que sucedería muy rápido, dijo Wu. Los agujeros negros que nacen de esta forma simplemente ya nacerían siendo enromes y no tendrían que acretar materia lentamente a lo largo del tiempo.

Los estudios en curso que intentan descubrir de qué está hecha la materia oscura y cómo se dispersa por el universo podrían ayudar a demostrar o refutar el trago oscuro.


Autor: Clara Moskowitz
Fecha Original: 22 de abril de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *