Galaxias espirales recién descubiertas extrañamente jóvenes

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Los astrónomos han descubierto un inesperado grupo de galaxias espirales que parecen haberse formado recientemente, mucho después del periodo inicial de la historia del universo en la que se piensa que se formaron la mayor parte de las galaxias.

Estas jóvenes galaxias son grandes y brillantes, como nuestra propia Vía Láctea. La hipótesis dominante de la formación galáctica mantiene que estas espirales bien formadas se habrían formado hace aproximadamente 13 mil millones de años, poco después del Big Bang.

Pero el nuevo descubrimiento de un grupo de 15 espirales que parecen mucho más jóvenes puede desbancar tal idea.

Aunque son tan luminosas y grandes como las espirales normales, estas galaxias parecen tener el sello de la juventud. Carecen casi de a mitad de elementos pesados, llamados metales, que se esperarían en galaxias más antiguas. Todos los elementos más pesados que el helio se crean a través de reacciones nucleares dentro de las estrellas, y los elementos más pesados que el hierro se crean cuando las estrellas mueren como supernovas. De esta forma, cuando más ha vivido una galaxia y ha formado estrellas, más de estas estrellas han podido generar metales pesados, por lo que se esperaría una mayor abundancia de los mismos.

Pero la abundancia de compuestos químicos en las galaxias recientemente descubiertas sugiere que tienen aproximadamente entre 3 y 4 mil millones de años.

“No estamos diciendo que esto sea un completo colapso de la teoría de evolución galáctica, sino que estos objetos van contra el modelo estándar”, dijo el astrónomo de la Universidad de Indiana John Salzer, autor principal de un artículo que detalla el estudio en el ejemplar del 10 de abril de la revista Astrophysical Journal Letters. “Éstas podrían, potencialmente, haberse formado mucho más recientemente. El significado es que nos dan una oportunidad de estudiar la formación galáctica y los procesos evolutivos que de otra forma estarían velados a las vastas distancias implicadas para observa cosas que sucedieron en las primeras etapas del universo”.

Si esta edad estimada demuestra ser correcta, estas galaxias podrían presentar una oportunidad sin precedentes para estudiar espirales masivas en un punto más joven de su evolución, y en un rango más cercano, de lo que generalmente es posible.

“Estos objetos pueden representar una ventana única en el proceso de la formación de galaxias, permitiéndonos estudiar sistemas relativamente cercanos que están pasando por una fase en su evolución que es análoga a los tipos de eventos que, para la mayor parte de las galaxias, normalmente tuvo lugar mucho antes en la historia del universo”, dijo Salzer. Otra posible explicación para las inusuales galaxias es que son el producto de colisiones entre dos galaxias menores. Esto podría explicar el porqué de sus bajos niveles de metales, dado que las galaxias enanas tienden a tener menos elementos pesados en sus inicios. También, el caso de una colisión puede estimular un estallido de formación estelar, el cual podría explicar por qué las galaxias parecen estimular un estallido de formación estelar, lo cual podría explicar por qué las galaxias parecen tan brillantes. No obstante, este escenario requeriría que la luminosidad de las galaxias para multiplicarse aproximadamente 30 veces tras fusionarse — un impulso mucho mayor de lo que se observa usualmente.

“El igual de difícil para mi y para los modelos tener en cuenta un incremento en un factor de 30”, dijo Salzer a SPACE.com.

Salzer descubrió las galaxias a través del Estudio Espectroscópico Internacional del Observatorio Nacional Kitt Peak (KISS), un proyecto multianual para observar más de 1400 galaxias con formación estelar. Él y su equipo han solicitado tiempo en el Telescopio Espacial Hubble para intentar distinguir entre las dos posibles explicaciones buscando pruebas de que las galaxias han sufrido colisiones.

El proyecto KISS estuvo patrocinado por la Fundación Nacional de Ciencia.



Autor: Clara Moskowitz
Fecha Original: 28 de abril de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *