Resuelto un misterio galáctico

Crédito: Rayos X (NASA/CXC/TUM/M.Revnivtsev et al.); IR (NASA/JPL-Caltech/GLIMPSE Team)

Una imagen extraordinariamente profunda del Observatorio Chandra de Rayos-X de una región cercana al centro de nuestra galaxia ha resuelto un viejo misterio sobre un brillo de rayos-X a lo largo del plano de la Galaxia. El brillo en la región cubierto por la imagen de Chandra se descubrió que estaba causado por cientos de fuentes de rayos-X puntuales, implicando que el brillo a lo largo del plano de la Galaxia se debe a millones de tales fuentes.

Esta imagen muestra una visión infrarroja del Telescopio Espacial Spitzer de la región central de la Vía Láctea, con una ampliación que muestra una imagen de Chandra de una región – mostraron en el pequeño círculo blanco cerca de la zona inferior – situado a sólo 1,4 grados del centro de la Vía Láctea”.

La conocida como cresta galáctica de emisión de rayos-X fue detectada por primera vez hace más de dos décadas usando los primeros observatorios de rayos-X tales como HEAO-1 y Exosat. La cresta se observó que se extendía dos grados por encima y por debajo del plano de la galaxia y aproximadamente 40 grados a lo largo del mismo a uno y otro lado del centro galáctico. Parecía ser difuso.

Una interpretación de la cresta galáctica de rayos-X ha sido que era una emisión de un gas a 100 millones de grados. Esta interpretación es problemática debido a que el disco de la galaxia no es lo bastante masivo para confinar un gas tan caliente, el cual debería fluir alejándose en un viento. Reponer el gas sería un problema, dado que las fuentes plausibles de energía tales como las supernovas no está ni siquiera cerca de ser lo bastante poderosas.

Una muy aguda observación de Chandra, de aproximadamente 12 días, se usó para estudiar la naturaleza de esta emisión en cresta. Se eligió un campo que estuviese lo bastante cerca del plano de la galaxia de tal forma que la emisión fuese lo bastante fuerte, pero en una región con una absorción relativamente pequeña de gas y polvo para maximizar el número de fuentes que podrían detectarse. Se detectaron un total de 473 fuentes en un área del cielo de apenas un 3% del tamaño de la Luna llena, una de las mayores densidades de fuentes de rayos-X jamás vista en nuestra galaxia.

Se encontró que más del 80% de la emisión de rayos-X difusa de la cresta se resolvía en fuentes individuales. Se cree que son en su mayoría enanas blancas que atraen materia de estrellas compañeras y estrellas dobles con potente actividad magnética que generan estallidos de rayos-X y llamaradas, que son similares pero más poderosas que las que vemos en el Sol. Estas estrellas no están relacionadas con las estructuras a gran escala que vemos hacia el centro de la imagen de Spitzer, las cuales están probablemente causadas por estrellas masivas jóvenes.

El artículo que informa de estos resultados aparece en el ejemplar del 30 de abril de la revista Nature. Este trabajo fue liderado por Mikhail Revnivtsev del Excellence Cluster Universe de la Universidad Técnica de Munich en Garching, Alemania y del Instituto de Investigación Espacial en Moscú, Rusia. Los coautores fueron Sergey Sasanov del Instituto de Investigación Espacial en Moscú, Rusia; Eugene Churazov del Instituto Max Planck de Astrofísica (MPA) en Garching, Alemania; William Forman y Alexey Vikhlinin del Centro Harvard- Smithsoniano para Astrofísica y Rashid Sunyaev del MPA.



Fecha Original: 29 de abril de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. Iván

    Muy interesante Kanijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *