Las estrellas naranjas son adecuadas para la vida

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Planeta habitable

El mejor estado del universo para la vida puede estar alrededor de pequeñas estrellas menos masivas que el Sol, llamadas enanas naranjas, de acuerdo con un nuevo análisis. Estas estrellas viven mucho más que estrellas como el Sol, y tienen zonas habitables más seguras – donde puede existir agua líquida – que las de las más ligeras estrellas enanas rojas.

Las estrellas similares en masa al Sol, categorizadas como enanas amarillas, han recibido la mayor atención por parte de los buscadores de planetas. Pero una reciente investigación sugiere que las enanas naranjas pueden proporcionar un terreno incluso mejor para buscar planetas que alberguen vida.

Edward Guinan de la Universidad de Villanova en Pennsylvania, lidera un equipo que ha estado estudiando cómo varían las propiedades de las estrellas con su masa. El equipo usó observaciones de distintas fuentes, tales como medidas de archivo del satélite de rayos-X ROSAT, y medidas más recientes de telescopios terrestres.

Tiempo de vida largo

Los resultados confirman que las estrellas enanas rojas, las cuales tienen entre un 10 y un 50% del peso del Sol, son mucho más propensas a liberar potentes llamaradas que pueden transportar radiación letal a los planetas cercanos. Esta actividad declina conforme envejece la enana roja, y los científicos no han descartado los planetas de las enanas rojas como potenciales hogares para la vida, pero cualquier vida se enfrentaría a complicados retos.

Las enanas naranjas, por otra parte, con masas entre 50 y 80% la del Sol, tienen algo menos de actividad de llamaradas que las estrellas similares al Sol. También proporcionan un hogar para la vida durante más tiempo – aproximadamente el doble de los 10 mil millones de años de una estrellas como el Sol.

Además, cambian muy poco en brillo comparado con las estrellas como el Sol. Nuestra propia estrella ha aumentado su brillo aproximadamente en un 30% desde que se inició el Sistema Solar, y probablemente hará que la vida en la Tierra sea demasiado cálida en 1000 millones de años, incluso aunque el Sol aún dure otros 5000 millones de años antes de agotar su combustible.

Buenos objetivos

Las probabilidades de que la vida inteligente surja pueden ser mejor en los planetas alrededor de enanas naranjas que en las estrellas similares al Sol, dado el tiempo extra disponible para que evolucione.

Esto hace que las enanas naranjas no sólo sean buenos objetivos para búsquedas de planetas habitables, sino para la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI) también, dice Guinan. “Hay algunas antiguas a nuestro alrededor – de unos 8 o 9 mil millones de años, y podrían tener planetas que estén más evolucionados”, dijo a New Scientist.

Las enanas naranjas son entre tres y cuatro veces más abundantes que las estrellas como el Sol, haciendo que la búsqueda de planetas sea más fácil. Es más, ya se han encontrado planetas alrededor de enanas naranjas, aunque fuera de las zonas habitables de la estrella.

Pero Gregory Laughlin de la Universidad de California en Santa Cruz, dice que debería ser posible con la tecnología actual encontrar planetas de la masa de la Tierra en la zona habitable de las enanas naranjas. “Parecen ser un punto álgido para los proyectos de detectar planetas habitables”, dijo a New Scientist.

Guinan discute su investigación esta semana en la conferencia de astrobiología en Baltimore, Maryland.



Autor: David Shiga
Fecha Original: 6 de mayo de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *