Encontrado el posible lugar del libre albedrío en el cerebro

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

El libre albedrío, o al menos el lugar donde decidimos los actos, está situado en la parte del cerebro conocida como córtex parietal, según sugiere una nueva investigación.

Cuando un neurocirujano estimuló eléctricamente esta región en pacientes que sufrían una intervención quirúrgica, sintieron un deseo de, digamos, mover un dedo, enrollar la lengua o mover un miembro. Pulsos eléctricos más fuertes convencieron a los pacientes de que ha habían realizado esos movimientos, aunque sus cuerpos permanecía inmóviles.

“Lo que esto nos dice es que existen regiones específicas del cerebro que están implicadas en la consciencia de tu movimiento”, dice Angela Sirigu, neurocientífica en el Centro de Neurociencia Cognitiva (CNRS) en Bron, Francia, que lideró el estudio.

Estimulación cerebral

El equipo de Sirigu, incluyendo al neurocirujano Carmine Mottolese, llevó a cabo los experimentos en siete pacientes que sufrieron cirugía cerebral para eliminar tumores.

En todos menos en un caso, los cánceres se localizaban lejos del córtex parietal y otras áreas que estimuló Mottolese. El tumor de un paciente se situaba cerca del córtex parietal, pero no interfería con los experimentos, dijo Sirigu.

Y debido a que los pacientes estaban despiertos durante la interveción, podrían contestar preguntas.

“¿Se ha movido?”, preguntó un investigador a un hombre de 76 años tras estimular ligeramente su córtex parietal.

“No. Pero tengo ganas de enrollar la lengua en mi boca”, contestó.

Tras un pulso más fuerte en el córtex parietal de un hombre de 42 años exclamó: “Mi mano, mi mano se ha movido”. El equipo de Sirigu no vi signos de movimiento.

Bucle de acción

El equipo de Sirigu también descubrió que estimulando otra área cerebral – el córtex premotor – se provocaban movimientos involuntarios e inconscientes en los mismos pacientes.

El trabajo del equipo apunta a que dos áreas del cerebro están implicadas en la decisión de mover un miembro y ejecutar la acción. Sirigu especula que el córtex parietal hace predicciones sobre movimientos futuros y envía instrucciones al córtex premotor, el cual retorna la salida del movimiento al córtex parietal.

En la vida cotidiana, dependemos de ambas regiones del cerebro para movernos, dice. “Necesitas ambos sistemas, el córtex parietal y premotor para generar intención y comprobar si es continuado”.

Innovador

Patrick Haggard, neurocientífico del University College de Londres, dice que el experimento es innovador debido a que señala la voluntad en un área específica del cerebro, permitiendo a los científicos controlarla experimentalmente.

“Esto es extremadamente interesante, debido a que hasta ahora ha sido muy difícil para los neurocientíficos tratar con la idea de intenciones, deseos o voluntad”, comenta.

No obstante, Haggard dice que nadie debería sorprenderse de que la experiencia de la voluntad puede estar vinculada a áreas específicas del cerebro. “No puedo pensar de ninguna forma que se pueda tener una experiencia consciente aparte de ser el resultado de neuronas disparándose en tu cerebro”.


Revista de referencia: Science (DOI: 10.1126/science.1169896)

Autor: Ewen Callaway
Fecha Original: 7 de mayo de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *