Nuevo método para buscar vida en exoplanetas

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Científicos de los Estados Unidos han creado un nuevo método para buscar océanos en “exoplanetas” — planetas fuera de nuestro Sistema Solar. El método, el cual implica el estudio de cómo se desplazan los colores con la rotación de un exoplaneta, podría ayudar en la búsqueda de vida extraterrestre.

Existen varios métodos que ya se usan para observar agua en exoplanetas. Uno es la espectroscopía, el cual puede revelar la absorción de las longitudes de onda característica de las moléculas de agua y el cual ya ha sido usado con éxito en planetas gigantes. Otros implican la búsqueda de la aparición de nubes o el destello de la luz rebotando en una superficie reflectante, aunque esta última técnica sólo se ha usado hasta el momento para otros líquidos, tales como metano en Titán, la luna de Saturno.

Ahora Nick Cowan de la Universidad de Washington en Seattle y otros, incluyendo a los del equipo de la misión EPOXI de la NASA, han diseñado un método interesante que aumentaría las posibilidades de encontrar exoplanetas con océanos — y, por tanto, con vida. “Dado que el agua se cree que es un prerrequisito para la vida, hemos propuesto de forma efectiva otra prueba para la habitabilidad”, dijo Cowan a physicsworld.com.

La Tierra como un exoplaneta

Los investigadores desarrollaron su método usando datos de Deep Impact, una sonda espacial de la NASA que se lanzó en enero de 2005 para estudiar la composición de un comenta que orbita el Sol. Desde que Deep Impact completó su misión primaria unos meses más tarde, ha continuado en una misión extendida llamada EPOXI para estudiar otro cometa así como exoplanetas lejanos. Durante esta misión extendida, Cowan y sus colegas han usado el telescopio “cámara de alta resolución” de Deep Impact para examinar la Tierra desde una distancia de unas decenas de millones de kilómetros, como si nuestro planeta fuese un exoplaneta.

El color general de la Tierra es gris con algunos puntos azules debido a la dispersión Rayleigh de la luz solar en la atmósfera. No obstante, los investigadores encontraron que cuado el cielo está claro – es decir, sin nubes — el color medio cambian con la rotación de la Tierra: cuando los continentes están a la vista, el color se mueve al extremo rojo del espectro; cuando el mar está a la vista el color se mueve más hacia el azul. Tales cambios de color deberían ser capaces de revelar océanos en exoplanetas reales.

“La mejora [sobre los otros métodos] es que no necesitamos mucha resolución espectral — unos pocos filtros distintos serían suficientes — pero necesitamos exposiciones bastante cortas de tal forma que podamos rastrear la variabilidad temporal”, dice Cowan.

Telescopios mayores

No obstante, Cowan añade que para ver océanos en exoplanetas de verdadero tamaño de la Tierra, los cuales estarían al menos a varios años luz de distancia, los astrofísicos necesitarían un telescopio mucho mayor. Este podría aparecer en forma del propuesto como sucesor del Telescopio Espacial Hubble, conocido como Telescopio Espacial de Gran Apertura y Tecnología Avanzada, o ‘ATLAST’, aunque necesitaría un dispositivo conocido como coronógrafo para bloquear la luz de la estrella madre de un exoplaneta.

Aún así, podría ser posible ver océanos en planetas “súper-Tierras” gigantes cuando el próximo observatorio de la NASA Nuevos Mundos entre en órbita, tal vez para 2017. Nuevos Mundos combinará un telescopio de 4 metros de diámetro con un coronógrafo muy grando específicamente diseñado para la detección de exoplanetas.

La investigación aparecerá en el ejemplar de agosto de la revista The Astrophysical Journal.



Autor: Jon Cartwright
Fecha Original: 28 de mayo de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *