Producto de desecho podría salvar vidas

Un subproducto de las centrales de energía de carbón puede usarse para fabricar un hormigón mucho más fuerte y seguro con menos emisiones de dióxido de carbono, según han encontrado los investigadores.

Dicen que esta tecnología podría “revolucionar las industrias mundiales de la construcción y fabricación de edificios” y esperan mover la tecnología hacia un ensayo a gran escala y su comercialización.

El científico de materiales William Rickard y sus colegas de la Universidad Curtin, en Perth, usaron materiales de desecho llamados cenizas volantes para crear el hormigón.

Hormigón a prueba de incendios que puede salvar vidas

“El principal beneficio de usar cementos de polímeros de cenizas volantes es que mantienen su fuerza hasta los 1200ºC mientras que los cementos tradicionales empiezan a perder fuerza a los 600ºC… En el caso de un incendio, un edificio construido usando un cemento tradicional puede perder fuerza y colapsar.

Los edificios construidos con hormigón de cenizas volantes tendrían una posibilidad mucho más alta de sobrevivir a un incendio, dice Rickard. Incluso recubriendo el acero estructural expuesto reduciría el calor que pasa a través del acero y evitaría la combustión.

Cada año se producen aproximadamente 100 fallecimientos y 3000 heridos por incendios estructurales sólo en Australia.

Rickard dice que otra aplicación es un reemplazo completo de cemento con cenizas volantes en la construcción de túneles. “En Europa ha habido casos de túneles que colapsan durante un incendio… esta tecnología tiene la capacidad de salvar vidas allí”.

Recortando el carbono del mundo

Unas 600 millones de toneladas de cenizas volantes se producen cada año globalmente, de acuerdo con Rickard, como subproducto de las centrales de energía de carbón. Dice que su nuevo cemento “convertirá un producto de desecho en algo útil, parándolo antes de que sea vertido”.

Además de reciclarlo, el cemento de cenizas volantes será bueno para el entorno debido a que libera hasta un 80% menos de dióxido de carbono que el cemento estándar.

Podría hacer una gran diferencia a escala global. “Actualmente un 5–8% de las emisiones de carbono del mundo proceden de la fabricación del cemento tradicional”, dice Rickard.

Otros cementos

La fabricación del cemento tradicional conocido como cemento Portland u OPC requiere que se queme la caliza para convertirla en cal. Pero este nuevo cemento es distinto: “Es un polímero orgánico con una química diferente de los cementos tradicionales debido a que no está basado en el calcio”, dice Rickard.

“La producción de una tonelada de cemento Portland se ha encontrado que libera aproximadamente una tonelada de dióxido de carbono”, dice Rickard. El cemento de Rickard requiere menos energía y la reacción térmica no libera dióxido de carbono.

Añadir cenizas volantes al hormigón no es una idea nueva. Rickard dice que el uso de cenizas volantes en cemento geopolímero está basada en una idea distinta. “En el cemento Portland la ceniza volante se encuentra simplemente como relleno, mientras que en el cemento geopolímero es un componente crítico debido a que es de donde procede la fuerza”, dice Rickard.


Autor: Amy Callaghan
Fecha Original: 17 de julio de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (4)

  1. Karlo

    Creo que cuando dice cenizas volantes quiere decir cenizas volátiles, ¿no?

  2. Karlo

    Gracias por la aclaración ;)

    Excelente blog, por cierto, soy forofo :p

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *