Copérnico logra su sitio en la tabla periódica

La última y más pesada adición a la tabla periódica – el elemento 112 –se llamará Copernicio (Cp) en honor a Nicolás Copérnico, que descubrió que la Tierra orbita el Sol, y falleció en 1543.

Un equipo liderado por Sigurd Hofmann en el Centro de Investigación de Iones Pesados (GSI) en Darmstadt, Alemania creó el primer átomo del elemento 112 en 1996 disparando un rayo de átomos de zinc contra un trozo de plomo. No obstante, la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) no lo reconoció oficialmente hasta junio de 2009, siguiendo un largo proceso de demostración de que el elemento había sido efectivamente sintetizado.

El equipo de Hoffman posteriormente fue invitado a elegir el nombre. No obstante, la IUPAC aún debe aprobar oficialmente el “Copernicio”, después de que sea revisado por varios organismos, antes de que se añada finalmente a la tabla periódica.

¿Por qué el nombre?

Aunque tal vez no sea el nombre más imaginativo o aventurado, Copernicio tiene una buena posibilidad de reunir el apoyo necesario. De acuerdo con el documento de nombrado oficial de la IUPAC los elementos “deberían nombrarse por un concepto o personaje mitológico (incluyendo un objeto astronómico), un mineral, o sustancia similar, un lugar o región geográfica, una propiedad del elemento, o un científico ” – y deben terminar en “io”.

Mientras tanto, John Jost,director ejecutivo de IUPAC, dice que tiene dos principales preocupaciones al evaluar un nombre. Uno es asegurarse de que ningún otro elemento haya tomado jamás ese nombre, aunque sea no oficialmente, para evitar confusiones. El otro es que el nombre no tenga otro significado inapropiado en algún lenguaje.

El equipo de Hoffman ha dado nombre anteriormente al Bohrio (elemento 107) por Niels Bohr, Hassio (108) por el estado alemán de Hess, Meitnerio (109) por Lise Meitner (109), Darmstadtio (110) por la localización del laboratorio y Roentgenio (111) por Wilhelm Roentgen.

“Los chicos de Darmstadt son muy buenos haciendo esto”, señala Jost.


Autor: Celeste Biever
Fecha Original: 17 de julio de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (5)

  1. turok

    Bueno, pues ya tenemos otra “isla de estabilidad”.Ahora sólo falta saber que propiedades tiene este nuevo elemento de la tabla periódica, que aquí no se dice.De todos modos quizás convendría darle otro nombre, pues parece ser que el Principio Copernicano está en apuros.Algunas teorías predicen que bien pudiera ser que ocupemos un lugar privilegiado en el Universo, contrariamente a lo que afirma tal principio.En fin esto está por ver y Copérnico aunque se caiga su principio(una auténtica revolución sería eso)por sus esfuerzos acaso merezca el “Copernicio”.

    • En realidad, más que Copérnico, se merecía el nombre aquel griego que, mucho antes que él, propuso el modelo heliocéntrico, ¿No era un tal Aristarco de Samos? y, en ese caso, el nuevo elemento debería llevar su nombre “Aristarnicio”.

      Claro que, si vamos a hilar tan fino, quizá otros antes que Aristarco también lo propusieran…creo que eran hindúes.

      De todas las maneras, los elementos naturales sólo son 92 desde el Hidrógeno al Uranio, el resto, son los transsuránicos, elementos artificiales.

  2. Paula

    Pero??????, que pasa en la actualidad con ello…,, realmente existe el elemento??.

    • Amiga mía:

      El elemento existe pero, ten en cuenta que es un elemento artificial, hallado y fabricado por el hombre con sus pruebas e investigaciones, ya que, los naturales, esos, sólo llegan hasta el elemento nº 92, es decir, el Uranio. A partir de ahí se llaman elementos transuránicos o transsuranidos, es decir, que van más allá del uranio.

      Salvo mejor parecer.

  3. ¿¿¿¿¿es muy largo todo esto y no encuentro lo q necesito????

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *