El eclipse de julio es la mejor posibilidad para buscar anomalías gravitatorias

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Eclipse

Desde los remotos observatorios de la meseta Tibetana a una gruta en los suburbios de Shanghai, los investigadores chinos están listos para llevar a cabo un audaz experimento que sólo se da una vez cada siglo. El plan es probar una controvertida teoría: la posibilidad de que la gravedad caiga ligeramente durante un eclipse total.

Geofísicos de la Academia China de las Ciencias están preparando un conjunto de instrumentos con una sensibilidad sin precedentes en seis lugares por todo el país para tomar lecturas de la gravedad durante el eclipse total que se prevé que pase por el sur de China el 22 de julio. Los resultados, que se analizarán en los siguientes meses, podrían confirmar de una vez por todas que las fluctuaciones anómalas observadas durante los pasados eclipses son reales.

“Suena como que es realmente necesario romper la incertidumbre”,dices Chris Duif de la Universidad Delft de Tecnología en los Países Bajos. “No estoy realmente convencido de que exista la anomalía, pero sería revolucionario se resultase ser cierto”, dice.

La anomalía del péndulo

El primer signo de que la gravedad fluctúa durante un eclipse fue en 1954. El economista y físico francés Maurice Allais notó un comportamiento errático en un péndulo oscilante cuando un eclipse pasó sobre París.

Los péndulos normalmente oscilan atrás y adelante como resultado de la gravedad y la rotación de la Tierra. En el inicio del eclipse, sin embargo, la dirección de oscilación del péndulo cambió violentamente, sugiriendo un súbito cambio en el tirón gravitatorio.

Las fluctuaciones han sido medidas desde entonces durante alrededor de 20 eclipses solares totales, pero los resultados aún siguen siendo inconcluyentes.

Duda relativa

La mayor parte de los físico dudan de la existencia de la anomalía, debido a que desafiaría nuestras ideas de cómo funciona la gravedad.

Como resultado, se ha sugerido un número de explicaciones convencionales. “Podría haber distintas razones: cambios atmosféricos en la temperatura del aire o presión, que la gente se mueve o no repentinamente, u otros cambios súbitos”, dice C. S. Unnikrishnan del Instituto Tata de Investigación Fundamental en Mumbai, India.

No obstante, en 2004, Duif publicó en la red una teoría concluyendo que ningún factor externo podría tener en cuenta la magnitud y sincronización de las anomalías observadas.

La mejor opción

En la recta final del eclipse de julio, los investigadores chinos han preparado ocho gravímetros y dos péndulos colocados a lo largo de seis sitios de monitorización. El equipo espera que la vasta distancia entre los sitios (aproximadamente 3000 kilómetros entre las estaciones más al este y al oeste), así como el número y diversidad de instrumentos usados, eliminará la posibilidad de un error del instrumento o perturbaciones atmosféricas locales.

“Si nuestro equipo funciona correctamente, creo que tenemos una posibilidad de decir si la anomalía es cierta más allá de toda duda”, dice Tang Keyun, geofísico de la Academia China de Ciencias.

La oportunidad no volverá pronto. A lo largo de cinco minutos, el evento será el eclipse solar total más largo predicho para este siglo. Es más, el evento tendrá lugar cuando el Sol está alto en el cielo; un momento en el que, de acuerdo con Tang, cualquier anomalía gravitatoria potencial debería ser máxima.


Autor: Phil McKenna
Fecha Original: 19 de julio de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *