Aficionados descubren galaxias ‘guisantes verdes’

Astrónomos de sofá han ayudado a descubrir un grupo de diminutas galaxias que pueden ayudar a los astrónomos profesionales a comprender cómo se formaron las galaxias en los inicios del universo.

Conocidas como “guisantes verdes”, las galaxias están formando estrellas a un ritmo 10 veces más rápido que la Vía Láctea a pesar de ser 10 veces menores y 100 veces menos masivas. Están a entre 1500 y 5000 millones de años luz de distancia.

“Están entre las galaxias más extremadamente activas en cuanto a formación estelar de las que hemos encontrado”, dijo Carolin Cardamone, autora principal de un artículo sobre los descubrimientos que se publica en un próximo ejemplar de Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Los descubrimientos se realizaron como parte de un proyecto conocido como Galaxy Zoo (Zoo Galáctico), donde usuarios voluntarios de Internet pasan tiempo ayudando a clasificar galaxias para una base de datos de imágenes on-line.

Los rumores sobre un potencial descubrimiento comenzaron cuando un grupo de voluntarios que se llaman a sí mismos “Peas Corps” y “Peas Brigade” comenzaron una discusión en un foro on-line sobre un grupo de extraños objetos verdes brillantes. El hilo del foro original se llamó “Give peas a chance” (dale una oportunidad a los guisantes).

Se pidió a los voluntarios – muchos de los cuales no tenía ningún conocimiento ni experiencia anterior en astronomía – que refinasen sus muestras de imágenes y las enviasen al laboratorio para un análisis de color. Una vez que se verificaron los hallazgos, los investigadores analizaron la luz que emana de las galaxias para determinar el grado de formación estelar que tiene lugar en su interior.

“Ninguna persona podría haber logrado esto por sí misma”, dijo Cardamone. “Incluso si hubiésemos logrado observar a través de 10 000 de estas imágenes, sólo habríamos visto unos cuantos Guisantes Verdes y no los habríamos reconocido como una clase única de galaxia”.

Del millón de galaxias que forman el banco de imágenes, los investigadores encontraron sólo 250 Guisantes Verdes.

“Estas galaxias habrían sido normales en el inicio del universo, pero no vemos galaxias tan activas actualmente”, dijo Kevin Schawinski, cofundador de Galaxy Zoo. “Comprender los Guisantes Verdes puede decirnos algo sobre cómo se formaron las estrellas en los inicios del universo y cómo evolucionaron las galaxias”.



Autor: Plantilla de SPACE.com
Fecha Original: 27 de julio de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. Si que es interesante el artículo escrito sobre la noticia cuya fuente, como ya va siendo costumbre, está centrada en Astrónomos aficionados que, últimamente, están siendo protagonistas de muchos sucesos descubiertos en el inmenso Cosmos.

    ¿Podremos pagar alguna vez la contribución que estos aficionados están haciendo?

    El espacio-tiempo, la materia contenida en el Universo con la fuerza gravitatoria que genera y, nuestras mentes que tienen conocimientos de que todo esto sucede y, como la formación de las galaxias en el caso que aquí se trata, llaman poderosamente nuestra atención y despierta nuestra innata curiosidad por querer descubrir los enigmas del cielo.

    Una Galaxia es simplemente una parte pequeña del Universo, nuestro planeta es, una mínima fracción infinitesimal de esa Galaxia, y, nosotros mismos, podríamos ser comparados (en relación a la inmensidad del cosmos) con una colonia de bacterias pensantes e inteligentes. Sin embargo, todo forma parte de lo mismo y, aunque pueda dar la sensación engañosa de una cierta autonomía, en realidad todo está interconectado y el funcionamiento de una cosa incide directamente en las otras.

    Pocas dudas pueden caber a estas alturas de que, el hecho de que podamos estar hablando de estas cuestiones, es un milagro en sí mismo. Claro que, lo importante es llegar a saber, como fue posible que se formaran las Galaxias, ya que, según la expansión de Hubble, tal formación hubiese sido imposible de no estar presente alguna fuerza desconocida que impidiera la expansión de la materia antes d4e la formación de las mismas.

    Después de millones y millones de años de evolución, se formaron las conciencias primarias que surgieron en los animales con ciertas estructuras cerebrales de alta complejidad que, podían ser capaces de construir una escena mental, pero con capacidad semántica o simbólica muy limitada y careciendo de un verdadero lenguaje.

    La conciencia de orden superior (que floreció en los humanos y presupone la coexistencia de una conciencia primaria) viene acompañada de un sentido de la propia identidad y de la capacidad explícita de construir en los estados de vigilia escenas pasadas y futuras. Como mínimo, requiere una capacidad semántica y, en su forma más desarrollada, una capacidad lingüística.

    Los procesos neuronales que subyacen en nuestro cerebro son en realidad desconocidos y, aunque son muchos los estudios y experimentos que se están realizando, su complejidad es tal que, de momento, los avances son muy limitados. Estamos tratando de conocer la máquina más compleja y perfecta que existe en el Universo.

    La mente humana es una maravilla. Esas sensaciones que antes he mencionado, y, que en mí, llegan y se van sin dejar huellas, son las mismas que sintieron Galileo, kepler, Newton, Planck o Einstein, lo único diferente es que en ellos, la sensación no fue tan fugaz, se quedó el tiempo suficiente en sus mentes como para que pudieran digerir el mensaje y comunicar al mundo lo que les había transmitido. Así, a fogonazos de luz del saber, avanza la Humanidad.

    Nadie ha podido explicar nunca como llegan esos fogonazos de luz del conocimiento a unas pocas mentes elegidas.

    Está bien que estemos empelados en saber, y, como reza en la Tumba de Hilbert en Gotinga (Alemania) “Debemos saber. ¡Sabremos! creo, que así será.

    Necesitamos la colaboración de todos para ahondar en los innumerables misterios que nos rodean, para poder contestar a preguntas planteadas que nadie, hasta ahora, ha sabido responder y, sobre todo, lo recomendable es, fijarse en la Naturaleza que, en ella, están todas las respuestas.

    ¡A ver si aprendemos!

    • Nacho

      ¿A dónde quieres llegar con un discurso tan eminentemente antropocéntrico en un blog de ciencia?
      Yo diría que esta frase pone de manifiesto tus intenciones:

      “Nadie ha podido explicar nunca como llegan esos fogonazos de luz del conocimiento a unas pocas mentes elegidas”

      rezuma teísmo por todos lados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *