El misterio de las anomalías no explicadas de la astronomía

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Una serie de misteriosas observaciones de objetos dentro del Sistema Solar podría indicar la existencia de una nueva física exótica.

A finales del siglo XIX, los astrónomos descubrieron que el perihelio de Mercurio, su punto más cercano al Sol durante su órbita, estaba avanzando lentamente de una forma que no podía explicarse mediante la física Newtoniana. La anomalía era pequeña, tan diminuta que la mayoría pensaron que aparecería pronto una explicación simple. Resultó, por supuesto, que la órbita de Mercurio era una pista sobre la existencia de una física completamente nueva conocida como relatividad general, la cual cambió de forma fundamental nuestra comprensión del universo.

Si hay una lección allí, es poner atención a las pequeñas anomalías.

Por lo cual la lista preparada por John Anderson del Laboratorio de Propulsión a Chorro en California y Michael Nieto del Laboratorio Nacional de Los Álamos Nuevo México es una lectura interesante. Han recopilado detalles de cuatro anomalías inexplicadas que actualmente tienen a los astrónomos rascándose la cabeza (he añadido una quinta). Echemos un vistazo.

1. Primero la anomalía de sobrevuelo, la cual se ha discutido antes en Ciencia Kanija. Este es el descubrimiento de que las naves que sobrevuelan la Tierra experimentan un pequeño cambio en la aceleración, un efecto que ha sido estudiado en detalle por Anderson y demuestra ser real y no un artefacto de algún tipo.

2. La siguiente es el lento pero seguro incremento de la longitud de la unidad astronómica, una distancia de 149 597 870 700 metros la cual es aproximadamente equivalente a la distancia media de la Tierra al Sol. Ésta se ha medido con una precisión de tres metros y por tanto es, de largo, la constante determinada con mayor precisión en la astronomía, los datos proceden de medidas de distancia entre la Tierra y distintos orbitadores y aterrizadores de Marte iniciándose en 1976 con Viking. No obstante, estos datos indican que la UA está incrementándose aproximadamente en 15 centímetros por año.

Una explicación es que la masa del Sol está aumentando (existe una relación matemática que vincula la masa del Sol a la UA). De hecho, la masa del Sol debería estar reduciéndose debido a la pérdida de masa por la radiación solar y viento solar. Para explicar el incremento de la UA, el Sol debería haber incrementado su masa en 1018 por año. Esto es equivalente a tragarse una luna planetaria de buen tamaño o aproximadamente 40 000 cometas por año. Seguramente habríamos tenido noticia de ello.

3. Entonces llega la anomalía de las Pioneer, la pequeña pero regular deceleración de la nave Pioneer conforme se mueve saliendo del Sistema Solar. Nadie ha sido capaz de explicar satisfactoriamente lo que está tirando de ellas hacia atrás, aunque no por falta de intentos.

4. Finalmente, Anderson y Nieto señalan el incremento de la excentricidad en la órbita de la Luna, medida mediante láser entre 1970 y 2008. Estos datos demuestran que el apogeo y el perigeo de la Luna han incrementado su distancia en aproximadamente 3,5 mm por año.

5. Podrían añadir un quinto misterio a su lista en forma de las recientes anomalías medidas en la órbita de Saturno.

¿Todo esto son pruebas de una nueva física o sólo una pobre aplicación de la física que conocemos? Sea cual sea la respuesta, estos son problemas que merece la pena observar.


Artículo de Referencia: arxiv.org/abs/0907.2469: Astrometric Solar-System Anomalies
Fecha Original: 29 de julio de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *