El día de Saturno se hace un poco más corto

Los astrónomos han tenido problemas para determinar la longitud del día de Saturno debido a que el gigante gaseoso no tiene un punto fijo para medir su periodo de rotación, pero ahora creen que tienen una solución.

En un estudio del que se informa hoy en la revista británica Nature, los investigadores usaron pistas del clima del planeta para derivar una nueva cifra para su periodo de rotación, estimando el día de Saturno en 10 horas, 34 minutos y 13 segundos.

Los gigantes gaseosos Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno giran sobre sus ejes con periodos de rotación bien definidos, pero la carencia de una superficie sólida ha hecho que determinar los periodos de rotación de sus interiores sea complicado.

Difícil de determinar

“Dado que Saturno no tiene una superficie sólida, sino que se cree que es fluida – mayormente de hidrógeno y helio – su periodo de rotación es bastante difícil de definir o determinar”, dijo el autor principal del estudio Peter Read, físico de la Universidad de Oxford, en Inglaterra.

El periodo de rotación de los otros gigantes gaseosos se determinó usando su campo magnético pero, de acuerdo con Read, el norte magnético de Saturno está demasiado cerca del norte geográfico para usarlo como un marcador de rotación.

“En el pasado nos vimos engañados por las medidas del campo magnético de Saturno. Pero éstas no ofrecen una medida apropiada de la rotación interna de Saturno dado que el campo magnético está deslizándose en relación al planeta”, dijo Andrew Prentice, matemático del Centro de Astrofísica Estelar y Planetaria en la Universidad Monash en Melbourne, Australia.

“Si confías en los campos magnéticos entonces estás en problemas dado que el periodo parece haberse alargado siete u ocho minutos desde la época de las misiones Voyager”, comentó Prentice, que no estuvo implicado en el estudio.

Observaciones de campo magnético

Las misiones Voyager, las cuales volaron sobre Saturno a principios de la década de 1980, midieron el periodo de rotación en 10 horas y 39 minutos. Más recientemente la misión Cassini-Huygens encontró que el periodo de rotación era de 10 horas y 47 minutos. Ambas medidas se basaron en observaciones del campo magnético.

En lugar de esto, Read y sus colaboradores pensaron que el periodo de rotación de Saturno podía determinarse considerando los datos infrarrojos de la sonda Cassini de la NASA junto con medidas de flujos de chorros, corrientes y vórtices en la atmósfera del planeta.

“Nos dimos cuenta que podíamos combinar la información de lo que era visible en la superficie de Saturno con los datos infrarrojos de Cassini sobre el interior del planeta y construir un mapa tridimensional de los vientos de Saturno”, dijo Read.

“Con este mapa, seremos capaces de rastrear cómo de grandes son las ondas y remolinos que se forman en la atmósfera y a partir de esto llegar a una estimación para la rotación subyacente del planeta”.

Los resultados sugieren que las medidas de Voyager y Cassini erraban en casi más de cinco minutos.

“Aunque cinco minutos puede no sonar a mucho, si nuestro periodo de rotación alternativo para Saturno se acepta, implicaría un cambio en el perfil de vientos este-oeste de Saturno de más de 80m/s en el ecuador”, dijo Read, lo que significa que algunas medidas de la velocidad del viento podrían estar erradas en hasta 250 km/h.

Sutiles cambios en la forma del planeta

“Esto también significa que los patrones del clima en Saturno son mucho más parecidos a los que observamos en Júpiter, sugiriendo que, a pesar de sus diferencias, estos dos planetas gigantes tienen más en común de lo que se pensaba anteriormente”, añade.

Los investigadores predicen que este cambio en la rotación tendrá unas implicaciones significativas para los modelos de la estructura interna y evolución de Saturno. “Implica un sutil cambio en la forma de todo el planeta y su distribución interna de masa”, comenta Read.

Su equipo plantea extender su análisis para cubrir la estructura tridimensional completa de las atmósferas de Saturno y Júpiter, incluyendo las olas y remolinos que pueden verse en las imágenes de la superficie.

Primos más que gemelos

“El periodo de rotación revisado da a Saturno un semblante más parecido a Júpiter de lo que se apreciaba anteriormente”, comentó Adam Showman de la Universidad de Arizona en un comentario compañero también publicado en Nature.

“No obstante, los vientos de Saturno son más fuertes que los de Júpiter, su patrón de nubes en bandas y población de vórtices huracanados difiere considerablemente, y su campo magnético, el cual es casi simétrico… contrasta con el dipolo inclinado de Júpiter”, dice.

“Estos contrastes indican que los planetas son primos más que gemelos, cuya intrigante mezcla de similitudes así como diferencias mantendrán a los científicos planetarios entretenidos durante los próximos años”.



Autor: Amy Callaghan
Fecha Original: 30 de julio de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. Leviatán

    Lapsus al teclear, edita “Su equipo planeta extender …”

  2. INTERESANTE ESTE SATURNO YA DEBERIA PONER COMO EN EL CINE SUPONGO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *