LCROSS detecta vida en la Tierra

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

El Satélite de Observación y Detección de Cráteres Lunares (LCROSS), parte de la misión del Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO), realizó una calibración de rutina de sus instrumentos hace unos días, apuntándolos hacia la Tierra y viendo qué era la lo que podía ver. ¿Y qué encontró?

¡Vida!

Este espectro cubre parte del rango de luz ultravioleta y visible. Las grandes caídas en la línea se deben a la absorción de la luz por parte de ciertas moléculas; estas caídas son señales de átomos y moléculas específicas. Puedes ver que LCROSS detectó claramente ozono (O3) y agua, lo cual podrías ver en cualquier otro viejo planeta. Pero también vio una característica que es el oxígeno libre (O2) — es sutil, pero definitivamente está ahí — y esto es algo que no ves por todos sitios. ¿Por qué no?

El O2 es bastante inestable; echa un poco en la atmósfera de un planeta aleatorio y en pocas semanas se habrá marchado, quemado, combinado con otras moléculas para hacer dióxido de carbono u óxido o algo similar. La única razón por la que tenemos una gran cantidad en nuestro aire (más del 20% de la atmósfera de la Tierra es O2) es debido a que tenemos vida en forma de plantas. Lo fabrican tan rápido como los animales y reacciones químicas lo usan, manteniendo el equilibrio.

De hecho, buscar oxígeno libre es una forma que tienen los científicos para finalmente buscar vida en planetas que orbitan otros sistemas estelares. Es una observación increíblemente difícil, pero no imposible, y en el futuro, una tecnología mejor, puede ayudarnos a buscar estas esquivas caídas en un espectro que nos diga que hay alienígenas respirando allí (o sea lo que sea que hagan los alienígenas).

A propósito, los bosques de pequeñas caídas en el espectro pueden deberse a la propia vegetación, la cual sería una detección directa de vida. También me quedo con eso.

LCROSS además tomó estas imágenes de la Tierra:

La imagen de la derecha nos da el contexto; Norteamérica está a la derecha de la Tierra, Asia/Rusia a la izquierda, y el Océano Pacífico dominando la mayor parte de la imagen. Las dos imágenes superiores de la izquierda son del infrarrojo cercano (justo fuera de nuestro rango de visión), y las dos de abajo del infrarrojo lejano, donde la materia caliente emite radiación infrarroja. Nota la línea que demarca el día y la noche en las imágenes de arriba; sospecho que no es tan obvia en las de abajo debido a que a esas longitudes de onda los océanos de la Tierra brillan tanto de día como de noche. El agua se enfría y calienta lentamente, y la temperatura no cambia mucho del día a la noche.

Por lo que aquí los tienes; una prueba de vida en la Tierra. Tal vez haya formas ligeramente más fáciles de detectarla — yendo al centro comercial, por ejemplo, o sacudiendo un nido de avispas — pero esta es una forma que finalmente podría darnos la respuesta a uno de los mayores misterios que aún guarda el universo para nosotros: ¿estamos solos?


Autor: Phil Plait
Fecha Original: 4 de agosto de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *