Los agujeros negros giratorios podrían revelarlo todo

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Es el villano cósmico final: el espacio y el tiempo llegan a un abrupto final en su presencia y las leyes de la física colapsan. Ahora parece que un agujero negro “desnudo” puede surgir en nuestro universo, tras desprenderse de su horizonte de eventos.

En 1969, el físico Roger Penrose postuló que cada singularidad, o agujero negro, debía estar rodeada por un horizonte de eventos desde el cual nada, ni siquiera la luz, puede escapar. Su Conjetura de la Censura Cósmica dice que las singularidades siempre están ocultas.

Si la conjetura no es cierta, serían malas noticias para los cosmólogos. Si sólo una localización del universo no puede describirse por las leyes de la física, el futuro del universo – predicho por estas leyes – queda en duda. Nuestra descripción de los fotones, por ejemplo, quedaría minada debido a que esos fotones pueden haber interactuado con una singularidad desnudad mientras volaban a toda velocidad por el universo.

En teoría, añadiendo materia a un agujero negro, podría girar lo suficientemente rápido como para despojarse de su horizonte de eventos, pero previamente, los físicos han calculado que el giro de los agujeros negros tiene un límite de velocidad inherente que evita esto. Este límite está parcialmente determinado por el remolino de espacio-tiempo que rodea a un agujero negro giratorio. Anteriores simulaciones demostraron que si se añadía material que hiciera que el espacio-tiempo girase más rápido, añadir más material sería cada vez más difícil debido a que la fuerza centrífuga incrementado podría lanzarla hacia fuera antes de que alcanzara el horizonte de eventos del agujero negro, acelerase su giro y los perturbara.

No obstante, estas simulaciones comienzan añadiendo material al agujero negro girando a su mayor velocidad posible, dicen Ted Jacobson y Thomas Sotiriou de la Universidad de Maryland en College Park. Simularon la adición de materia orbitando en la misma dirección que un agujero negro que gira justo por debajo de su índice máximo. Su trabajo sugiere que el horizonte de eventos podía entonces interrumpirse y ser arrojado (www.arxiv.org/abs/0907.4146).

Por todo el universo, incluyendo el corazón de nuestra galaxia, la materia gira hacia agujeros negros, y los hacen girar más rápido, por lo que es posible que el escenario de Jacobson y Sotiriou pudiese tener lugar. No obstante, son cautelosos y creen que la naturaleza puede intervenir de alguna otra forma para evitar la creación de un agujero negro desnudo.


Autor: Marcus Chown
Fecha Original: 8 de agosto de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *