Dónde buscar nuevas formas de vida en el Sistema Solar

El mejor lugar del Sistema Solar para encontrar nuevas formas de vida no es Marte, ni Europa, ni siquiera la Tierra, según defiende un astrobiólogo. En lugar de eso, deberíamos centrarnos en Titán.

Si queremos encontrar vida en todo el Sistema Solar que ha surgido de forma independientemente de la vida en la Tierra, ¿dónde deberíamos mirar? De acuerdo con Jonathan Lunine, de la Universidad de Arizona en Tucson, la sorprendente respuesta es en la gigante luna de Saturno, Titán.

No es tan alocado como suena. El argumento de Lunine está basado en la idea de que la pregunta importante para la humanidad no es si existe vida en todo el Sistema Solar sino si existe vida en todo el universo. Y esta es una diferencia importante.

Sabemos que la vida ha surgido una vez en el Sistema Solar, pero desafortunadamente esto no nos dice nada sobre su ubicuidad. La vida en la Tierra puede ser única.

Pero si encontramos pruebas de que la vida ha surgido de forma independiente dos veces en el Sistema Solar, esto sería una prueba sólida de que el universo está rebosante de bichos ETs. La palabra clave aquí es “independientemente”.

Para muchos astrobiólogos, el lugar más obvio para mirar es donde haya agua líquida. El primero en su lista es Marte, que en una época tuvo un clima más húmedo y cálido y puede aún estar húmedo en algunas zonas bajo su corteza.

El problema con Marte, dice Lunine, es la contaminación cruzada. Cualquier vida de Marte puede perfectamente haber sido enviada desde la Tierra a través de grandes impactos de meteoritos (y viceversa).

Luego viene Europa, la luna de Júpiter, la cual oculta un enorme océano salado a unos 100 kilómetros bajo su corteza helada. El océano de Europa contiene aproximadamente el doble de agua que los de la Tierra. La contaminación cruzada es una preocupación menor en Europa (aunque no puede descartarse por completo) pero el problema real es penetrar en su gruesa superficie de hielo. Si los océanos de Europa contienen vida, será tremendamente difícil alcanzarlos, aunque la NASA ha agarrado el toro por los cuernos anunciando una nueva y gran misión a dicha luna.

Lo que deja fuera a Titán, un objeto con una atmósfera basada en el nitrógeno aproximadamente cuatro veces más densa que la de la Tierra. El encanto de Titán está basado en su extraordinario clima. A -176 grados centígrados, el agua de Titán está a salvo en forma de hielo. Pero en la superficie, el etano y el metano desempeñan el papel del agua en la Tierra. Hay océanos de etano y lluvias y nubes de metano.

¿Podría surgir la vida en estas condiciones? Si lo ha hecho, sugiere Lunine, tendría un aspecto muy distinto al nuestro, tal vez basada en enlaces de hidrógeno en lugar de en los enlaces covalentes que mantienen unida la vida en la Tierra. Y si es así, entonces no puede haber dudas sobre la contaminación.

Es más, Lunine defiende que el clima de Titán puede ser mucho más común en la Vía Láctea que el de la Tierra, debido a que las estrellas más comunes son más pequeñas y frías que el Sol.

Por lo que la vida de Titán estaría mucho más dispersa que la vida de la Tierra.

Con su densa atmósfera y baja gravedad, Titán debería ser mucho más fácil de explorar que Europa.

Este es un argumento interesante pero genera algunas preguntas, no siendo la de menor importancia cómo hacer una detección inequívoca de tal forma de vida. Esto sería difícil, dada nuestra ignorancia de los aspectos de su existencia.

Una idea que Lunine ignora es la panspermia – la idea de que la vida en la Tierra fue sembrada desde el espacio. Sabemos que algunas nubes interestelares están repletas de hielo y moléculas orgánicas. También sabemos por los experimentos de laboratorio que, cuando se someten a la luz UV, estas moléculas puede formar vesículas similares a células, incluso a las gélidas temperaturas del espacio interestelar.

¿Podría haber pasado el Sistema Solar a través de una de estas nubes poco después de formarse? Posiblemente, y de ser así, el problema de la contaminación puede ser mucho mayor de lo que sospecha Lunine.


Artículo de Referencia: arxiv.org/abs/0908.0762: Saturn’s Titan: A Strict Test for Life’s Cosmic Ubiquity

Fecha Original: 11 de agosto de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. Homo Sapiens

    Creo que el secreto de todo es la abundancia de carbono en el universo. No hablo del carbono como base de la vida. Si no de su ciclo y las posibilidades que ofrece para miles de configuraciones de enlaces con otros materiales como el hidrógeno, oxígeno etc etc …
    Al fin y al cabo somos reacciones químicas y en mi humilde opinión y sin pruebas empíricas la vida debe ser muy muy común. Sea en forma de plantas, microbiana, pluricelulares o vaya usted a saber.

  2. Hannuk

    Pues para mí no es una novedad. Que Titán es un candidato a la exploración para buscar posibles formas de vida es algo que ya tiene bastantes años a las espaldas. La idea es de la misma época en la que se pensó en Europa y sus posibles océanos de agua bajo una gruesa capa de hielo, también de agua. Incluso se llegó a decir que Io podría albergar formas similares a los organismos extremófilos que se observan en los cráteres volcánicos terrestres.

    Lo que es cierto es que la química el Universo parece proclive a facilitar la aparición de la vida. Y sin necesidad de una panespermia. Observamos nubes moleculares que contienen compuestos esenciales para la vida en regiones del espacio muy alejadas de nuestro Sol. Llevo años defendiendo que la vida aparecerá siempre que se den las condiciones necesarias para ello, que no son necesariamente las de nuestro planeta.

    Ahora estamos seguros de que muchas estrellas tienen planetas alojados en órbitas estables. Por lo tanto, es estadísticamente casi imposible que sólo uno se haya colocado dentro del límite de habitabilidad de su estrella. O lo que es lo mismo, es estadísticamente casi imposible que la vida no haya surgido más que aquí.

    Sin embargo, esto no significa que los Hijos de los Dioses, los Anunnaki y demás fauna del imaginario vaya visitarnos regularmente. Primero debemos considerar que la vida de un planeta cualquiera puede no haber sobrepasado el estadio del microorganismo, o puede que sólo tenga vida semejante a la vegetal, o que sus formas animales vivan como lo hacen aquí los ñues, cebras, leones, hienas, etc. Los deterministas antropocéntricos podrán seguir pensando que la evolución está “dirigida” hacia la inteligencia tecnológica pero eso no garantiza que nadie más haya pasado del hacha de sílex.

    Forma parte del acervo popular que los extraterrestres gozan de tecnologías inimaginables para nuestra primitiva forma de naturaleza. Sin embargo, es mucho más probable un planeta de colonias bacterianas que otro de naves intergalácticas. Debemos añadir el efecto de la Ley de Murphy sobre este problema y comprobaremos cómo es de esperar que si existe otro planeta con vida tecnológica, se haya desarrollado en una galaxia lo suficientemente lejana como para que no veamos de ellos ni su telebasura. Considerando que nada puede viajar más rápido que la luz, la visita no debe esperarse. Y este límite NO ES TECNOLÓGICO, sino físico. No hay tecnología que sirva para superar límites los límites de las leyes naturales.

    Pero hay otra dimensión a considerar: El Universo tiene ya una edad el pobre. Y lo que le queda, se entienda su futuro como se entienda. Pretender que una civilización nacida fuera de esta estrella viene a coincidir en el tiempo con nosotros (entre los miles de millones de años que son posibles) es estadísticamente muy poco probable.

    En resumen, independientemente de su grado de evolución, de la química en la que se base, del tipo de enlace químico que mantiene unidas sus moléculas básicas y de cualquier otro tipo de consideración, SÍ, tiene que haber vida en algún otro lugar y pensar lo contrario está en clara oposición con la lógica y las probabilidades estadísticas. Pero esta vida no tiene por qué ser detectable ya que puede estar tremendamente alejada de nosotros, tanto en el espacio como en el tiempo.

  3. Eri h Arguello v

    Tengo una duda O la NASA antes estaba mas dotada de sabiduria e inteligencia o estan en retroceso, en los 60 supuestamente el hombre llego a la luna pero hoy no llegan y en algunos casos esplotan al intentarlo, antes este fenomeno me queda desir que el hombre no llego a la luna o el hombre sigue estando en la luna, expliquenme si es que alguien tiene una explicacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *