El punto frío cósmico es sólo un truco de la luz

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

El famoso punto frío en el fondo de microondas cósmico es un artefacto del método estadístico usado para encontrarlo, de acuerdo con un nuevo análisis.

El eco del Big Bang baña nuestro Universo en un resplandor estable de microondas que se extiende igualmente en todas las direcciones. Distintos telescopios espaciales han medido la distribución del conocido como fondo cósmico de microondas con una precisión fantástica, siendo la más reciente la de la nave WMAP.

Hemos sabido desde hace tiempo que la temperatura de estas microondas es de 2,7 K pero WMAP estableció que esto no varía en más de 10-5 a lo largo de todo el cielo. Esto encaja perfectamente con nuestra visión del Big Bang como un evento completamente homogéneo — resulta que no hay direcciones “preferidas” en el espacio-tiempo.

Pero en 2004, los astrónomos encontraron una región del fondo de microondas cósmico en el hemisferio sur en la dirección de la constelación de Eridanus que estaba significativamente más fría que el resto en aproximadamente 70 microkelvin. Tal punto frío no debería existir si el Big Bang realmente fuese un evento de comportamiento homogéneo.

Desde entonces, los astrónomos han quedado confundidos por el origen de este punto frío, sugiriendo varios de ellos que está causado por un súper-vacío, que es el remanente de una fase de transición inicial del universo y, más controvertidamente, que es una ventana a un universo paralelo.

Ahora Ray Zhang y Dragan Huterer de la Universidad de Michigan en Ann Arbor dicen que el punto frío es simplemente un artefacto del método estadístico – conocido como Spherical Mexican Hat Wavelets (Ondas de Sombrero Mexicano Esférico)- usado para analizar los datos de WMAP. Usando un método distinto de análisis el punto frío desaparece (o al menos, no es más frío de lo esperado).

Dicen que: “Rastreamos esta aparente discrepancia hasta el hecho de que el perfil de temperatura del punto frío de WMAP tiende a favorecer el perfil particular dado por la onda”.

Y concluyen: “No encontramos ninguna prueba sólida para el punto frío anómalo en WMAP en escalas entre los 2 y 8 grados”.

Esto puede resolver el misterio pero deja como pólvora mojada lo que parecía ser uno de los descubrimientos más apasionantes de la astrofísica. ¡Qué pena!



Artículo de Referencia: arxiv.org/abs/0908.3988: Disks in the Sky: A Reassessment of the WMAP “Cold Spot”

Fecha Original: 16 de septiembre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *