Corredores espaciales gravitatorios podrían reducir drásticamente el coste del viaje espacial

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Los científicos que estudian las posibilidades de viaje espacial han propuesto que los corredores espaciales gravitatorios podrían usarse por naves, de la misma forma que un barco usa las corrientes oceánicas. Aprovechando los corredores gravitatorios se podría reducir drásticamente el coste del viaje espacial.

Una representación generada por ordenador de los caminos gravitatorios tiene el aspecto de tubos flexibles que conectan planetas y lunas en el Sistema Solar. Los corredores están formados por complejas interacciones de fuerzas de atracción entre los planetas y entre planetas y sus lunas.

Los corredores gravitatorios conectan puntos de Lagrange, los cuales son posiciones donde el tirón gravitatorio de dos grandes cuerpos cancela exactamente la aceleración centrípeta necesaria para que un cuerpo menor rote con ellos. Los puntos de Lagrange estables son posiciones en las que un cuerpo ligero (como una nave o un satélite) permanece inmóvil con respecto a los dos grandes cuerpos. Los puntos de Lagrange, también conocidos como punto L, se usaron para posicionar al satélite SOHO en una situación fija y estable desde la que observar el Sol.

Científicos de los Estados Unidos y Alemania están intentando cartografiar los corredores para permitirles su uso por parte de naves de exploración del Sistema Solar. Uno de los investigadores, Shane D. Ross del Instituto Politécnico de Virginia en los Estados Unidos describió el Sistema como una serie de corredores de baja energía que serpenteaban entre planetas y lunas. Una vez una nave entra en un corredor “caería” a lo largo del tubo, de la misma forma que un objeto cae en la Tierra.

La única energía requerida sería por tanto la necesaria para colocar a la nave en el tubo. El Profesor Ross, en una charla en el Festival Británico de Ciencia en Guildford, Reino Unido, dijo que la idea es distinta al conocido efecto “tirachinas” que se ha usado muchas veces en la exploración espacial. Este método pone la nave en órbita alrededor de una luna, mientras que la ténica del tirachinas no.

Los corredores gravitatorios se usaron en la nave Génesis, que se lanzó en 2004. Usando estos caminos recortaron el combustible ncesario por la misión en un factor de 10. La misión tenía como objetivo capturar muestras de partículas del viento solar y traerlas de nuevo a la Tierra, y falló en parte debido a un fallo en un paracaídas que dio como resultado la contaminación de algunas muestras.

Los corredores gravitatorios serían particularmente útiles para viajar entre las lunas de un planeta, comenta el Profesor Ross. Por ejemplo, los corredores permitirían viajar entre las lunas de Júpiter casi sin coste, dado que el único combustible necesario sería para corregir el curso. La compensación por el ahorro de coste es el tiempo, dado que necesitaría meses para viajar por el sistema.

Los corredores gravitatorios pueden reducir drásticamente el coste del viaje interplanetario, dice el Profesor Ross, pero siempre será necesario algo de combustible.


Más información: Optimal capture trajectories using multiple gravity assists; Stefan Jerga, Oliver Junge, Shane D. Ross; Communications in Nonlinear Science and Numerical Simulation, Volume 14, Issue 12, December 2009, Pages 4168-4175; doi: 10.1016/j.cnsns.2008.12.009

Autor: Lin Edwards
Fecha Original: 16 de septiembre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *