Nueva “ecuación de Drake” cuantifica la habitabilidad de un mundo alienígena

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Una ecuación matemática que tiene en cuenta los hábitats adecuados para la vida alienígena podría complementar a la ecuación de Drake, la cual estima la probabilidad de encontrar seres alienígenas inteligentes en la galaxia.

La ecuación, desarrollada en 1960 por el astrónomo estadounidense Frank Drake, estima la posibilidad de que la vida inteligente exista en cualquier punto de nuestra galaxia considerando el número de estrellas con planetas que podrían soportar vida.

La nueva ecuación, en desarrollo por científicos planetarios de la Universidad Abierta en Milton Keynes, Inglaterra, tiene como objetivo desarrollar un único índice para la habitabilidad basdo en la presencia de energía, disolventes como el agua, materia prima como carbono y si hay o no condiciones ambientales benignas.

Entrada de energía

El boceto de la ecuación se presentará hoy en el Congreso Europeo de Ciencias Planetarias en Potsdam, Alemania, para recibir retroalimentación.

“A fecha de hoy, no hay una forma fácil de comparar directamente la adecuación de distintos entornos como hábitats para la vida”, dijo el científico planetario Alex Hagermann, que lideró la investigación.

Actualmente, los expertos se están centrando en la energía, la cual, en forma de luz visible e infrarroja es importante para la fotosíntesis, pero puede también llegar en formas que pueden ser dañinas para la vida, como la luz UV y los rayos-X.

“Si puedes imaginar un planeta con una fina atmósfera que permite pasar parte de esta radiación dañina, debe haber una cierta profundidad en el terreno en la que esta radiación ‘mala’ sea absorbida pero a la que puede penetrar la radiación ‘buena'”, dijo Hagermann.

Planetesimales helados

“Estamos buscando ser capaces de definir esta región habitable óptima de una forma que podamos decir si es ‘tan habitable’ o ‘menos habitable’ que un desierto de Marruecos, por ejemplo”, comenta.

Hasta el momento ha habido algunas críticas a la aproximación. El físico y astrobiólogo Paul Davies, de la Universidad de Arizona en Tuscon, dijo que era un “ejercicio sin sentido” dado que la ecuación se refiere sólo a la vida tal y como la conocemos.

“Lo principal que se omite en la ecuación de Drake convencional es la posibilidad de la vida dentro de planetesimales helados, la mayor parte de los cuales son objetos vagabundos, no ligados a estrellas. Tal vida es, no obstante, la menos probable en ser inteligente”, señala.

El astrobiólogo australiano Malcolm Walter, en la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney, dijo que en su opinión era más importante centrarse en la búsqueda de planetas similares a la Tierra en otros sistemas solares.

“La ecuación de Drake es interesante al ser la visión de Drake de cómo empezar a pensar en la posibilidad de civilizaciones industrializadas en el resto del universo”, dijo Walter. “Ir más allá no es particularmente útil debido a que existen muchas incertidumbres respecto a la propia ecuación básica de Drake”.

Hagermann defiende que era importante aproximarse a la búsqueda de vida alienígenas desde un punto de vista teórico además de experimental, y que a pesar de las incertidumbres sobre qué tipo de entornos alienígenas podrían requerirse, hay algunas cosas, tales como la energía, que son cruciales para la vida.

“De una forma y otra, así es como pensamos respecto a la habitabilidad: restringida por nuestra limitada experiencia de “vida como la conocemos”. En nuestro marco de trabajo nos gustaría cuestionar estas suposiciones”, comenta.



Autor: Heather Catchpole
Fecha Original: 17 de septiembre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *